Luis Vicente León: División opositora da al gobierno una hendija para colarse

  • En Economía
  • Hora actualización: 13/09/2017 | 1:00 pm
  • Por Alejandro Salas

La oposición debe centrarse en conseguir realmente la unidad y dar por superadas las diferencias que tuvo la dirigencia y militancia de algunos partidos en el proceso interno. 

El presidente de Datanalisis, Luis Vicente León, no cree que deba haber preocupación en los niveles bajos de participación en los procesos de elecciones primarias, porque ese suele ser el comportamiento en esos procesos internos de los partidos.

“Es un error creer que eso significa que la gente no quiere elecciones, o que rechaza a los partidos, o que no va a votar en las elecciones regionales”, señaló el analista político.

Los números arrojados en el proceso interno de la Mesa de Unidad Democrática no se pueden proyectar a elecciones nacionales o regionales porque ese tipo de jornadas tiene poca promoción o publicidad y se hacen en centros de votación no convencionales.

Otro ingrediente a considerar es lo cercano de las primarias con el pasado proceso de elección de la Asamblea Nacional Constituyente. “Eso generó frustración, protestas que terminaron sin que eventualmente hubiera cambios y sin que la oposición lograra conseguir lo que estaba buscando, eso sin duda generó un problema de motivación”, explicó el experimentado analista.

A eso también le añade la posición tomada por un sector de la población que creyó que las primarias era un proceso inadecuado e inoportuno para el momento y por lo tanto era un error participar.

De acuerdo a su evaluación, esos detalles hay que analizarlos porque al gobierno le conviene promover la desmotivación y abstención como forma única de reducir el triunfo obvio que la oposición tendría en el proceso electoral de regionales fijado para el próximo 15 de octubre.

Además, considera que una vez que se aproxime esa jornada electoral se reactivarán las motivaciones en el elector y participará mucha gente, pero para llegar a eso la oposición debe centrarse en conseguir realmente la unidad y dar por superadas las diferencias que tuvo la dirigencia y militancia de algunos partidos tras el proceso interno de escogencia de los candidatos unitarios en los 19 estados donde se celebraron estas jornadas. 

—¿Los focos de enfrentamiento entre opositores que se presentaron durante y posteriormente al proceso de primarias en estados como Zulia, Aragua e incluso Falcón, esas heridas podrán ser sanadas en tan corto tiempo, puede ser superado ese capítulo y llegar a una real unidad?
—Obviamente esos elementos siempre son negativos, pero forman parte de lo que se llama la batalla electoral. La democracia es el mejor sistema, pero genera algunos problemas de división. Sin embargo, es el mejor mecanismo para tomar una decisión a través de una regla de juego político común. Existen costos políticos en algunos estados, porque hay candidatos que no van a tener soporte y eso es lo que el gobierno también busca, tratar de que esas fracturas al final le den una hendija por la que colarse y ganar algunas gobernaciones que desde el punto de vista de la matriz de opinión no podría ganar, pero si la oposición está dividida le puede permitir los accesos que no estarían en el mapa convencional de apoyo.
»El caso del Zulia está resuelto, ya Evelyn Trejo de Rosales reconoció el triunfo de Juan Pablo Guanipa, y más allá de que en verdad ni siquiera estuvieran muy motivados a hacer campaña por Guanipa en un estado donde Un Nuevo Tiempo es de tendencia mayoritaria, la diferencia entre Guanipa y el gobernador del oficialismo en términos de encuesta es tan grande que es muy difícil que no gane la oposición ahí. Lo mismo ocurre en otros estados como Miranda y Lara, porque si se mira el mapa los grandes estados estarán controlados por la oposición, que solo perdería en pequeños espacios, por lo tanto no se vería como algo dramático.

—El comportamiento de los números en el estado Falcón, ¿cómo está en ese mapa, en esa proyección que usted hace?
—No tengo los datos en este momento sobre la situación política electoral del estado Falcón en estos términos.

—El caso de Acción Democrática que se alzó con 12 candidatos unitarios a elección de gobernadores rebasando a los que son los nuevos partidos como Primero Justicia y Voluntad Popular. ¿Ese fenómeno a qué se debe, aplicó alguna estrategia para que un partido tradicional obtuviera esa votación?
—Primero no se puede medir la fuerza de un partido en números de candidatos a la gobernación porque al final el asunto es que varios estados de esos sumados, en términos de electores, no llegan a la población del estado Miranda o Zulia. Por ejemplo, cuando se suman estas dos entidades representan más de una tercera parte de la población total del país y esos dos estados están en manos de un solo partido que es PJ.
»Es un tema parecido a la oposición contra el gobierno. El gobierno es más fuerte en el interior del país y ahí también son más fuertes los partidos tradicionales, por eso AD tiene éxitos en muchos estados pequeños que son fuerzas también del chavismo. Pero donde están las fuerzas renovadoras, las fuerzas del cambio es en las ciudades principales y esas las ganaron los partidos más nuevos.
»No nos podemos confundir en el número de estados, sino hay que verlos en el número de electores, porque al final queremos medir es la fuerza que conduzca a un éxito electoral a un candidato presidencial, no importa que a AD tenga 15 gobernaciones y PJ 4, si estas 4 por ejemplo suman más en cantidad de electores que las de AD.

Se requiere seriedad en la economía

El analista se paseó además por el tema económico al que considera de pronósticos reservados, por el colapso que presenta la economía del país.
Las cifras son poco alentadoras, con una inflación que prevé tocará el 1.400% y una caída del Producto Interno Bruto en 10%. Además, no cree que el cuerpo de leyes que presentó el presidente Nicolás Maduro hace una semana a la Asamblea Nacional Constituyente logre resolver parte de los problemas que afectan la vida cotidiana del venezolano.

—Del cuerpo de leyes que presentó el presidente Nicolás Maduro, ¿cuáles serían aplicables y cuáles no y la factibilidad de que ese conjunto de normas llegue a concretar soluciones a los problemas económicos que tiene el país que le puedan a su vez dar al gobierno un piso para recuperarse políticamente, teniendo en cuenta la cercanía del proceso de elecciones regionales?

—Todas las medidas pueden ser aplicadas individualmente, pero ahí no hay ninguna propuesta de reforma realmente sólida del problema económico o la situación económica venezolana. Sin eso, sin un modelo de cambio serio, la posibilidad real de cambio es muy limitada, no creo que veamos por tanto del gobierno una propuesta que unifique el mercado cambiario, que rescate la confianza del sector empresarial y que renegocie apoyos humanitarios, incluso para poder resolver problemas de alimentos y medicamentos que se han agudizado en los últimos años.
»No hay en Venezuela un cambio en el modelo que nos condujo a la crisis, por lo tanto, es difícil que la crisis así se resuelva. No se resuelve la escasez cerrando establecimientos, tampoco la inflación controlando precios, ni resuelve el abastecimiento apresando empresarios. Eso es justo el camino contrario a la solución del problema. 

NUESTRA PORTADA DE HOY

TEMAS

TAMBIÉN EN ECONOMíA