Lo último

OPINIóN

Lo real de la realidad…

febrero 14, 2018

Visto 188 veces

Redactado por: Katty M. García C.

De pronto, él le dijo: “te vas para evadir la realidad”; ella con total naturalidad le respondió: “¿Cuál realidad: la tuya o la mía?, cada quien lleva consigo su realidad”. Yo, estaba de testigo escuchando semejante conversación, entre un par de compañeros de trabajo. Fue inevitable reflexionar una vez más, sobre el tema de la realidad. Se me ocurrió que existen tres formas de verla: Primero, aquella realidad que críticas, es una proyección de tu mente; Segundo, mi realidad me sigue a todas partes, y generalmente, es distinta a la realidad de los demás individuos (por ejemplo: una mujer casada y con hijos, no tiene el mismo ritmo de vida que un joven soltero); Tercero, existe una realidad colectiva que ayudamos a crear de acuerdo a nuestro nivel de consciencia y vibración energética, como integrantes de una sociedad.

“No cabe duda de que la realidad es distinta de cómo la vemos”, esta frase es de la reconocida neurocientífica Kia Nobre, profesora en la Universidad de Oxford, quien en una entrevista con el comunicador científico Eduardo Punset, señaló que el cerebro utiliza algunos recursos para tener idea de lo que sucede en su entorno, por lo que a veces pensamos que nuestra percepción del mundo es la más correcta y completa, pero tal parece que estamos muy lejos de eso.

Del programa “Redes”, de Punset en entrevista a Kia Nobre, extraje lo siguiente: “lo que lo investigadores proponen es que cuando un suceso se repite, el cerebro invierte menos en inspeccionarlo y la repetición, acostumbra a éste, que da por sentado lo que va a ocurrir luego; mientras, que cuando algo nuevo acontece, el cerebro no tiene como predecir qué pasará, y se disparan señales de alarma para que se ponga en actividad y aprenda de la situación”. Al cerebro le encanta predecir, posee además una atención selectiva según sean nuestras creencias, propósitos y deseos.

Creo que todo es cuestión de percepción, pues tal como han señalado varios neurocientíficos, hasta el tiempo es relativo. Tenemos una realidad muy personal. Nuestra mente es una especie de puente entre el mundo físico y el mundo de nuestros pensamientos. “Abundamos en lo que (constantemente) pensamos”, decía el Dr. Ángel García Montero, en sus conferencias de hace cinco y diez años atrás.

A mi entender, el mundo que vemos, seguramente, no existe en realidad, pero los constructos de nuestra mente nos ayudan a vivir y sobrellevar esta existencia material de la cual formamos parte, en nuestra dualidad físico-espiritual. El cerebro construye la realidad. Proyectamos nuestras experiencias diarias de forma automática, gracias a nuestra mente, que busca adelantarse constantemente a lo que está ocurriendo, como una forma de supervivencia material y que a su vez se alimenta de las experiencias cotidianas, constructos que no siempre son gratos, pero que reproducimos casi como rutina, sin darnos cuenta de nuestro gran potencial mental.

Para mí, la paz es real, pues nos ayuda a entrar en conexión fluida con la fuente que todo crea, en su energía más pura y primaria, que antecede al mundo de lo material, pero que sin duda puede modificar su estructura. Hay que hacer lo que nos de paz y en consecuencia reproducir esa paz en nuestra vida material.

Etiquetas: ,