Lo último

OPINIóN

Cortados con la misma tijera

julio 8, 2018

Redactado por: Katty M. García C.

Tal parece que tenemos mucho miedo a avanzar a un estado de consciencia superior, en lugar de seguir anclados o amañados en la queja, en la crítica, en la imposición y los juicios de valor.


“En tierra de ciegos el tuerto es el rey”, para muchos esta frase significa que aquel que sobresale, con “menos defectos” que el resto de su grupo, es quien termina gobernando. Pero como en los últimos años he cambiado muchas de mis ideas, ahora esa frase en cuestión, ha tomado para mí un significado diferente. Se me vino a la mente esa frase, reflexionando sobre algunas  situaciones vividas en las últimas dos semanas. Nuestro ego nos tienta siempre a juzgar a otros, sin darnos cuenta que tarde o temprano, caemos en fallas idénticas o de mayor magnitud que aquellos que tanto criticamos. Entonces, “el rey tuerto”, no es tan diferente como el resto de su pueblo… Sin embargo, a veces el sesgo de nuestras creencias nos impide reconocer las propias equivocaciones y ver las cosas con mayor claridad.

Toca hacer de observador. A veces hablar y expresarnos abiertamente, de poco sirve. Es mejor hacer silencio. Muchas de las causas que damos por “perdidas” caen por su propio peso, y aquellos que tan duro critican terminan dándose con su propio “portazo” en la cara. Creo que el universo todo lo reordena, aunque la impaciencia a veces nos gane en determinados momentos. Cuando hacemos introspección podemos apreciarnos mejor en el espejo. Luego comenzamos a caer en cuenta que nadie ni nada nos afecta, a menos que así lo permitamos.

Cuando nos conectamos con nuestra sabiduría interior comenzamos a comprender que casi todos actuamos, en el fondo, por miedo, creemos que es en defensa propia, en hacer “valer nuestra razón”. Buscamos imponernos para hacer creer que “somos los más fuertes”, o “los más hábiles” o los “que mandan”. O quizás somos de aquellos que nos hacemos “los siempre buenos”, “los más nobles”. Siempre detrás de todas nuestras caretas, se esconde el miedo, miedo a ser mejor, miedo a confiar, miedo a amar con todo el corazón. Tal parece que tenemos mucho miedo a avanzar a un estado de consciencia superior, en lugar de seguir anclados o amañados en la queja, en la crítica, en la imposición y los juicios de valor.

Sí, el universo afortunadamente lo reordena todo. Por eso lo más conveniente es comenzar a ver más hacia adentro. Entender que “equivocarse, es parte del aprendizaje, pues sin equivocaciones no hay crecimiento”, como dice el extraordinario psicodramaturgo Jorge Bucay. Hay que aprender a aceptar a los que están a nuestro alrededor con sus similitudes y diferencias.

Al final, mi realidad siempre va a mostrarme, la cantidad de “locuras que tengo en mi cabeza”. Solo puedo tener conciencia de “lo bueno” o “lo malo”; de “lo feo” o “lo bonito”; del “infierno” o del “cielo”; de “lo sucio” o “lo limpio”, cuando he transitado por ellos. Todos con quienes nos relacionamos, dan cuenta de la relación que tenemos con nosotros mismos. Al final “todos estamos cortados con la misma tijera”, el significado de esta frase, se los dejo de tarea…

Etiquetas: , ,