Lo último

OPINIóN

Piaron tarde pajaritos

junio 25, 2018

Redactado por: Hugo Cabezas

Retiro que pretendieron justificar aduciendo que en el Consejo de Derechos Humanos se hacían criticas injustas contra el gobierno sionista de Israel. Ya que: “El enfoque desproporcionado y la hostilidad interminable contra Israel son una prueba de que el Consejo está motivado por sesgos políticos, no por los derechos humanos”.


Hipócrita: dícese de una persona que finge una cualidad, sentimiento, virtud u opinión que no tiene.

Así califico el gobierno de Donald Trump al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para justificar su retiro del mismo. Nikki Haley, Embajadora, Representante Permanente de ese gobierno ante la ONU-New York, dijo del Consejo que: “no permite [a EE.UU.] seguir formando parte de una organización hipócrita que se preocupa solo por sus propios intereses y se burla de los derechos humanos”.

Retiro que pretendieron justificar aduciendo que en el Consejo de Derechos Humanos se hacían criticas injustas contra el gobierno sionista de Israel. Ya que: “El enfoque desproporcionado y la hostilidad interminable contra Israel son una prueba de que el Consejo está motivado por sesgos políticos, no por los derechos humanos”.

Por su parte, Mike Pompeo, su otro vocero, afirmó que: “[El Consejo] socava nuestros intereses nacionales y los de nuestros aliados”, y añadió que EE.UU. “no será cómplice” de ello.

Mienten. Y al mentir se creen imprescindibles, afirmar que: “La participación estadounidense es la última pizca de credibilidad que tiene el Consejo”, como lo dijo la Embajadora Haley, es por decir lo menos una falacia.

La verdad es otra. Estados Unidos fue derrotado en su pretensión de expulsar a la República Bolivariana de Venezuela, a la Heroica Patria de Bolívar y Chávez, de su condición de miembro del Consejo.

Recordemos que en el 35º Período ordinario de Sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, en sesión del 6 de junio del año 2017, la Embajadora Nikki Haley, hizo formalmente el planteamiento de extrañar a Venezuela de dicho organismo y que, de no hacerse, ellos se retirarían.

Un año ha trascurrido desde entonces. Movieron cielo y tierra. Utilizaron, primero, como tonto útil a Paraguay para que presentará una Declaración contra Venezuela, nadie lo acompaño. Luego el mal llamado grupo de Lima quiso hacer lo mismo, solo los doce gobiernos de bufones que lo integran la suscribieron. Según la propia vocera estadounidense se reunieron con más de 125 estados miembros de la ONU. Presionaron y chantajearon a los países que conforman el Consejo de Derechos Humanos y no lograron que éste se pronunciara contra Venezuela.

Mientras que Venezuela recibía el apoyo de miembros del Grupo de Países No Alineados, de la Liga Africana, de la Liga Árabe, del ALBA, de Rusia, China, Vietnam, India, entre muchos otros.

De nada valieron los falsos e infamantes informes del Alto Comisionado Zeid Raad al Hussein y su Oficina. Quien, desde el inicio de su gestión, hace cuatro años, se arrodilló al imperio.

En ellos, siguiendo instrucciones del Departamento de Estado estadounidense, mintió. Violando todas las normas que regulan la actuación de un funcionario de esta índole. Desnaturalizó la noble causa de la lucha por la defensa de los derechos humanos.

Demostrado ha quedado, una vez más, que la fuerza jamás se impondrá a la razón. Eso lo han entendido muy bien los pueblos del mundo. De allí su solidaridad con la Patria de Bolívar, Chávez y Maduro, y su gobierno.

La derrota del imperio no hace más que reafirmar el fuerte respaldo que tiene nuestra Heroica Patria en el concierto universal de naciones.

Tan estruendoso fracaso y humillante derrota, son las razones que explican el retiro del Imperio del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El caradurísmo del Imperio no tiene parangón. Sus adláteres gritan al unísono: Y ahora quién podrá defendernos.

Piaron tarde pajaritos

 

 


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , ,