Lo último

INTERNACIONALES

El papa Francisco cumple cinco años de pontificado: aquí los hechos más relevantes

marzo 13, 2018

Jacqueline Finol

Redactado por: Cortesía

Bergolio salió de Buenos Aires casi con lo puesto para acudir a un cónclave y nunca volvió.


 

Este era el año. Desde que fue elegido, hace cinco, Jorge Mario Bergoglio siempre encontró una poderosa excusa para no volver a su tierra.

Allí dejó a toda su familia, su entorno más cercano, sus contactos políticos –nadie conoce tanto el mundo del poder argentino como él, y todos los que son algo en este país viajan al Vaticano a verle, hasta el punto de que algunos le consideran una especie de líder no declarado del peronismo- y el club de fútbol San Lorenzo del que era tan fanático que incluso acudía al vestuario antes de los partidos para alentar y santiguar a los jugadores.

 

Allí sigue la peluquería donde se cortaba el pelo, el quiosquero al que llamó en persona para explicarle que ya no iba a necesitar sus servicios, el popular barrio de Flores donde se crió y las villas miseria que recorría para conocer los problemas de los pobres. Acaba de hacer obispo a uno de esos curas villeros que tanto alentó, pero él no vuelve a visitarlos.

En 2013 tenía que asentarse. En 2014 aún estaba en el poder Cristina Fernández de Kirchner, con la que tuvo enfrentamientos durísimos cuando era arzobispo de Buenos Aires. En 2015 había elecciones presidenciales. En 2016 Macri vivía momentos duros de crisis económica y tensión social. En 2017 de nuevo elecciones, esta vez legislativas. ¿Y en 2018? Este año se acabaron las excusas. Y con el viaje en enero a Chile, el país vecino al que es imposible llegar sin pasar casi por encima de Buenos Aires, Francisco agotó cualquier margen, provocó una fuerte indignación incluso entre comentaristas argentinos habitualmente moderados con él, y desató la pregunta que recorre Buenos Aires. ¿Y si no vuelve nunca?

2019 es año electoral de nuevo, la tensión con Mauricio Macri no remite y el presidente tiene todos los números para ser reelegido para otros cuatro años. Bergoglio tiene 81 años y la posibilidad de que nunca vuelva a su tierra se empieza a plantear por personas como el periodista Joaquín Morales Solá, que mantiene contactos con el Papa y asegura que estaba previsto que viajara en 2018, algo que él mismo ha descartado recientemente en una conversación con la cúpula de la Iglesia argentina.

¿Qué le pasa al Papa? ¿Por qué un hombre aclamado en todo el mundo no puede volver a su tierra? Él ha dejado caer que no lo hará hasta que no vea que su viaje no será controvertido, no generará división sino unión. Pero cada día parece más lejano ese momento. No hay un solo argentino, incluido Messi, que no genere controversia entre sus compatriotas. Pero con el Papa es peor. Francisco se ha convertido en uno de los ejes de la grieta que separa la política local. Hablar bien o mal de él coloca a un lado a otro.

La distancia con Macri

Su indisimulado enfrentamiento con Macri y su regreso a la ortodoxia económica, su acercamiento a personajes muy polémicos de la oposición, como la líder de Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini, han provocado en el mundo cercano al presidente y en el antiperonismo en general, que en buena parte es de componente católica, un rechazo visceral. Macri, que para Francisco representa una política económica que rechaza y una clase social a la que detesta, la de los empresarios multimillonarios, ha tocado estas semanas la última tecla que faltaba para chocar con Bergoglio, al abrir paso en el Congreso al debate para la despenalización del aborto. Además ha dejado claro que si se aprueba la reforma no la vetará, aunque él, que viene de una cultura católica italiana y española, esté en contra del aborto libre.

Ya nadie finge. En Argentina se escriben cosas del Papa que nadie en ningún otro país se animaría a decir. Una parte de los argentinos lo ve como un político más, implicado a fondo en la enrevesada batalla local, de la que nadie sale indemne. “Todos dicen que el Papa no viene porque no quiere a Macri, pero ¿Macri quiere que venga? Yo creo que no. Tres veces estuvo en agenda el viaje y se cayó. Él está muy dolido con las críticas del macrismo”, señala una persona muy cercana a Francisco, de trato frecuente con él. El Gobierno, por el contrario, insiste en que está permanentemente invitado y si no viene es porque no lo considera oportuno. El malestar de ambas partes crece.

La visita a Chile, donde ofreció discursos muy políticos de crítica al capitalismo y se negó a recibir en audiencia a Nicolás Piñera, gran aliado de Macri, ha alentado aún más esa sima que le separa de personas que deberían ser devotos del Papa de su propio país, en especial los católicos conservadores de las clases acomodadas. En ningún país del mundo se destacaron tanto los pinchazos de público en las misas del Papa en Chile como en Argentina. Muchos parecían disfrutar de esos problemas, mientras otros católicos de base, entusiasmados por la idea de tener un Papa argentino, se quejan amargamente de que estas peleas de altura están impidiendo que ellos puedan ver en Buenos Aires a su Santo Padre.

En el entorno de Bergoglio insisten en que él tiene problemas mucho más grandes que Argentina, dicen que no está pendiente de la política local. Pero las constantes fotos con dirigentes locales y las cartas que envía o gestos que hace indican lo contrario. Es difícil imaginar a alguien más argentino que Bergoglio, para muchos la quintaesencia de un líder peronista, y por eso es aún más difícil explicar que no haya vuelto y no triunfe precisamente en su tierra. La posibilidad de que no regrese nunca, algo que no sucedió con los últimos papas, el alemán Ratzinger o el polaco Wojtila, que sí viajaron a sus países de origen, consolida la idea que en Argentina nadie logra ser indiscutible. No ya un político, un deportista o un personaje histórico. Ni siquiera un Papa porteño.

Etiquetas: ,

Jacqueline Finol

El periodismo es ver pasar la historia con boleto de primera fila