Lo último

OPINIóN

Inteligencia Artificial

marzo 31, 2018

Redactado por: Rónald Rivas Suárez

La Inteligencia Artificial entonces ha evolucionado a tareas más complejas, como jugar juegos de lógica o intuición como el ajedrez o el Go, un juego de tablero nacido en el lejano oriente. Ya en los años 90 la supercomputadora Deep Blue logró ganar al ajadrez al campeón mundial de ajedrez en ese momento, y desde hace dos años diferentes algoritmos han logrado lo mismo contra los grandes jugadores humanos de Go.


Construir una máquina “pensante” ha sido un anhelo de muchas personas en diferentes culturas a lo largo de la historia. La posibilidad de que una obra construida por el hombre pudiera emularlo en la función más compleja que se conoce, como es el pensamiento, nos colocaría en un nivel de creación sin precedentes.

Ya en la edad media y luego en el renacimiento cada cierto tiempo se reportaban inventos de autómatas que respondían preguntas y conversaban.

Por supuesto, todos eran trucos diseñados hábilmente para engañar al público, pero que muestran lo universal de la idea.

Con la aparición de las computadoras la posibilidad de crear en la práctica una inteligencia verdadera e independiente tomó por fin un rumbo más certero. En los últimos 70 años los avances han sido sólidos y consistentes. Tareas que en un principio se consideró que solamente el cerebro humano podría abordar, como el reconocimiento de voz, texto y de otros patrones ya son desde hace año habitualmente hechas por máquinas, con un grado de eficiencia impensable hace apenas unas décadas.

La Inteligencia artificial (IA) entonces ha evolucionado a tareas más complejas, como jugar juegos de lógica o intuición como el ajedrez o el Go, un juego de tablero nacido en el lejano oriente. Ya en los años 90 la supercomputadora Deep Blue logró ganar al ajedrez al campeón mundial de ajedrez en ese momento, y desde hace dos años diferentes algoritmos han logrado lo mismo contra los grandes jugadores humanos de Go.

El más reciente avance en este sentido ha sido un algoritmo llamado AlphaGo Zero, que aprendió a jugar solo, y no utilizó instrucciones humanas ni se basó como versiones anteriores en base de datos de juegos previos de los humanos para deducir las mejores técnicas y estrategias. El algoritmo dedujo por si solo la información, diseñó su estrategia y luego la aplicó, de forma que pudo ganar a versiones previas de si mismo que requirieron mucho mas apoyo.

Otro ámbito en el que se ha hecho un anuncio revelador hace poco es el del manejo del lenguaje, ya que la empresa Microsoft anunció que por primera vez un traductor automático de inglés-chino pudo realizar su tarea a un nivel equivalente al de un traductor humano.

Esto se ha basado en un trabajo de “aprendizaje” del propio computador, y en la comparación de resultados con lo que un humano hace.

Llegará el momento que producir estrategias o traducir textos mediante la IA será tan común como es hoy el uso del celular para reconocimiento facial o de voz, y que compitamos de igual a igual con una inteligencia creada por nosotros mismo.

 


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , ,