Lo último

OPINIóN

La corrupción: pecado capital

enero 31, 2018

Redactado por: Manuel Felipe Sierra

Además de la desigualdad, de la pobreza, de la violencia urbana y campesina, del ventajismo político y la nefasta tendencia a la reelección, Francisco con su reconocida capacidad visionaria ha dado en el clavo: hoy en el continente el pecado capital es la corrupción.


“América Latina es un continente enfermo por la corrupción”, declaró el Papa Francisco, al finalizar su gira por Chile y Perú. Coincidencialmente el mandatario que lo despedía en Lima Pedro Pablo Kuczynski, había escapado días antes de la vacante que le seria impuesta por el Congreso por recibir supuestos favores de la poderosa empresa brasilera dispensadora de sobornos presidenciales Odebrecht.

Para mantenerse en el cargo el partido del gobernante presto sus votos en el parlamento para indultar a Alberto Fujimori, con largos años de prisión también por delitos, entre otro de corrupción, acusación que pesa también sobre los tres ex presidentes que le siguieron: Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

En el vecino Brasil, la corrupción se ha convertido en un modo de gobernar. Dilma Roussef abandonó la presidencia acusada de las mismas prácticas, y su sucesor y actual presidente Michel Temer recibe cada día nuevas señalamientos y enfrenta juicios por supuestos ilícitos; y quien habría de sucederle mediante el voto popular, según todas las encuestas, Lula Da Silva fue condenado en primera instancia a doce años de prisión por la misma causa.

Ni hablar de Argentina y la situación que enfrenta la ex presidente Cristina Kirchner sin descartar las denuncias que se han hecho sobre el propio presidente Mauricio Macri por los famosos “Panamá Papers”. Y menos aun en Centroamérica donde casi todos los mandatarios han sido enjuiciados por el manejo fácil de los dineros públicos (Ricardo Martinelli, por ejemplo, ex gobernante panameño será extraditado y permanece detenido en los Estados Unidos) y comparecen ante los tribunales respectivos. Además de la desigualdad, de la pobreza, de la violencia urbana y campesina, del ventajismo político y la nefasta tendencia a la reelección, Francisco con su reconocida capacidad visionaria ha dado en el clavo: hoy en el continente el pecado capital es la corrupción.

Etiquetas: , ,