Lo último

SUCESOS

Piloto y presunta narcoavioneta quedaron esparcidos en finca de Píritu

febrero 13, 2018

gerardo.moron

Visto 257 veces

Redactado por: Gerardo Morón

La presunta narcoavioneta, de la cual se desconocen características y siglas, se estrelló en terrenos de la finca Ciénega Linda del municipio Píritu del estado Falcón, quedando esparcida en un radio de 40 metros junto a los restos del copiloto.


El siniestro aéreo ocurrió en horas de la noche del viernes 9 de febrero, pero fue a los tres días, domingo por la tarde-noche, cuando el dueño de la finca ubicada en la carretera nacional Morón-Coro lo reportó a las autoridades luego que lugareños le advirtieran que estaban dispersos y calcinadas en un radio de 40 metros los fragmentos de la avioneta, así como el tronco, cabeza, brazos y pierna derecha con un zapato de cuero.

Narcovioneta siniestrada en Píritu con un muerto calcinado

De acuerdo al mapa satelital, el siniestro se produjo en algún tramo adyacente al punto que indican las coordenadas, municipio Píritu. Foto/Cortesía

GNB, la primera en el sitio

Una comisión del Destacamento 132 de la Guardia Nacional, otra de la Unidad Regional de Inteligencia Antidrogas (URIA) y posteriormente una de la subdelegación Coro del Cuerpo de Investigaciones  Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) se apersonaron en el lugar con el fin de colectar elementos de interés criminalístico en relación a las siglas de la avioneta, características, posibles documentos del piloto o alguna evidencia que contribuyera a determinar si se trataba de una narcoavioneta.

Sin embargo, la magnitud del siniestro y el hecho de que el área fue devastada por el incendio generado por el siniestro, borró muchas evidencias; incluso, el tiempo transcurrido entre el hecho y el hallazgo, pudo dar lugar a que terceras personas desaparecieran piezas de la aeronave, así como evidencias relacionadas a un posible alijo.

Las avionetas del narcotráfico  

Basado en la topografía del lugar, en informes elaborados por policías antinarcóticas del mundo y algunas reseñas periodísticas relacionadas a aterrizajes y despegues en terrenos accidentados o lo que serían pistas clandestinas, una de las probabilidades es que sea una avioneta Cessna, Centurión 206, de plano alto, mono motor. En cuanto a la procedencia de la aeronave, pudiera ser de México o Honduras, de donde proceden la mayoría de vuelos fantasmas.

Las autoridades, siempre acostumbradas a guardar silencio ante casos de esta naturaleza, no han ofrecido una versión oficial, salvo la que hicieron trascender por sus grupos de WhatsApp como reporte preliminar.

Identificación de fallecidos en siniestros, un tabú

La identificación de fallecidos en siniestros aéreos no parece una tarea sencilla, al menos en Falcón. Vaya como ejemplo los dos muertos en el siniestro de la

Narcoavioneta siniestrada y con muerto calcinado en Píritu

En octubre del 2015, en el sector Los Hatos, un caserío ubicado entre los poblados de Zazárida y Miramar, municipio Buchivacoa, ocurrió otro siniestro donde los dos tripulantes murieron y nunca fueron identificados. FOTO/REGMY CASTAÑEDA

La avioneta Aero Commander identificada con las siglas  N577ZB, ocurrido la noche del 5 de octubre del 2015 en el sector Los Hatos, un caserío ubicado entre los poblados de Zazárida y Miramar, municipio Buchivacoa.

Los restos, de los que se suponían el piloto y copiloto, permanecieron meses guardados en bolsas especiales en el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forense, en las instalaciones de la subdelegación Coro del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), hasta ser sepultados con el tiempo sin que pudieran ser identificados.

A pesar de que registros de la Federal Aviation Administration (FFA) revelaron que la avioneta pertenecía a Steven Bonner, un californiano residente en San Francisco, Estados Unidos, no hubo dolientes o algún representante de la embajada norteamericana que confirmara que se trataba de esa persona. Y respecto al otro posible tripulante, a la semana y media del accidente, representantes de la embajada de Honduras tuvieron interés en saber quién era y quedaron en acercarse a Coro, sin embargo nunca llegaron.

Avioneta del Cartel de La Guajira

Otro caso ocurrió el 10 de febrero del año 2009. Una avioneta, en la que andaban dos personas, se desintegró y calcinó a precipitarse en las montañas de Borojó, municipio Buchivacoa. La avioneta pertenecía, según indicaron autoridades policiales, al Cartel de La Guajira.

Los restos de los dos tripulantes fueron trasladados hasta Caracas para los estudios antropológicos y biológicos. Se conoció que fueron sepultados como desconocidos debido a que nadie los reclamó, sino hasta transcurridos varios años.

Silencio necesario

“Cuando se trata de aeronaves usadas por el narcotráfico, los familiares de los fallecidos prefieren no reclamar los cuerpos para no verse involucrados con hechos ilícitos” dijo un investigador consultado por Nuevo Día. En el caso de los dos tripulantes de aquella avioneta Aero Commander identificada con las siglas  N577ZB, y ahora esta avioneta siniestrada en Píritu, la historia parece que se repetirá a pesar de las autoridades que investigan, son distintas a las que había en el 2015 y 2009.

El caso de la avioneta derribadas por F-16

El lunes 16 de mayo del 2016 ocurrió otro caso en territorio falconiano relacionado con una avioneta, precipitada al mar de la costa oriental, aparentemente tras ser derribada por tres aviones caza F-16 de la Fuerza Aérea Venezolana. El Ministro de Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, ofreció para entonces una versión, escueta, sobre el derribo de una avioneta de procedencia y matrícula desconocida. Curiosamente a los días, familiares de dos pilotos, uno de Guatemala y otro de Colombia, que habían partido desde Pueblo México, hacia Venezuela, reportaron la desaparición de estos, presumieron ellos que en territorio venezolano.

Eduardo Andree del Águila Mayen, de 26 años, oriundo de Fraijanes, Guatemala y quien en septiembre del año 2013, luego de superar el alto de educación, licencias y normas médicas fue reconocido como un prestigioso piloto por la Administración Federal de Aviación (FAA), era uno de los pilotos reportados como desaparecido. El otro, Juan Camilo López Silva, de 22 años, oriundo de Colombia, según comunicado divulgado por familiares.

El comunicado titulado ‘Desaparecidos’ que fue divulgado por el periodista Javier Mayorca en su cuenta de Twitter, precisó que Eduardo y Juan entrenaban vuelos en la ciudad de Puebla, México. El lunes 16 de mayo del 2015 salieron del Hotel Villa Flores y durante el respectivo Check-out informaron que su destino era Venezuela.

Hipótesis de familiares

Basado en conversaciones telefónicas, la familia presumió que en el trayecto pudieron ser amenazados para aterrizar en México, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia o Venezuela, en este país, probablemente en Apure, Zulia o Falcón. Pero en su Blog Crímenes Sin Castigo, el periodista Javier Mayorca, citó informaciones de que una aeronave no identificada fue derribada por caza F16 en Puerto Gutiérrez, un lugar que mapas identifican como un asentamiento ubicado a 5,58 kilómetros de Capatárida, municipio Buchivacoa y a 24 kilómetros de Dabajuro.

No hubo búsqueda

Mayorca agregó que los cazas F16 de la formación “Dragón” atacaron la aeronave no identificada, presumiblemente de uso civil y que el incidente fue confirmado cuatro días después por el propio Ministro de la Defensa cuando afirmó que “había sido inutilizada una aeronave de vuelo sospechoso frente a las referidas costas”. El Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional no informó sobre restos de la aeronave, tampoco de los tripulantes hacia quienes no hubo interés de encontrar a través del Servicio Aeronáutico de Rescate (SAR) que  tampoco fue enterada de la operación militar.

Foto principal/Referencial

Etiquetas: , ,

gerardo.moron

Periodista falconiano, especializado en la cobertura de sucesos y policiales, también información general. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra". Becario FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas.