Afectados por incendios en Sabana Larga esperan indemnización del Estado

  • En Comunidad
  • Hora actualización: 11/10/2017 | 10:25 am
  • Por Kimberly Yánez

Los vecinos afectados exigieron respuestas concretas de parte de las autoridades que garanticen la indemnización por los daños ocasionados.

Las cuatro familias afectadas por los incendios provocados por la caída de guayas de alta tensión sobre residencias en el sector de Sabana Larga, en el municipio Colina, hace una semana esperan ser indemnizados por el Estado de forma inmediata, pues aseguran sentirse cansados de esperar más comisiones que inspeccionan los daños, para que luego no den respuestas de aliento ni soluciones, e incumplan promesas.

Una de las más afectadas es Mayra Mollera, quien es madre soltera de cinco niños y no ha podido llevar a sus hijos a la escuela porque el fuego consumió toda su ropa, los uniformes y útiles escolares. Informó que las autoridades que redactaron su caso habían prometido entregarle comida y colchones este fin de semana, mas no recibió las donaciones. Mientras tanto, los menores duermen en sillas acondicionadas con almohadas, incluyendo su bebé de dos meses que debe dormir afuera, ya que el hollín afecta el soplo que tiene en su corazón.

Igualmente, Ingrid García, propietaria de las residencias estudiantiles que se perdieron en su totalidad, dijo que espera la entrega del informe bomberil de los enseres que se quemaron para introducirlo a Corpoelec y que este responda. Sin embargo, lamentó que desde la alcaldía del municipio Colina no hayan visitado el lugar ni ofrecido algún tipo de ayuda a los vecinos.

“Solo les pido que sean más humanos y que tomen un poco de lo mucho que ellos gozan para ayudarnos”, manifestó García, al mismo tiempo que confesó dudar de que desde el gobierno y el Estado “reemplacen todo lo que uno perdió. Si pueden colaborar con colchones y pintura es suficiente por ahora”, dijo. Recordó además cómo hace cuatro años perdió la vida su prima Karina García cuando ese mismo cableado cayó sobre ella al salir de su residencia en esa misma calle: “Nadie respondió por esa muerte. Se hizo borrón y cuenta nueva”, señaló.

Asimismo, Lorena Alvarado y Loriannys Ventura, madre e hija, informaron que están durmiendo en el garaje de su casa porque el olor a quemado lastimó sus gargantas. Reprocharon también que hayan tenido que pagar para instalar el cableado de 110, porque desde Corpoelec no lograron solventar el problema.

En representación de su comunidad, Ramón Guzmán dijo que desconfía de los trabajos que se realizaron para instalar de nuevo los cables de alta tensión, pues al igual que él, todos temen de que vuelva a ocurrir. Señaló las labores de restablecimiento del sistema eléctrico como pobres, pues utilizaron el mismo material debilitado y lo empataron con nudos improvisados. “Uno se queda con el miedo cuando ve que solo pusieron unos nudos que no se ven estables”, sentenció, al tiempo que exhortó: “Queremos que aparezca el alcalde, el gerente de Corpoelec y hasta la gobernadora si es posible para que vea lo que estamos viviendo”.

NUESTRA PORTADA DE HOY

TEMAS

TAMBIÉN EN COMUNIDAD