Lo último

Mariana Chirinos: “El arte es el pasaporte ideal para enseñar”

enero 31, 2018

admin

Redactado por: Josmary Escalona

Mariana es una dulce joven de la calle Jabonería de la ciudad de Coro, quien creció junto a sus cinco hermanos y sus padres: Ingrid y Oberto; en un hogar humilde, pero lleno de amor. Impulsa el amor por arte, hasta en su casa. A sus hijos los deja rayar hasta el piso.


Mariana de la Victoria Chirino Chirinos es una joven educadora que posee una sensibilidad especial por las artes plásticas principalmente por la pintura. Su rutina se pasea entre las aulas escolares y los cálidos espacios de su hogar, donde comparte con sus queridos niños Victoria y José Manuel, y junto a su esposo Oswaldo.

Ante su complicado día, lleno de responsabilidades, tuvo la oportunidad de otorgarnos un espacio para dejarnos su historia que transciende.

—¿Primero fue lo educativo y después lo artístico o viceversa?

—Primero fue lo artístico; después del bachillerato entré a la escuela  de Artes Plásticas Aplicada Tito Salas porque me gustaba pintar, concluí la carrera y obtuve el título de Suficiencia en Artes Plásticas en el año 2005.  Al año siguiente me llamaron para hacer una suplencia, fui recomendada por el profesor y artista Emilio Peniche para que lo relevara ya que él estaba en una transición de incapacidad; esa recomendación también fue apoyada por la profesora Yudith Reyes.

—¿Conocía desde hace tiempo al artista Peniche?

—No, lo conocí cuando estaba estudiando; fue un gran maestro para mí. A través de él ratifiqué ese amor a las artes plásticas y al ver mi desempeño me escogió para encargarme de sus horas académicas, dicté durante seis años las cátedras de artes plásticas, dibujo e historia del arte.

Al tiempo que Mariana de la Victoria se dedica a enseñar en la Escuela Tito Salas se incentiva para profesionalizarse en la docencia y entra en la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda de la cual egresa con el título de licenciada en Educación en Lenguas en el año 2009.

—¿Cómo llega a la escuela donde laboras actualmente?

—La escuela Tito Salas no tiene sede; está compartida entre la Asociación de Artesanos y el museo Balcón de los Arcaya. Anteriormente estaba en la calle Comercio, pero fue desalojada por ser una casa antigua e inestable. A raíz de esa situación me transfirieron a la Escuela Estadal 5 de julio donde imparto segundo grado de Educación Básica.

 

Mi mamá dibujada cuando estaba embarazada de mí, era como si me enseñara a pintar y yo estaba atenta de aprender porque eso es lo que más me apasiona en la vida

 

—¿Incluye lo artístico en sus clases para impulsar el aprendizaje?

—Sí, claro. En la escuela hemos hecho murales con los niños, porque las artes plásticas en cualquier expresión facilitan el aprendizaje, es un instrumento que ayuda a la escritura o la lectura; el arte es el pasaporte ideal para enseñar; con esos trabajos los niños se sienten comprometidos y se motivan a ir al centro educativo.

—¿Le ha transferido ese amor al arte a tus hijos?

—Sí (muchas risas). Los dejo rayar hasta el piso y eso que no tenemos casa propia y es una gran problema porque mi suegra me dice: ‘¿Por qué lo dejas pintar?’ (más risas) y yo luego me encargo de limpiar. Lo importante es que se expresen.

Además de artista es escritora, poetas y docente. Foto/Gregorio González

—¿Así cómo tu deja a sus hijos expresarse, sus padres le dejaban hacerlo?

—Creo que sí, porque me críe en el solar de la casa, allí era donde más tiempo pasaba. En mis períodos de ocio sano hacía figuras con barro y no sabía que era una expresión artística, además trituraba las piedras sin tener conocimiento que eran óxidos naturales y pintaba con ellas porque a veces no tenía todos los colores desconociendo que esa técnica es utilizada por reconocidos artistas plásticos del mundo.

—¿Qué utiliza para inspirarse?

—Mi inspiración es el género femenino por la importancia de la mujer en las bases, tanto en la sociedad como en la parte humana. Creo que la salvación del mundo está en manos de la mujer porque nosotras sabemos lo que cuesta la vida.

—¿Qué otros trabajos artísticos ha realizado?

—Por estar ligada a lo artístico y como vi literatura me involucré con grupos literarios entre ellos Musaraña, adicionalmente fui coeditora de la revista Cubile, ilustré muchos cuentos y gané del premio del X Concurso de Cuento y Poesía Rafael José Álvarez de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, también participé en el XI Festival Mundial de Poesía en Caracas.

—¿Cómo fue la experiencia con otras culturas en ese festival?

—Fue espectacular, aunque no entendía ni papa (risas). Ellos (poetas) hablaban en su idioma, pero la forma de leer un poema, sea en el idioma que sea, transforma al que lee la poesía, al ver la traducción en los telepronter ya decía: con razón me gustó.

Etiquetas: , ,