Lo último

En la José Leonardo Chirino de Coro ya no saben a quién acudir

diciembre 20, 2017

Vicar Guzman

Visto 172 veces

Los maleantes se aprovechan de la oscuridad propiciada por la falta de alumbrado público para asaltar los patios de las casas.

Los vecinos de la urbanización José Leonardo Chirino, ubicada en la parroquia San Antonio de Coro, ya no saben a quién acudir para que sean escuchados por las autoridades. Y es que por años han pedido el asfaltado de las calles, las cuales tienen cráteres intransitables y que han averiado más de un vehículo; también manifestaron estar cansados de enviar solicitudes en materia de políticas públicas y no recibir respuesta.

En varias ocasiones, una comisión de residentes acudió a la sede de la alcaldía del municipio Miranda a cargo de Pablo Acosta, para que recupere tanto la vía como los demás espacios al aire libre del urbanismo, especialmente el parque y las canchas, los cuales están enmontados y son saqueados.

Luis Méndez, residente del sector, declaró que aunado al abandono en las condiciones de dichas zonas, desde hace dos años con cuentan con alumbrado público, lo que convierte a la José Leonardo Chirino en la guarida ideal para los delincuentes. Carmen de Méndez detalló que perdieron la cuenta de cuántas veces fueron robados. Relató que los antisociales se aprovechan de la oscuridad de la noche para entrar a los patios de las casas y llevarse todo lo que ven a su paso, que regularmente son lavadoras, bombonas y ropa.

Neila de Acosta, también vecina del urbanismo, expresó que en conjunto con el consejo comunal acudieron a Corpoelec y a la gobernación de estado Falcón, pero sus denuncias terminan engavetadas. Informó que la comunidad limpia como puede, pero que es tarea de las autoridades regionales y municipales la asignación de brigadas especiales para el mantenimiento de los espacios.

Indignados, los habitantes condenaron que pagan sus impuestos y servicios a tiempo, pero no ven que su dinero sea utilizado para financiar obras públicas. Exhortaron al alcalde Pablo Acosta y al gobernador Víctor Clark a tomar en cuenta las necesidades de la comunidad y a limpiar los escombros que sacaron de la quebrada que bordea gran parte de la comunidad, para evitar anegaciones en tiempos de lluvia.

Redacción: Kimberly Yánez