Lo último

OPINIóN

Sentir gratitud

febrero 25, 2018

Redactado por: Katty García

La gratitud es como el amor incondicional: es ilimitado. Nada tiene que ver con fronteras, con ideologías, o apariencias. Es una sensación tan difícil de describir con palabras, pues me parece que, me quedo corta en mis formas de referirme a ella. Supongo que solo se trata de sentirla, sentir gratitud por el día a día, por las decisiones tomadas, por la luz que nos guía.


Considero que si existe un sentimiento parecido al amor, ese, es el sentimiento de gratitud. La gratitud es como ese regocijo o sensación de plenitud que se experimenta al estar agradecido. Tengo tantas cosas por las cuales sentirme agradecida, desde la vida misma al despertar cada mañana, al recibir cada día la oportunidad de manifestarme a través de mi visión del amor.

Así mismo, gratitud por la familia que siempre está junto a mí, cerca o lejos, en el corazón, en las buenas y en las no tan buenas, que son parte de nuestro heredad y de nuestra esencia; gratitud por los amigos, por ese amor que has sembrado a lo largo de los años y que viene a ti de vuelta, con manifestaciones extraordinarias de afecto y apoyo incondicional, aun cuando en algunos casos nos separen miles de kilómetros de distancia.

La gratitud es como el amor incondicional: es ilimitado. Nada tiene que ver con fronteras, con ideologías, o apariencias. Es una sensación tan difícil de describir con palabras, pues me parece que, me quedo corta en mis formas de referirme a ella. Supongo que solo se trata de sentirla, sentir gratitud por el día a día, por las decisiones tomadas, por la luz que nos guía.

Gratitud por esa fuerza interior que nos sustenta y que nos hace experimentar realidades llenas de júbilo. Gratitud por la expansión de nuestro nivel de consciencia, gratitud por los encuentros benévolos, con aquellos que llegan a sumar carismas y buenas vibras a nuestra vida. Gratitud por los aprendizajes que otros seres de luz, en su curioso actuar, nos muestran situaciones que hay que sanar y/o limpiar.

Cuando se es agradecido, todo el panorama también te lo agradece, vuelve a ti, de algún modo, esa energía maravillosa, como si se tratará de la más profunda y sentida de las poesías; como cuando se contempla con vibrante expectación los regalos que prodiga la naturaleza. El estado de gratitud eleva nuestro nivel de intuición, nos conecta con nuestro lado observador.

Agradezco cada día de mi vida, porque me recuerda la naturaleza de mi YO SOY, que el mundo de lo tangible y lo intangible me rodea y se proyecta de acuerdo a mi estado de consciencia. Si, la gratitud eleva mi nivel de vibración. A través de la gratitud se abre el abanico de infinitas posibilidades. La gratitud es una de nuestras mayores fortalezas. Sentir gratitud es dejarse llevar por la gracia divina magnánima de la creación.

Etiquetas: , ,