Lo último

SUCESOS

Muertes de Mario y su esposa conmocionan a Coro

marzo 26, 2018

gerardo.moron

Redactado por: Gerardo Morón

Aires Mario Goncalves de Abreu, de 86 años, el popular comerciante dueño de Comercial Mario, y su esposa, Bernardette Abreu de Goncalves, de 74 años, fueron encontrados muertos por uno de sus hijos, al cabo de escucharse dos disparos.


Mario, el popular comerciante del negocio ubicado en el edificio Maribetty, esquina de la calle Cristal con avenida Rómulo Gallegos del sector Cabudare 2 de Coro, está muerto. También su esposa, Bernardette. Él quedó boca arriba sobre un mueble de madera y ella, en la cama de su habitación, donde llevaba meses postrada tras sufrir un accidente cerebrovascular.

Los disparos que acabaron con la vida de esta pareja de origen portugués salieron del cañón de un revólver Smith and Wesson, calibre 38 milímetros, que quedó en el piso de baldosas ocre claro, al lado del ventilador de mesa, blanco con azul, y cerca de la pared de entrada que divide la habitación y sala, justo en la entrada en cuyo piso quedó un charco de sangre y en el desnivel, las pantuflas negras, de Mario.
Bernardette Abreu de Goncalves quedó boca arriba, sobre la cama con funda beige, como si estuviera durmiendo.

A menos de tres metros, en la sala, quedó Aires Mario Goncalves de Abreu, vestido con un pantalón azul oscuro y una correa negra, desabrochada, como la camisa de cuadros manga corta, blanca. Con esa misma ropa, había ido a la misa y atravesado el pasillo de la iglesia San Antonio, llevando la ofrenda de las hostias, este mismo domingo, a las nueve de la mañana.

Sitio del suceso alterado

Así estaban los cuerpos cuando funcionarios de Polifalcón, Polimiranda y Protección Civil ingresaron al inmueble a eso de las cuatro y media de la tarde de este domingo, conociendo después que el sitio del suceso había sido alterado, al menos con don Mario, que tras el disparo en la sien derecha, próximo al oído, cayó en la entrada de la habitación, justo donde quedaron sus chancletas, el charco de sangre y el revólver. Un hijo de la pareja, quien estaba con su esposa, habría admitido haber movido el cuerpo tras escuchar los dos disparos, el que recibió Bernardette, y el que aparentemente se propinó Mario.

La esquina de la calle Cristal con avenida Rómulo Gallegos, por donde ni un alma pasaba a las cuatro de la tarde de este domingo, se llenó de policías motorizados, patrulleros, paramédicos, la prensa, gente, incluso políticos que se negaban a dar crédito a una tragedia que involucraba a un exitoso comerciante de 86 años de edad y a su esposa, también comerciante, de 74 años, quien dejó de valerse por sí misma luego de un accidente cerebrovascular.

 

 


Foto/ Gregorio González

Etiquetas: , ,

gerardo.moron

Periodista falconiano, especializado en la cobertura de sucesos y policiales, también información general. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra". Becario FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas.