Lo último

FALCÓN

Vendedores de dulces y artesanía de la Coro Punto Fijo pasaron las de Caín en Carnaval

febrero 13, 2018

gerardo.moron

Visto 203 veces

Redactado por: Gerardo Morón

La gente solía llevarse entre una decena y docena de barritas de dulce de leche, pero la falta de dinero en efectivo y el hecho de no contar con un punto de venta, dejaron a Leonides Ocando y muchos otros vendedores que tienen sus puestos en el sector, sin ganancias.


En los 18 años que Leonides Ocando lleva vendiendo dulces, hamacas y sombreros en la carretera Coro-Punto Fijo, sector el Peaje, nunca le había ido tal mal en unas ventas en una temporada de Carnaval, como en esta oportunidad. “No vendí una hamaca, ni siquiera un sombrerito”, expresó melancólico el comerciante, seguramente recordando la época de las vacas gordas cuando los turistas bajaban de los carros con tremendos musicones y embochinchados llenaban su kiosco para comprar hamacas o sombreros para disfrutar de la época de verano o dulces de leche para comer y llevar de regalo.

Menos mercancía, menos clientes, menos ventas

“Antes trabajaba en la temporada con aproximadamente cuatro mil barritas de dulce de leche y no me quedaban; ahora apenas con 300 y las tengo casi enteritas”, compara Ocando en cuanto al pasado y presente, que llevada a la contabilidad traduce en una disminución de 80% en las ventas. “En los Carnavales pasados la disminución fue de 30%, pero esta vez tocamos fondo”, agregó.

Dulceros de la Coro Punto Fijo, ventas bajas, carnaval

“En los Carnavales pasados la disminución fue de 30%, pero esta vez tocamos fondo”, contó Leonides Ocando. Foto/Carlos García

Barrita de dulce de leche, a Bs. 20.000, la más barata

“El que puede o tiene efectivo se lleva uno o dos dulces, el más barato está a 20.000 bolívares, la cajita a 50.000 bolívares, el paquete de bocadillos entre 150.000 y 250.000; el sombrerito para niños está a 45.000 bolívares y la hamaquita, también para niños, a 250.000 bolívares. Las ventas estuvieron flojas, demasiado flojas”, lamenta Ocando quien considera que mantenerse activo como comerciante hoy en día, es “para valientes”, reto que asume porque son muchos años trabajando. “Esperamos que esto cambie para Semana Santa”, auguró.

Además de atribuir la disminución en las ventas a la falta de dinero en efectivo, Leonides Ocando asegura que la cantidad de turistas mermó considerablemente en comparación a otros asuetos. “Además de los falconianos, se vio mucho zuliano, obviamente por ser Maracaibo la ciudad más cercana. También se vieron otros de Valencia, pero esa variedad de turistas venidos de otros lados, ya no se ve como antes”, consideró.

 

Etiquetas: , ,

gerardo.moron

Periodista falconiano, especializado en la cobertura de sucesos y policiales, también información general. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra". Becario FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas.