Lo último

SUCESOS

Asalto a posada Palma Dorada había sido meticulosamente planificado

abril 1, 2018

Gerardo Morón Sánchez

A la banda “los Charnequeros” liderada por “el Zurdo” y “el Kelvin”, pertenecían el sargento primero de la Guardia Nacional Bolivariana y los tres delincuentes de la población de Morón y Puerto Cabello que cayeron abatidos cuando pretendían consumar un asalto masivo contra los huéspedes de la posada Palma Dorada en el kilómetro 60 de la carretera nacional Morón-Coro, municipio Silva del estado Falcón.


Los huéspedes de la posada Palma Dorada jamás olvidarán la Semana Santa del 2018, no tanto por el confort del lugar o las paradisíacas playas del Parque Nacional Morrocoy, sino por lo sucedido la madrugada del sábado 31 de marzo, cuando el olor a pólvora se mezcló con el del mar, y las disparos relegaron el sonido de la brisa característica de las costas de Tucacas durante unos veinte minutos, que para muchos parecieron una eternidad.

A una hora para que el gallo cantara, las ráfagas de tiros despertaron a los que dormían en la lujosa posada; otros que aún disfrutaban del licor, la música y la anécdotas del día pasado, se tiraron al piso, lejos de las ventanas, lejos de alguna bala perdida; y todos al fin de cuentas, expectantes de lo que acontecía afuera, en la zona de recepción que esa madrugada fue zona de guerra.

Asalto masivo, rescate y escapada

Ubicada en el kilómetro 60 de la carretera nacional Morón-Coro, la posada Palma Dorada, estaba a reventar. Había mucha gente influyente, adinerada, de esas que con una sola llamada telefónica son capaces de movilizaran a un pelotón o cuadrilla de policías, que además estaban prestos las 24 horas del día para atender cualquier eventualidad que involucrase a los temporadistas que escogieron el Parque Nacional Morrocoy como su sitio ideal para pasar el asueto.

Ubicada en el kilómetro 60 de la carretera nacional Morón-Coro, la posada fue escogida por los asaltantes para perpetrar el asalto y garantizarse el escape en la madrugada de este sábado, hora en que no había tráfico. Foto/Cortesía

Con semejante despliegue policial, a ninguno de los huéspedes, ni siquiera a los funcionarios les pasó por la mente que pudiera estarse fraguando un asalto masivo. Pero para Carlos Alfredo Graterol Martínez, quien conocía muy de cerca todo lo que envuelve los operativos de seguridad, eso era un punto a favor. Lo otro, el momento, cuatro de la mañana, hora en que la mayoría de huéspedes estaban dormidos o embriagados; en ambos casos, serían presas fáciles de robo masivo. Paralelamente, la mayoría de funcionarios tomaban un receso, para retomar el servicio o ser relevados por otros compañeros. Además, la carretera nacional Morón-Coro estaba sin los puntos de control que suelen instalarse de día para controlar el tránsito. Escapar, después del robo, sería fácil.

Ser sargento lo ayudó al estudiar el comportamiento de organismos de seguridad

El hecho de saber mucho sobre el comportamiento de los funcionarios policiales y todo el plan operativo se debía a que Carlos Alfredo, de 32 años de edad, era sargento primero de la Guardia Nacional Bolivariana. Estaba adscrito a la Segunda Compañía del Destacamento 412, del Comando de Zona para el Orden Interno 41, en Carabobo, pero aprovechó que estaba de permiso vacacional para aliarse con la organización delictiva “los Charnequeros”, que opera en la población de Morón, municipio Juan José Mora, y que cuenta con dos cabecillas “el Zurdo” y “el Kelvin”, según registros policiales.

Extorsión, secuestro, cobro de vacunas, eran algunos delitos atribuidos a la banda, así como el contrabando y desvío de alimentos, como informaron autoridades policiales en agosto del 2017 cuando detuvieron a ocho de ellos, tras la incautación de 30 toneladas de maíz de uso industrial. Uno de los detenidos fue “el Zurdo”, de quien informaron, tenía un arresto por posesión de droga del año 2008.

El pasado jueves Santo, funcionarios de PoliCarabobo dieron de baja a uno de los presuntos integrantes de esta banda, en un enfrentamiento registrado en el urbanismo Haras Morgan del sector José Félix Ribas, parroquia Morón. Según el parte policial, el hoy occiso y otros más de la banda se daban a la tarea de plantarse en sitios públicos a interceptar a los ciudadanos con intenciones de amedrentarlos y robarlos.

Cuatro asaltantes, tres pistolas y un revolver

Respecto al asalto colectivo que integrantes de la banda pretendían efectuar la madrugada de este sábado, además del sargento primero de la Guardia Nacional Bolivariana,  participaron Janniel de Jesús Montilla González, de 35 años, alias “el Niño”; Giovanni Argenis González Ferrer, de 36 años, apodado “Giovanni”; y Manuel Alejandro Serrada González, de 33 años. En cuanto a armas, tres era automáticas: dos pistolas Beretta calibres 9 milímetros seriales TX25087, modelo 90 Two, 037646MC, modelo 8000 Cougar; una pistola Astra, modelo A-100, calibre 9 milímetros, serial 06789-96A, y un revolver Special, serial 68663 que había sido robado en Barquisimeto el 18 de julio de 1995, es decir, hace casi 23 años.

Responsable de trasladarlos escapó

Existen fundadas sospechas de que los cuatro fueron llevados a la posada Palma Dorada en un vehículo conducido por un quinto asaltante, que a la distancia, esperaba verlos salir con el botín ara rescatarlos. Pero los planes delictivos no funcionaron de acuerdo a lo que tenían previsto, al menos hasta la parte del asalto, pues, lo que fue el someter al personal de vigilancia y gerentes, resultó a pedir de boca. Uno de los encargados de la seguridad es un ex funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), quien había instruido al personal de la posada en cómo proceder en caso de algún incidente, sobre todo tener a la mano los números de emergencia, como parece haber funcionado en este caso.

Funcionarios del CICPC de la subdelegación Tucacas fueron los encargados de neutralizar al grupo delictivo, tarea que pasó por acordonar la posada, asegurarse de que los huéspedes estuvieron resguardados, y enfrentar a los asaltantes que, en el cruce de disparos resultaron heridos. Los mismos murieron en el trayecto a la emergencia del Hospital Doctor Lino Arévalo de Tucacas, a donde la misma comisión los trasladó para que recibieran asistencia médica. Ninguno portaba documentos de identidad para el momento, pero conforme transcurrieron las horas, quedaron plenamente identificados, corroborándose que el sargento primero Carlos Alfredo Graterol Martínez estaba de permiso vacacional.

De acuerdo con periodistas que cubren la fuente de sucesos en el estado Carabobo, la banda “Los Charnequeros”, que venían penetrando las filas de la policía municipal, ahora demuestran que están haciendo lo mismo con la Guardia Nacional Bolivariana, o al menos sumaron a sus filas a un efectivo de este organismo castrense.

El Dato: Con estos cuatro maleantes, suman 36 los abatidos por organismos de seguridad en el estado Falcón en lo que va de año. De esa cantidad, ocho han caído en el municipio Silva, todos en enfrentamiento con funcionarios de la subdelegación Tucacas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

Etiquetas: , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".