Lo último

12-M Día de la Enfermería: Judith Cuauro siguió el ejemplo de su madre, enfermera por vocación

mayo 12, 2018

Jose Manuel Gomez

Redactado por: José Manuel Gómez

La situación actual que padecemos es difícil, pero hay que tener vocación de servicio, ética y profesionalismo, enamorarse de la labor que ejercemos y la tendremos presente en todo momento porque más que un tratamiento de medicinas es necesario la “cariño terapia” para llenar de aliento a los pacientes, Judith Cuauro.


Tal y como lo dicen los maestros en las aulas y lo refieren a sus representantes, que los niños son el reflejo de sus padres, quedó comprobado en la enfermera Judith del Carmen Cuauro Ruíz, una profesional que desde pequeña admiraba a su mamá y añoraba a ser como ella cuando fuese grande.

Así fue que Judith se enamoró de su profesión. Siguió el ejemplo de su madre Mercedes Ruiz, una mujer que trabajó la mayor parte de su vida como enfermera en el ambulatorio Doctor José María Rodríguez de Carirubana.

El uniforme de enfermera estaba plasmado en la mente de Judith cuando apenas era una niña. Se imaginaba atendiendo a los pacientes y aplicando tratamientos, su madre fue su ejemplo y así justifica su vocación de servicio, sobre todo en estos momentos de crisis donde se manifiesta el amor a la profesión, no por un sueldo, sino porque le nace del alma.

Foto/Iván Martínez

Los estudios de preescolar, primaria y segundaria de Judith Cuauro fueron en la Unidad Educativa Colegio Fe y Alegría del centro de Punto Fijo, mientras que el técnico superior  en enfermería lo obtuvo en la Universidad de Carabobo, y posteriormente obtiene la licenciatura en la Universidad del Zulia.

En el año 1996, Judith se viene de Carabobo a Carirubana para trabajar en el hospital Doctor Jesús García Coello de Judibana, lugar donde actualmente suma 20 años de trabajo dedicada al cuidado y protección de los niños en el centro asistencial pediátrico.

 

—¿Cómo ha sido la experiencia?

—La experiencia ha sido única. Cada momento es un aprendizaje, todos los días se aprenden cosas nuevas, sobre todo en el área de pediatría que es donde ha estado enfocada mi labor.

 

—¿Cuáles han sido esos casos que te han llegado al corazón?

—Los quemados y heridos de bala que son casos críticos, del resto los demás son patologías que se vuelven cotidianas en nuestras labores diarias. Otro caso que llama la atención es la desnutrición que anteriormente era poco común y actualmente es muy frecuente. Es impresionante, porque poco lo veíamos.

» Con los niños de la unidad de oncología también siento mucho apego porque ellos permanecen durante cierto tiempo en el centro asistencial para la aplicación de su tratamiento y se hacen conocidos, además que se ganan el corazón del personal del hospital.

 

 —¿Cómo analizas la profesionalización de la enfermería?

—La enfermería es una carrera que requiere formación constante. Siempre llegan equipos nuevos, así como medicamentos, los cuales debemos conocer y saber aplicar en la misma práctica.

»La situación actual que vivimos la mayoría de los venezolanos no nos permite una formación superior y por eso debemos aprovechar el tiempo al máximo cada vez que podamos. Debemos aprovechar las oportunidades, aprendamos de las experiencias.

»»Como enfermera de un hospital pediátrico no solo debemos atender a los niños, sino también a los padres y madres, y demás familiares que en la mayoría de las veces resulta más difícil de tratar al momento de presentarse cada caso en particular.

 

—¿Qué consejos le ofreces a los nuevos profesionales de la enfermería?

—La situación actual que padecemos es difícil, pero hay que tener vocación de servicio, ética y profesionalismo, enamorarse de la labor que ejercemos y la tendremos presente en todo momento porque más que un tratamiento de medicinas es necesario la “cariño terapia” para llenar de aliento a los pacientes.

Judith del Carmen Ruiz siempre contó con el apoyo de sus familiares durante su etapa de estudio, sobre todo de sus abuelos, Jesús Ruiz y Venincia; así como de su madre Mercedes y de sus hermanos, Geraldo y Omar Ruiz.

 

Frases más comunes:

Los familiares afuera.

Todo pasará.

Niño que bosteza progresa.

Debemos dar terapias de cariño.


Foto/Iván Martínez

 

 

 

Etiquetas: , ,