Lo último

Jairo Pérez: De vigilante a director de emisora

enero 31, 2018

Anailys Vargas

Redactado por: Redacción Nuevo Día

Con 15 años de edad, sólo, lejos de su hogar y en casa de unos desconocidos no fueron impedimento para que el actual director de Líder 100.5 FM lograra superarse en la vida.


“Quien nunca deja de soñar y luchar en esta vida siempre alcanzará sus objetivos o por lo menos puede estar tranquilo porque lo intentó”, expresó con argumentos Jairo José Pérez Vega, quien tuvo que remar contra la corriente para salir adelante. Empezó como obrero, luego vigilante, hasta ingresar al mundo de la radio, donde hoy es director y socio de la emisora Líder 100.5 FM.

La vida le colocó muchos obstáculos a vencer. Cuando las cosas parecían difíciles, él apostó a los valores que le inculcaron en casa y sabía que algún día no muy lejano podría decir que con esfuerzo y sacrificio ha cumplido gran parte de sus metas.

—¿Cómo llegas a Punto Fijo?

—Yo vivía con mis abuelos en Machiques, en el estado Zulia. Recuerdo que a mis 15 años mi tío me trajo de vacaciones a Punto Fijo, escondido de mis abuelos, y él se regresó a casa sin mi. Eso fue un problema en casa y cuando regresaron por mi, ya yo estaba tranquilo aquí, trabajando y decidí quedarme.

—¿Dónde empezaste a trabajar?

—Empecé a laborar en una casa de familia. El señor Orlando Lugo y la señora Norbella Rebullen eran mis jefes. En ese hogar me dediqué a ayudar en los quehaceres de la casa. Me gané la confianza de esa familia y ellos me apoyaron mucho y me dieron la oportunidad de trabajar como pintor en las residencias que tenían. Lamentablemente la señora Marbella falleció y tuvimos que mudarnos de casa y el señor Orlando decidió colocarme en manos del jefe de mantenimiento en el Centro Comercial Caribe.

—¿Y en el Centro Comercial que empezaste hacer?

—Inicié lavándo los carros de los ejecutivos de la empresa Consignaciones Caribe. Luego me dieron la oportunidad de dejarme fijo. La propuesta fue la vigilancia de los fines de semana.

—¿Ibas subiendo escalón en escalón para lograr tus objetivos?

—Sí, sabía que todo lo que hacia era transitorio; claro tampoco sabía que la vida me iba a premiar con algo que sería mi pasión. Ese tiempo como vigilante me gustó, porque interactuaba mucho con el público y también me dio la oportunidad de ir aprendiendo de radio.

—¿De vigilante pasaste a trabajar en la radio?

— Yo entraba el viernes a las cinco de la tarde y salía el lunes. Los operadores en la emisora Caliente 103.1 FM de los fines de semana me daban la oportunidad de aprender a trabajar en los controles. También iba los lunes en la noche para seguir aprendiendo y la mamá de mis niños me regañaba porque no descansaba. Un día le dije: tu no sabes si algún día vamos a comer de eso.

 

Empeño: El director de Líder 100.5 FM tuvo que sortear diferentes obstáculos en la vida para demostrarle al mundo que quien lo intenta consigue sus metas. Foto/ Archivo Nuevo Día

 

—¿Pero cómo se dio tu ingreso a la emisora Caliente?

—Una vez se fue la luz y se quemaron unos equipos. El director en ese tiempo era Carlos Centeno empezó a llamar por teléfono al operador y yo le contesté. Le dije que había salido, que ya regresaba, pero nunca apareció. Volvió a llamar Carlos y me dijo que lo despidió. Me preguntó que si quería trabajar con ellos, lo pensé y hablé con el operador y me dijo que sí, que lo aceptará y así arrancó mi camino en la radio.

—¿Cuál fue la parte más difícil en tu comienzo como operador?

— En el programa la Rockola Vallenata con Nayip Méndez. Era un programa en vivo y tu tenías que estar muy atento, todo era manual y no podías dejar baches.

—¿Por qué se dio tu salida de Caliente?

—Estuve cuatro años con ellos y lamentablemente cometí un error que no me perdonó el director y me sacaron. Después trabajé en varias partes hasta llegar nuevamente a la radio con la Gobernación del estado. Empecé a montar emisoras comunitarias con ellos.

—¿Cuando regresaste de nuevo a la radio de forma directa?

—Se dio el proyecto de Pinar del Río 100.5 FM, era una emisora netamente deportiva, trabajé como gerente de programación y viví muchos momentos especiales. Sin embargo, la pasión no lo es todo en la vida y a la emisora por ser deportiva le era muy difícil competir en el mercado. Hicimos un cambio a comercial y meses después se quemó el transmisor y la emisora quedó fuera del aire.

—¿Y cómo se dio tu ingreso a la emisora de la Universidad del Zulia, núcleo Falcón?

—Mientras trabajaba en Pinar del Río me llamaron a una entrevista a LUZ. Gracias a Dios mi trabajo ya era reconocido en la ciudad y se me abrió esa linda oportunidad y actualmente hago parte de esa institución. Son ocho años con ellos.

—¿Qué pasó con Pinar del Río, no salió más al aire?

—Fue un episodio duro, de un momento a otro todo se fue el suelo. Me tocó tomar una decisión y le dije al dueño (Tomás Romero) que me iba luego que la colocáramos al aire. Después de aproximadamente cinco meses solucionamos, pero antes de regresar al aire, el jefe me dijo que no me fuera y es allí donde yo le propuse quedarme, ser el director y también me convertí en socio. La emisora cambió de nombre se llama Líder 100.5 FM.

 

 Frases:

  • Cuando regresaron por mí, ya yo estaba tranquilo aquí, trabajando y decidí quedarme.

 

  • Si sabía que todo lo que hacia era transitorio, claro tampoco sabía que la vida me iba a premiar con algo que sería mi pasión.

 

  • La mamá de mis niños me regañaba porque no descansaba. Un día le dije: tu no sabes si algún día vamos a comer de eso.

 

  • Estuve cuatro años con ellos y lamentablemente cometí un error que no me perdonó el director y me sacaron.

 

  • Le propuse quedarme, ser el director y también me convertí en socio.

 

Etiquetas: , ,