Lo último

Las extrañas erupciones en la piel de los niños de El Isiro y otros males

julio 6, 2018

Gerardo Morón Sánchez

En la carretera nueva Morón-Coro, entrando hacia la represa el Isiro, hay un caserío del mismo nombre con 20 ranchos, en cada uno de los cuales, prácticamente hay un niño con abundantes llagas y escamas en áreas enrojecidas de la pie, como el cuero cabelludo, manos y piernas. Pobladores presumen escabiosis.


Carmen Contreras, integrante de la UBCH y el CLAP de esta zona rural ubicada a las afueras de Coro, ha contado al menos 12 niños, entre ellas una nieta, que además de la erupción en la piel, tiene como chichón. “A mi me salieron esas ronchas en los sovacos”, expresó en lenguaje coloquial, la residente en las laderas de la represa.

Aunque a simple vista parece escabiosis, una enfermedad que en las enciclopedias de medicina y libros atribuyen al ácaro parásito Sarcoptes scabiei, Carmen, no se atreve a llamarlo escabiosis o sarna, sino a esperar que la Secretaría de Salud que dirige el doctor Henry Hernández, designe un equipo de médicos que diagnostique y suministre el tratamiento, de ser necesario, pues, en este pueblito todos son pobres y no pueden pagar  transporte, consulta y muchos menos algún tratamiento médico.

La oportunidad de transmitir las necesidades a través de Nuevo Día

“Fíjense cómo son las cosas. Comenzamos tapando un hueco generado por tres filtraciones en la tubería y terminaron hablando de los enfermos del pueblo con ustedes los periodistas”, expresó Carmen Contreras, una revolucionaria a carta cabal a juzgar por su gorra tricolor con las iniciales del 4F y una franela amarilla con el rostro del dirigente revolucionario Robert Serra estampado en el pecho.

Habitantes, con la colaboración de sus hijos han tapado los huecos en la carretera ocasionados por los botes. Foto/David Zárraga

“En Hidrofalcón nos echan la culpa, dicen que esos botes de agua corresponden a tomas ilegales hechas por nosotros, pero eso es falso. Por el contrario, hemos sido nosotros que hemos tapado parte de esos botes, incluso tapado los huecos que se forman en la carretera para que los carros puedan pasar”, alegó.

Cuando Carmen Contreras supo que el gobernador Víctor Clark pasaría este viernes a supervisar la planta de Potabilización de El Isiro, en la parroquia Guzmán Guillermo, saltó de emoción, porque no solo se daría cuenta del estado de la carretera que urge ser reparada, sino de la situación en torno a la enfermedad que presentan los niños en la piel y las mejoras habitaciones, la vuelta del célebre plan de sustitución de ranchos por casas del que poco se habla en la actualidad.

Carmen Contreras: “Necesitamos respuestas en el área de salud, habitacional, vialidad y servicios públicos”. Foto/David Zárraga

Falta de efectivo acabó con la actividad comercial

Incluso quería pedirle respuesta en torno al oficio que le envió el 16 de mayo solicitándole un punto de venta, ya que desde que se acentuó el problema con el dinero en efectivo, se vio obligada a tener que cerrar  Oricarda, un rancho restaurante, otrora frecuentado los fines de semana por quienes solían comer parrilla, pescado y un suculento pollo, además de refrescarse con una espumante cerveza.

“La gente dejó de venir porque no tiene efectivo con qué paganos. Es triste porque de eso es que vivíamos nosotros”, confiesa en tono de melancolía Carmen, quien come, gracias a que familiares resuelven matando tigritos y porque, la cajas de comida llegan con cierta regularidad.

“Con punto de venta, quizá pueda abrir de nuevo el restaurante seguir trabajando”, contó la quincuagenaria, quien refirió que, de lo único que no se quejan en este sector, es por el agua. Siempre hay. Irónico sería que no, teniendo la represa a menos de cinco kilómetros y el tubo matriz atravesando el pueblo de par en par. Pero el agua que obtienen proviene de los botes, ya que no hay una red de tuberías como tal, y el tanque gigantesco y de hierro que se ve en lo alto del cerro, nunca estuvo operativo ni al servicio del pueblo. “Deberían trasladarlo a alguna comunidad que lo necesito”, sugirió la dirigente vecinal.

El tubo matriz atraviesa el pueblo y de los botes y algunas conexiones autorizadas, se surten los habitantes. Foto/David Zárraga

Comunicación y sustitución de ranchos por casas

Otros de los problemas expuestos por Carmen Contreras, tiene que ver con la comunicación. “Aquí necesitamos, más que en cualquier otro lado, contar con mecanismos de comunicación. Ya era para que hubiesen dado un teléfono, a la UBCH. No nos han dado y si lo dieron, nadie sabe a dónde fue a parar”, expresó la integrante del Consejo Comunal El Isiro y Hatillo I.

El gobernador Víctor Clark no pasó la mañana de este viernes como estaba agendado, situación que lamentó Carmen Castro, quien no obstante, nos guió por cada una de los ranchos, para dejar en evidencia la situación de precariedad en la que viven la mayoría de familias, sin servicios públicos, sin casas dignas y sin bienes.

“En la casa de la señora Marina Colina duermen seis personas en dos  colchones cuyos jergones están sobre bloques. La casita es chiquita, parte de bahareque y parte de tapas de zinc. Aquí hay mucha necesidad y aunque las penurias las pasamos todos, los niños son quienes más las padecen. Ojalá el gobierno vuelque su mirada hacia este pueblo. Ya va siendo hora que nos presten un poco de atención”, exigió.

Fotos/David Zárraga

Etiquetas: , , , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, especializado en la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".