China es el mayor consumidor de semiconductores del mundo con un 45% de la demanda. Sin embargo, alrededor de un 90% de su consumo se basa en chips importados. Esto siempre ha dejado al gigante asiático a la merced de lo que decidiera comercializar Estados Unidos.

Según el Wall Street Journal, el gobierno chino decidió crear un gigantesco fondo de inversión. Este se llamará China Integrated Circuit Industry Investment Fund Co. y estará destinado a crear una industria propia de semiconductores.

Esto quiere decir que China empezará a producir microprocesadores y unidades de procesamiento gráfico en masa. Esto será vital para su producción local de computadores, tablets y celulares. Además, le permitirá no depender más de compañías extranjeras ni de cómo decida Estados Unidos responder a las tensiones comerciales que constantemente se generan entre estos dos gigantes de la tecnología.