Lo último

SUCESOS

Los cuatro asesinados en Falcón que nadie identificó ni lloró

abril 11, 2018

Gerardo Morón Sánchez

Redactado por: Gerardo Morón Sánchez

Se trata de tres hombres y una mujer, asesinados en diferentes circunstancias y municipios del estado Falcón, quienes nunca fueron identificados ni reclamados por familiares.


Seguramente se llamaba Darwin, porque era el nombre que tenía tatuado en el antebrazo, pero le espera una fosa común y una cruz, si es que se la colocan, sin nombre. Asesinado durante la madrugada del jueves 5 de abril en el sector Santa Rosa de Cumarebo, municipio Zamora, el chamo de calzados Jordan, blanco y de los múltiples tatuajes, uno de los cuales decía “Mientras respires todo es posible”, continúa sin ser reclamado, menos identificado, por lo que se vislumbra un entierro sin luto, sin llanto, y posiblemente sin urna.

 

Ultimado de tres tiros durante la madrugada del pasado jueves, el occiso que tenía tatuado el nombre de Darwin, será sepultado como desconocido en los próximos días. Foto/Cortesía

 

Quienes no parecen tener duda de su identidad fueron quienes lo asesinaron de tres disparos por la espalda, probablemente efectuados tras bajarlo de algún carro y echarlo a correr hacia esa parte enmontada del sector Santa Rosa, heridas tras las cuales, cayó muerto, de cara al monte. Fue al amanecer de ese día que transeúntes divisaron el cadáver del joven de barba, chemisse gris clara, los zapatos deportivos de marca y los pantalones jeans, de los que probablemente los homicidas extrajeron lo que pudiera ayudar a identificarlo.

Ese mismo jueves, como a 100 metros, la policía ubicó la carrocería, que aún echaba humo, de un Toyota Starlet, rojo, que un delincuente, que inicialmente aparentó ser pasajero, le robó a un taxista de Cumarebo, a quien dejaron amordazado en la vía a Santa Rita, tres días antes. La teoría del probable robo del vehículo para ser usado para cometer el rapto de “Darwin y trasladarlo al sitio de ejecución, nunca fue confirmada por Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, al menos de forma pública.

Los restos de Darwin, si así se llamaba de acuerdo con el tatuaje, permanecen en una cava del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, cuyos peritos, pudieran, con autorización del CICPC, sepultarlo en una fosa común y como desconocido, pasando a ser el cuarto caso de esta naturaleza, en menos de un año.

Los otros muertos sin dolientes

El 22 de mayo del 2017, un hombre moreno y alto, en chancletas Cross, que andaba en bermudas de jeans, franelilla verde oliva, y que en la muñeca izquierda llevaba un reloj verde, fue encontrado muerto en un barranco del sector Los Plateritos, municipio Colina. La autopsia determinó que lo asesinaron al menos tres días antes de dos disparos en la cabeza. Por parte de habitantes no hubo referencias que pudieran al CICPC identificar al occiso, que, después de varios días, fue sepultado como desconocido.

Este hombre fue asesinado de dos disparos en el sector Los Plateritos y nunca fue identificado ni reclamado. Foto/Luymar Mota

 

Luego, el 5 de junio del 2017, en el sector Anselmito, de Boca de Aroa, municipio Silva, habitantes encontraron dentro del río Aroa, incrustada en unas ramas, el cadáver de una mujer, robusta y pelo crespo, de aproximadamente 35 años, asesinada de un disparo en la frente. El CICPC buscó en los asentamientos y caseríos aledaños al río Urachiche, búsqueda que abarcó los estados Yaracuy y Falcón, pero al no ubicar datos, sepultaron a la víctima, como desconocida.

 

Con un tiro en la frente asesinaron a esta mujer y la lanzaron al cauce del río Urachiche cuyas aguas la arrastraron hasta el sector Anselmito. Foto/Cortesía

 

El caso más reciente del 2018, antes de este de Cumarebo,  fue el de un hombre de unos 40 años, asesinado con golpes contundentes, aparentemente rocas, que fue lanzado al cauce de una quebrada ubicada en el parcelamiento Cástulo Mármol Ferrer, linderos con el aeropuerto Internacional José Leonardo Chirinos de Coro, donde fue encontrado, descompuesto y putrefacto, la tarde del 19 de febrero.  La víctima vestía un pantalón de lino azul oscuro, llevaba una correa de tela azul, una camisa manga larga azul e interiores Leo.

 

De los cuatro asesinados sin dolientes, solo el del sector Parcelamiento Cástulo Mármol, cerca del aeropuerto, fue con golpes contundentes, aparentemente piedras. Foto/Gerardo Morón Sánchez

 


Foto Principal/Luymar Mota

Etiquetas: ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".