Lo último

OPINIóN

La auténtica negación

febrero 4, 2018

Redactado por: Katty M. García C.

Siempre repetimos o caemos en los mismos patrones de conductas y experiencias de vida, pues nuestra energía la enfocamos en aquello que “No” queremos, en lugar de centrarnos más en aquello que si queremos experimentar. Tal como decía el padre del psicoanálisis Carl Jung: “A lo que te resistes (negación), persiste”.


Desde que escuche la frase anterior, me causó curiosidad conocer más acerca de su trasfondo y argumentación. “La Auténtica Negación” es algo así como una técnica o terapia holística, practicada por varios seguidores de la filosofía de vida: “Un Curso de Milagros”, que según entiendo, se relaciona con negar, en un momento dado, aquello que nos desagrada experimentar, ver o sentir. En principio, confieso que la frase en cuestión, me “chocó”, por mi aprendizaje previo, en programación neurolingüística e investigaciones de neurociencias, que afirman, que nuestro cerebro advierte muy poco, la palabra “No”. Siempre repetimos o caemos en los mismos patrones de conductas y experiencias de vida, pues nuestra energía la enfocamos en aquello que “No” queremos, en lugar de centrarnos más en aquello que si queremos experimentar. Tal como decía el padre del psicoanálisis Carl Jung: “A lo que te resistes (negación), persiste”.

Pese a todas las consideraciones anteriores, busque soltar mis prejuicios, acerca de la idea de “la auténtica negación”; fue así como interpreté, que esta frase de terapeutas practicantes de Un Curso de Milagros, significaba poner en duda toda situación o circunstancia cuyo desenlace podría resultar desagradable. Pues, históricamente, muchas de nuestras creencias están condicionadas a esperar siempre lo negativo.

Ahora bien, ha llegado el momento de negarse a seguir viviendo en la negatividad, entregando a la divinidad esa nueva decisión de querer experimentar las cosas de otra manera, de abrirse a sentir y ver situaciones hermosas, llenas de gozo. Reprogramar nuestras mentes, nuestras palabras y nuestra atención para la convivencia en paz, en bienestar, en amor, en abundancia.

Aplicando la auténtica negación, como terapia, bien podríamos comenzar a decirnos a nosotros mismos: “tiene que existir una nueva forma de mirar las cosas”; “Divinidad (Dios, Espíritu Santo, Fuente, o como ustedes lo quieran llamar), toma tú una nueva decisión por mí, que me permita ver o experimentar esto de otra manera”; “Permíteme experimentar esto desde la paz”. Es así como, poco a poco, comenzamos a convertirnos en observadores incólumes, de todo lo observado en este plano físico, que suele revelarse como proyección, de cuanto llevamos dentro.

Para mí, la auténtica negación, tiene que ver con poner un freno, a tanta negatividad agobiante, hacer un “alto”, pararse para aquietarse y desde allí, desde la calma, comenzar a preguntarse, si tal situación o tal persona discordante, nos trae algún beneficio. En nuestro refugio de paz, solicitar ayuda o intervención divina, para comenzar a experimentar las cosas de distinta forma. Conozco amigas, que en su camino espiritual, han hecho un cese a determinadas situaciones de estrés y dolor, solo con decir categóricamente: “Hasta aquí, ¡Ya Basta!”. La fuente divina, siempre responde. Nuestros cinco sentidos, solo nos permiten “apreciar” ciertos aspectos de la realidad. Existe un “más allá”, una energía intangible que adapta todas las formas a los pensamientos y creencias de su observador. Sí, todo es posible, incluso negar lo negativo.

Etiquetas: , ,