Lo último

OPINIóN

El mundo de hoy es otro

junio 20, 2018

Redactado por: Hugo Cabezas

Los países de la Unión Europea, al ver amenazados sus intereses por las políticas impuestas por el Imperio, se desmarcan de éste. Eso los ha llevado a generar mecanismos propios de relacionamiento interindustrial y comercial. Los ha conducido —incluso—, a establecer acuerdos económicos y comerciales con otras potencias como Rusia, China, Corea del Sur, Japón y la India.


No hay lugar a dudas: Estados Unidos ya no puede controlar el mundo. Y no puede hacerlo porque perdió el control hegemónico de la economía universal. Algunos podrán pensar que ésta es una afirmación reduccionista. Pero no lo es.

Veamos ¿por qué?

Con significativa profusión se afirma que el capitalismo estadounidense vive su crisis existencial más profunda. La misma no está determinada —de manera exclusiva— por la pérdida de capacidad productiva de su aparato industrial y su supremacía comercial.

Falencias que alcanzaron su máxima expresión con la crisis inmobiliaria y financiera de los años 2006 y 2008, de la cual aún no se ha recuperado; y, con la reciente política arancelaria impuesta a las importaciones de acero y aluminio, política que los ha enfrentado a sus socios de la Unión Europea y México.

Decisión esta última que se le está convirtiendo un boomerang a la administración Trump. Ya que —como es conocido— en el mundo occidental es Alemania la poseedora de la producción de alta tecnología, sobre todo automotriz, y la economía estadounidense depende en buena parte de ella.

Su crisis trasciende esa dimensión. La depresión que hoy vive la tierra del “Tío Sam”, es una crisis ética. Son los instrumentos e instituciones sobre los que se edificó el “coloso del norte” los que hoy naufragan.

Basta leer a Jeffrey Sachs y a George Soros, ideólogos del capitalismo neoliberal, para darse cuenta de la dimensión de la referida crisis.

Por eso: El mundo de hoy es otro.

Una mirada amplia del paisaje geopolítico internacional da sustentación a la anterior afirmación.

Los países de la Unión Europea, al ver amenazados sus intereses por las políticas impuestas por el Imperio, se desmarcan de éste. Eso los ha llevado a generar mecanismos propios de relacionamiento interindustrial y comercial. Los ha conducido —incluso—, a establecer acuerdos económicos y comerciales con otras potencias como Rusia, China, Corea del Sur, Japón y la India.

Pues bien, el fardo de problemas que lleva a cuestas el imperio es tan pesado que le hará imposible encontrar la senda por donde recuperar su hegemonía capitalista.

Ya lo había dicho el historiador británico, Eric Hobsbawm, que los pensadores del capitalismo estaban recurriendo al denigrado ensayo de Marx y Engels: El Manifiesto Comunista, con la intención de encontrar en sus planteamientos las razones que explican la crisis del sistema capitalista internacional.

Como corolario de esta reflexión, valga la referencia a la manera como se ha conducido internacionalmente Trump y su gobierno.

Desconociendo las más elementales normas de relacionamiento y del Derecho Internacional ha amenazado al mundo entero, ha proferido los más oprobiosos calificativos a algunos países.

La invasión a Siria, el desconocimiento de Palestina como territorio autónomo y el apoyo brindado a Israel en sus pretensiones de acabar con esa nación, las sanciones que anda imponiendo a “diestra y siniestra” a aquellos países que no le doblen la cerviz, son algunas de sus acciones más nefastas.

Pero todo ello se le ha venido abajo. El pueblo sirio, cada día recupera nuevas zonas de su territorio. El pueblo palestino, se mantiene de pie. Israel, sus acciones reciben cada vez más la condena de los pueblos del mundo. Rusia y Venezuela, países “sancionados” por el imperio le estamos demostrando que somos un pueblo cargado de dignidad.

Y, por si esto fuera poco, para demostrar la derrota de la nefasta política internacional de la potencia imperial, después de proferir los más injuriosos calificativos a la República Popular Democrática de Corea, el mandatario estadounidense, Donald Trump, terminó reuniéndose con el mandatario de esa nación, Kim Jong-un.

No hay duda: el mundo es otro. La edificación de un mundo multipolar predica en la cual fue inagotable nuestro comandante eterno, Hugo Chávez y que, el Presidente Nicolás Maduro le está dando continuidad, hoy se hace realidad.

 

 


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , ,