Lo último

FALCÓN

Esto lleva a los “iturrenses” a darle un ultimátum al gobierno

julio 4, 2018

Gerardo Morón Sánchez

El hambre encabeza las necesidades de los habitantes de la urbanización Monseñor Iturriza de Coro, quienes este martes trancaron la avenida Chema Saher, expresando su molestia contra el gobierno que en las campañas electorales de finales del 2017 y más reciente las presidenciales, ofrecieron villas y castillo, pero desde hace nueve meses no han honrado la promesa de entregar las cajas de comida ni los sugeridos.


Todos querían hablar a la vez. Desahogarse, drenar la rabia y la impotencia, según ellos, de haber sido engañados. Querían tener al frente al gobernador para reclamarle y recordarle que mientras estuvo en campaña, Víctor Clark se ofreció a hacerles llegar la caja, pero una vez electo gobernador en octubre, incumplió su problema.

Después volvió diciembre, cuando las elecciones de alcalde, surgieron las mismas promesas y más recientemente en mayo, con las elecciones presidenciales. La caja nunca llegó y en esa espera han transcurrido nueve meses y la impotencia, sumada al hambre y la paciencia perdida de tantas penurias, los llevó a protestar la tarde de este martes en la entrada de la urbanización Monseñor Iturriza, donde viven, y la avenida Chema Saher, en sus dos tramos.

Gobernador debe honrar sus promesas

Marcos Miquilena, quien asumió la vocería en medio de la gritería e histeria de los manifestantes que querían expresar sus males, lamentó que de tantas promesas, el gobernador no haya honrado ninguna ni cumplido su palabra, respecto a las cajas de comida o sugeridos.

“Nos dejaron embarcados con las cajas de comida y ya vamos para nueve meses que no las recibimos, como tampoco los sugeridos” expresó molesto Miquilena, declaraciones que respaldaron las 150 personas que aproximadamente trancaron la avenida Chema Saher y la entrada a esta urbanismo, en representación de las 1.689 familias que aseguran, esperan la comida.

Marcos Miquilena afirmó que 1.689 familias están afectadas por la falta de distribución de las cajas de comida y sugeridos

Miquilena cuestionó también a la Empresa de Producción Socialista “Josefa Camejo” de no darles respuestas y a Charly Suárez, enlace municipal del Estado Mayor de Alimentación, de tampoco mostrar interés en querer resolver; por el contrario, su argumento de que la faltan tres rubros para completar los sugeridos ha demorado la entrega, raya en lo absurdo.

Monseñor rezagado y olvidado respecto a otros sectores

Los habitantes afirman que en los urbanismos vecinos, que comprenden el corredor, ya les despacharon la caja, incluso, hasta en dos oportunidades, mientras en la urbanización Monseñor Iturriza siguen esperando, lo que les parece una injusticia, incluso una retaliación, por aquello de que para algunos políticos, este es un sector opositor.

Una de las manifestantes fustigó que ninguno de los encargados del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) se haya avocado a la solución del problema, queja que fue refutada por una de ellas, que también estaba en la protesta pacífica: “¡Claro que hemos hecho!”.

Otros consintieron en que, la presencia de algunos del CLAP en la manifestación de calle, demuestra de algún modo la desorganización que hay en torno al manejo del tema de alimentación, y peor aún, la contumacia respecto a una orden presidencial de que que la caja de comida debe ser vendida en lapso de dos semanas, más tardar 21 días.

“Que reduzcan los tiempos de distribución de las cajas, no podemos seguir pasando hambre”, expresó a rabiar  Aimary Paz, quien advirtió que de no recibir respuestas por parte de las autoridades regionales, elevarán la queja ante el presidente Nicolás Maduro.

Con el estómago pega’o y a patica

Además de la queja en cuanto al incumplimiento de las ventas de cajas de comida o distribución a destiempo, los habitantes de la Monseñor se desahogaron en cuanto a otras problemáticas, la segunda relacionada con el transporte. El colapso de las cloacas y por consiguiente el deterioro vial, ha ahuyentado a los transportistas a tal punto de dejar  a los pasajeros en alguna calle de la urbanización Santa Paula.

“El presidente de Hidrofalcón, Gregorio Capielo, no ha tomado cartas en el asunto en relación a la problemática de las aguas servidas y botes de aguas, por lo que hemos quedado expuestos a la contaminación ambiental, pero a la vez desasistidos en cuanto a transporte debido al mal estado de las vías”, acotó Miquilena.

 

Habitantes de la protestaron la tarde de este martes y advierten, que de no recibir respuestas, volverán a las calles

Atracos a peatones a diario

La situación del transporte afectados por igual, pero quienes más sufren son los adultos mayores y personas de la tercera edad que deben caminar desde otra urbanización a la Monseñor para ir a sus trabajos o regresar, o para ir de compras o cobrar la pensión. Aseguran que más de uno, en ese trayecto ha sido asaltado, en especial por motorizados que se desatan de noche y bien tempranito, lo que pone en evidencia que también hay graves problemas de inseguridad.

Para la señora Cruz Capielo de Montilla, el plan de contingencia en cuanto al transporte anunciado por el alcalde Pablo Acosta, resultó peor que la enfermedad. “Me he tenido que ir ‘reguindada’ en un camión de plátanos para poder salir a hacer mis diligencias”, se quejó la residente de la urbanización.

Aseo urbano a destiempo, bachaquerismo desatado, y otros males

Los “iturrenses” se quejaron también del Instituto Municipal de Aseo Urbano y Domiciliario (Imaud) en cuanto a la oportuna recolección de basura; incluso criticaron a las empresas de telefonía celular por la caída de las señales y de Internet que los deja incomunicados.

Exigieron mano dura tanto para los hampones que vienen causando estragos, como para algunos comerciantes que vienen asfixiando a los habitantes con los precios, incluso bachaqueando a cielo abierto los productos de primera necesidad.

“Aquí tienen que venir a fiscalizar los negocios, a poner orden, a reparar las calles, a abastecernos de comida. No puede ser posible que la urbanización, en vez de avanzar, retrocediera 50 años. Nos cayeron todos los males y no hay quien resuelva”,  se quejó Humberto Yamal.

La protesta, pacífica, permitió que los habitantes pudieran dar a conocer sus problemas, que en la jornada de este martes quedaron enfocados en comida, transporte, salubridad, seguridad y contra el bachaquerismo.

Efectivos del Destacamento de Seguridad Urbana de la Guardia Nacional Bolivariana mediaron para el restablecimiento del tránsito y para canalizar respuestas, pero el paso se restableció por iniciativa de los mismos manifestantes que, prometieron volver a las calles de no recibir respuestas.


Fotos/Carlos García

Etiquetas: , , , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".