Derek: El niño felicísimo

  • En General
  • Hora actualización: 16/05/2017 | 2:40 pm
  • Por Redacción


“El día que estoy más felicísimo, me lo ‘agrruinan”. Un video en Instagram le dio la fama. En diciembre, el material se viralizó y el niño de pestañas largas y cejas pobladas cautivó a todos. Su ternura y, a la vez firmeza al responderle a su mamá, con su particular pronunciación de “r”, lo metió en el corazón de instagramers de buena parte de América.

— ¿“Y ahora, qué es lo que te pasa?
— Que Willy (hermano mayor) molesta mucho y siempre me castigan a mí. Y el día que yo estoy feliz, me lo ‘agrruinan’, y el día que estoy felicísimo ni lo puedo hacer cuando lo hago porque me lo agrruinan.
— ¿Y por qué te lo arruinan?
— Porque él molesta mucho y me castigan a mí
— ¿Pero tú sabes por qué te castigo?
— Porque yo le di un trompón que le parto la boca, porque él molesta mucho. Pero ‘tá bien que me castiguen a mí, porque hice algo malo (...) pero él hizo algo malo y lo dejan libre, por lo menos castíguennos a los dos

— ¿Ah, pero tú fuiste quien le diste un trompón.
— Porque él molesta mucho, tú lo sabes, qué quieres que no haga na’.
— Darme la queja a mí.
—Yo te doy la queja a ti, tú no haces ná y yo le doy”.

La conversación grabada fue suficiente para que el pequeño se convirtiera en un ‘fenómeno’ en Instagram.
Sus ocurrencias desatan risas entre sus seguidores de esa red y su nuevo canal de Youtube.
Las explicaciones y respuestas que da asombra. Es inteligente. Razona como un adulto. Solo tiene 6 años y su nombre es Derek Hugo.

De ascendencia dominicana, este “sabelotodo” — hijo de Carolina Marte y @hhderemy cautiva desde Nueva York, donde vive.
Quien lo ve y oye, no da crédito a “sus salidas”. Canta y se mueve al son de la música de Farruko, uno de sus cantantes favoritos. Ama la música y oído tiene. Se mueve al ritmo de “Corazón de seda” y “No quiere enamorarse”, de Ozuna; y “Estoy planeando un secuestro”, que interpreta Romeo Santos.
Su desenvolvimiento inspira ternura.

La fama de Derek trasciende la pantalla de tablets y móviles. La “Mujer de Fuego”, Olga Tañón ansía conocerlo y “El Mayimbe”, Fernandito Villalona, quien lo llama sobrino, en un viaje a la Gran Manzana aprovechó para conocerlo. Jugaron, cenaron juntos y hasta lo invitó y subió al escenario en uno de sus conciertos en Nueva York.

En términos de béisbol, este niño “está rompiendo la liga” por espontaneidad.
Como dominicano siente la pasión por la pelota y se le vio apoyar a los Tigres de Licey y luego, en el Clásico Mundial, a los Plátano Power.

No se le escapa nada. “Sabe” de soplos en el corazón y hasta del efecto que causan las hormonas del pollo.
A su madre, por ejemplo, le dijo que quería conocer a Clarissa Molina, la modelo que nombraba Raúl De Molina para saber si era tan bonita como decía el presentador de “El Gordo y la Flaca”. Carolina le contestó: “Tú la viste en foto” y Derek replicó: “Mami, en persona, ¿tú no sabes que a las fotos les ponen filtros?”
Carolina —en Instagram @carolina2057 y con más de 513 mil seguidores— es la fan No. 1 de Derek y la primera sorprendida con sus respuestas. Lo trata como un príncipe, pero igual le jala las orejas cuando algo no sale bien.

A mediados de febrero, Carolina posteó una foto del niño con el mensaje: “Su boquita era tan pequeñita, recuerdo el día que su pediatra me dijo así tan crudo!! El no va a hablar. Pero mi fe es tan grande que ahora hay que mandarlo a callar... Tbt... Gracias, papá Dios".

No todo es risa en la vida de Derek, aunque su alegría y energía traspase las pantallas. En Nueva York, el pequeño es evaluado por una condición especial en los huesos que no le permite estirar las extremidades, reseñó el diario dominicano Listín Diario.

En videos se le ve desplazarse en motos y patineta. Tras cada video que su madre postea, le llueven bendiciones, besos y saludos.
Hace unos 20 días, a través de una foto hicieron saber: “Mis manitas casi completamente abiertas”. Antes, el médico —a quien Derek imita en voz y movimientos— asomó la posibilidad de colocarle prótesis en sus piernas.

No tiene limitaciones. Ha sido criado así. Vive su infancia feliz.
Derek también es la “delicia” de conductores de TV. En Estados Unidos lo han entrevistado en varios programas. En uno de ellos, Despierta América, consultado sobre sus deseos señaló con firmeza: “Antes que ser artista, prefiero ser doctor”.
Desea ser médico “para ayudar a las personas que no tengan recursos” y que padezcan su misma condición de salud. “Mi madre me dice que me daría bueno como abogado, pero prefiero ser doctor para así ayudar a todos aquellos que lo necesiten, a los niños, a los que tengan mi problemita”, afirmó.

Se robó el corazón de muchos venezolanos. Carolina, antes de Semana Santa, subió el video en el que el niño dice conocer lo que sucede en el país, porque su madre le contó, y pide estar unidos y rezarle a Dios.
La semana pasada pidió al presidente Nicolás Maduro proteger a la gente que está sufriendo y aconsejó a los padres y madres venezolanos no llevar a sus hijos a las protestas.

De Willy, su hermano mayor, es inseparable, pero discuten mucho. Los rounds los gana Derek y no todos ven bien esto y aconsejan a la madre evitar el bullying en casa.
Es un niño y como tal disfruta de los los postres y los ‘jalones’ de mango.
“Soy un pobre feliz”, comentó a su madre cuando le sirvieron “chinitos” (comida asiática).
—Dicen que quien come “chinitos” es pobre, entonces, yo soy un pobre feliz, porque esto está buenísimo”.

Su felicidad es su norte y Dios es el guía de la familia. Así lo deja saber: “Quiero decirles a los niños del mundo que no son felices, que no se rindan de luchar por ser felices, porque siempre hay un camino para ser feliz, siempre crean en Dios”.

NUESTRA PORTADA DE HOY

TEMAS

TAMBIÉN EN GENERAL