Lo último

Las papas de colores, desconocidas armas de Perú contra desnutrición y cáncer

junio 8, 2018

Jacqueline Finol

Redactado por: Cortesía

Sobre los milenarios andenes donde los incas lograron domesticar las múltiples versiones de la papa, el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) de Perú estudia las características y virtudes de cada una de las variedades para clasificarlas y desarrollar otras nuevas que puedan producirse a gran escala.


 

Desconocidas fuera de los Andes, las papas de colores como el rojo, morado, negro, naranja o amarillo no solo son idóneas para enfrentar el cambio climático. También, para prevenir la desnutrición y el cáncer, según las investigaciones de Perú, cuna mundial de este tubérculo, con más de tres mil variedades.

Lo hacen en su estación de Zurite, localizada en la región andina de Cusco, a unos tres mil 400 metros de altitud, en la ladera de una montaña convertida en terrazas agrícolas por las civilizaciones del Antiguo Perú, donde las miles de variedades de papas nativas crecen en su esplendor.

“Es un lugar privilegiado para nosotros, que tiene más de tres mil años de desarrollo. Ha sido construido por las civilizaciones preincas. Nos han dejado un legado bien grande, con una valla bien alta, pero creo que podemos superarlo”, advirtió a Efe el investigador del INIA Ladislao Palomino.

En ese escenario donde se dan la mano la historia y la ciencia, el INIA, adscrito al Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) de Perú, ha obtenido 26 variedades nuevas para ser comercializadas, donde han logrado conservar las bondades de las papas nativas con una mayor resistencia al clima y un tamaño y forma atractivos para el mercado.

“No lo consideramos como el desarrollo de un simple alimento que llene el estómago. También, que nos proteja de cualquier enfermedad degenerativa, como los cánceres, por los antioxidantes que tiene”, expresó Palomino.

Ya sean moradas y ovaladas, rojas y redondas o negras protuberantes, las papas nativas que se cultivan en los Andes peruanos tienen “un aporte alto en calorías y proteínas”, según Palomino, quien ve en estos tubérculos la solución al problema de desnutrición y anemia que persiste en Perú.

Esas papas son además las que mejor resistirán el cambio climático por su contenido de fenol, lo cual les brinda esos colores característicos.

“Ese es el contenido más importante. Evita que la papa deje de producir con los cambios bruscos de temperatura o de ambiente”, agregó Palomino.

Las papas nativas también pueden ser utilizadas por la industria cosmética para elaborar productos contra el envejecimiento y en el sector textil para elaborar pigmentos.

El INIA explora todas las posibilidades comerciales de la papa para ofrecer a los agricultores nuevas alternativas a su milenario producto, que en su mayoría queda para el consumo propio al no encontrar salida en los mercados.

“No les compran por falta de conocimiento. Al ver la papa de color negro, mucho creen que está enferma, pero están muy equivocados”, comentó Palomino, quien reconoció que “hay muchas variedades comerciales de papa nativa, pero hay que hacer promoción y educar al consumidor”.

El jefe del INIA, Miguel Ángel Barandiarán, por su parte, recordó que uno de los primeros éxitos comerciales de las papas nativas han sido las papas fritas de colores, y también algunas exportaciones de estos tubérculos semicocidos.

En la estación experimental del INIA hay cultivadas 1.251 variedades de papas nativas de las regiones peruanas de Áncash, Cusco, Puno y Apurímac para ser estudiadas e incluidas en el Registro Nacional de la Papa Nativa.

Ese registro tiene aún 729 papas, muestra de todo el trabajo que le queda por recorrer a Perú para descubrir las virtudes de las miles de papas endémicas que faltan por analizar. EFE

Etiquetas: , , ,

Jacqueline Finol

El periodismo es ver pasar la historia con boleto de primera fila