Lo último

OPINIóN

Abreu muestra el camino

marzo 30, 2018

Redactado por: Aurora Lacueva

El Sistema ha despertado interés y admiración más allá de nuestras fronteras, y ha servido de modelo para iniciativas similares en otros países. A su muerte Abreu deja diversos proyectos en marcha que deben ser continuados, y así lo reconoció el presidente Maduro.


José Antonio Abreu nos lega una obra excepcional, y también un ejemplo que de alguna manera podemos aplicar en nuestro día a día. El Sistema de Coros y Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela es un logro fuera de lo común, construido con visión, conocimiento, perseverancia y mucho trabajo a lo largo de más de cuarenta años.

El maestro Abreu se planteó objetivos valiosos, ambiciosos sin ser imposibles, y supo organizar equipos y recabar voluntades para poder alcanzarlos. El resultado son 900.000 niños, niñas y jóvenes que encuentran a través de la música inclusión, goce, expresión propia, disciplina y compañerismo. Por supuesto, no todos terminarán siendo músicos profesionales, pero todos habrán participado activamente en el mundo del arte, que enriquece las vidas y enaltece el espíritu.

El Sistema ha despertado interés y admiración más allá de nuestras fronteras, y ha servido de modelo para iniciativas similares en otros países. A su muerte Abreu deja diversos proyectos en marcha que deben ser continuados, y así lo reconoció el presidente Maduro.

Pero decía al inicio que el maestro nos ofrece un ejemplo y es que, aunque sus capacidades y logros sean extraordinarios, su trayectoria nos orienta hacia valores y conductas que podemos asumir y que resultan positivas para nosotros mismos y para nuestra sociedad. Uno se cansa de ver en Venezuela tanta desidia y, sobre todo, tanta corrupción. Se calcula que en los últimos quince años se han fugado del país al menos 300 mil millones de dólares, quizás el doble. Los venezolanos destacan entre los que compran aviones privados y casas en la Florida o Madrid. ¿A cuenta de qué? Ahí se van viendo los signos del saqueo realizado. Mientras, las mayorías pasan penurias.

Frente al antiejemplo de los empresarios falseadores de importaciones, los funcionarios cobradores de comisión, los militares contrabandistas, y la cauda de rateros menores que los siguen, tenemos figuras como la de José Antonio Abreu, que nos alientan a insistir por otro camino: el de los fines nobles, el trabajo constante, la contribución con un país y una sociedad en la medida de nuestras posibilidades. Afortunadamente, todos los días vemos gente sencilla que sigue esta senda. Entre todos, podemos hacerla valer.

 

 


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , ,