Lo último

FALCÓN

Padres privilegian la compra de comida antes que un disfraz en Coro

febrero 4, 2018

Anailys Vargas

Redactado por: Alejandro Salas

Las dificultades económicas han generado que los ciudadanos afloren el ingenio y la creatividad en tiempos cuando se cree que todo está perdido.

En estas fiestas de Carnaval, los padres recorren los comercios donde exhiben a la venta los disfraces de la comiquita o el súper héroe preferido de su hijo, sin embargo, los precios los desaniman porque un traje de Capitán América o de princesita, por ejemplo, tiene un valor de 816.000 bolívares.

Los niños se contagian con el ambiente de las fiestas carnestolendas y con ello por supuesto piden a sus padres un disfraz. “Mi hija se quiere disfrazar de Minnie, pero el sueldo no ayuda. Estoy buscando revistas y periódicos para ver cómo le hago uno con material de reciclaje”, dijo Youlin Weffer, quien agregó que en la actualidad se cobra para comer o para vestirse, pero las dos cosas no se pueden hacer. 

 

EL DE SU GUSTO: Los niños recorren las tiendas junto a sus padres para seleccionar el traje de Carnaval de su preferencia. Foto/ David Zárraga

 

Quien tienen dos hijos, como el señor Luis Salas, sabe que comprar un traje en Carnaval se hace muy cuesta arriba: “Todo está muy costoso, creo que este año no los voy a disfrazar porque o compro un disfraz o compro comida”.

El señor Salas tiene una niña de cinco años y un varón de apenas un añito. Él y su esposa decidieron hacer uso de un vestido satinado que tenían guardado y de ahí confeccionar los disfraces de manera artesanal: “No queda de otra, porque los trajes están a precio de dólar y uno gana en bolívares”. Solo les resta comprar unas mascaritas un poco más económicas y completar el atuendo.

Los hijos de Francis Camacho corrieron con mejor suerte, porque lograron comprarles un traje de princesa y otro de Capitán América: “Tenemos que hacer el sacrificio para que no se pierda la tradición y les sirva para la escuela”.

A estos padres les tocó trabajar seis meses fuera del país, dejar a sus hijos con sus abuelos y regresar a Venezuela con algunos “ahorritos”. “No todos tienen el privilegio. Si todos tuvieran esa dicha de comprarle a sus hijos, qué bueno fuera”, señaló la señora Camacho al momento que probaba junto a su esposo los disfraces a sus dos hijos. 

La mayoría de los padres están en el dilema de si comprarles un traje aunque sea económico a sus hijos para que disfruten los Carnavales o usar ese dinero para comprar comida.

Un traje que se utiliza solo para la temporada está costando más que un salario mínimo integral.

DISFRACES Y SUS PRECIOS:

– PATRIOTA: BS. 250.000
– PAYASITOS: BS. 307.000
– CAPITÁN AMÉRICA: BS. 816.000
– PRINCESA: BS. 816.000
– PRÍNCIPE: BS. 1,3 MILLONES

OBSERVACIÓN: El precio de los disfraces depende de la calidad, el tipo de tela, aplicaciones, talla y modelos.

Etiquetas: , ,