Lo último

OPINIóN

Simple elección

marzo 11, 2018

Redactado por: Katty García

Todo en la vida es cuestión de elección, creo que al final nadie jamás está obligado a nada. Todo ocurre por elección, consciente o inconscientemente.


Quedarse o seguir; ir por la izquierda o por la derecha, o simplemente quedarse varado en el centro; aceptarlo o rechazarlo; hablar o callar; actuar o quedarse paralizado; cambiar de opinión, asumir los cambios o simplemente abandonarlo todo; conformarse o seguir detrás de un ideal. Todo en la vida es cuestión de elección, creo que al final nadie jamás está obligado a nada. Todo ocurre por elección, consciente o inconscientemente.

En días pasados, me escribió algo preocupada mi amiga “M”, me contó que el día en que asistía a su primer día de prueba, cuando por fin después de un tiempo buscando trabajo, la llamó sorpresivamente un amigo de la infancia, para decirle que había logrado hacerle una cita con la jefe de recursos humanos de una reconocida agencia de publicidad, (el tipo de empresa donde mi amiga “M” anhelaba trabajar, desde que había decidido emigrar de su Venezuela natal). Nadie le garantizaba a “M” que tendría algún tipo de éxito en esa entrevista. Me contó, que en cierto momento, la asaltaron fantasmas del pasado, vinculados con su formación familiar, donde siempre se apostaba a lo “seguro” a una “estabilidad”, aunque eso suponía trabajar en algo que era de poco agrado. Un trabajo “estable” o “seguro”, garantizaba el sustento y la comida en la mesa.

Pero “M”, decidió deslastrarse de los fantasmas de su pasado, convencida de que debía seguir adelante con su sueño. Dio las gracias a los empleadores que le dieron la oportunidad, se levanto de la silla donde escucharía la inducción de bienvenida, en su periodo de prueba —y llena de incertidumbre—, se dijo a sí misma, que estaba haciendo lo correcto.

Me contó: “No tenía idea de lo que me esperaba en mi visita a la agencia de publicidad, de hecho, mi amigo me acompañó y me presentó a la chica de recursos humanos, —una chica muy atenta y simpática—, que nos advirtió que en la agencia estaban clausurando algunos proyectos y haciendo reducción de personal, sin embargo, note su interés por ayudarme. Entre ella y mi amigo, acordaron buscar entre sus contactos, para procurarme un empleo favorable a mis destrezas y necesidades”.

Aunque en apariencia no obtuvo nada de esa entrevista, sentí que “M”, estaba más empoderada y conectada con su deseo: desarrollarse profesionalmente en el mundo del marketing digital, ahora en un país del continente europeo.

Luego de hablar con “M” y conocer de sus últimas vivencias, me tocó leer los mensajes por chat del facebook, de mi amigo “E”. Luego de un mes en Lima, “E” decidió mudarse a Cajamarca, —también en Perú—, tras la idea de cumplir el sueño de trabajar en su especialización como ingeniero industrial. “E”, parecía estar un poco desanimado y hasta llegó a cuestionar lo que fue su decisión de viajar al Perú, en busca de mejorar su estatus económico y social. Creyó que migrar sería más fácil y que conseguiría empleo el mismo día de su llegada a Lima. Ahora sin temor a seguir buscando, detrás de su ideal, viaja a otra zona del Perú, decidido a cumplir su meta, cueste lo que le cueste.

Elecciones, simples elecciones. Sin opinión o crítica alguna, atendí respetuosamente los mensajes de mis dos amigos. En cierta forma, me vi reflejada en ambas situaciones, deseando para ambos, todo lo mejor. Que alcancen a cumplir, en algún momento, el sueño por el que van detrás, siempre “bajo la gracia divina y de manera perfecta”.

Etiquetas: ,