El Papa pide respetar “status quo” de Jerusalén para evitar tensiones

  • En General
  • Hora actualización: 06/12/2017 | 5:10 pm
  • Por AVN

"Mi pensamiento está ahora con Jerusalén. En este sentido, no puedo mantener mi profunda preocupación por la situación que ha surgido en los últimos días y, al mismo tiempo, dirigir un sincero llamado para garantizar que todos se comprometan a respetar el status quo de la ciudad, de conformidad con las pertinentes resoluciones de las Naciones Unidas", planteó Francisco.

El Papa Francisco pidió este miércoles "respetar el status quo" de Jerúsalen para evitar nuevos elementos de tensión.

El pronunciamiento del Sumo Pontífice se conoce luego que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que su país reconoce a la ciudad de Jerusalén como capital de Israel e informara que dio la orden al Departamento de Estado de los EE.UU. para que empiece los preparativos que permitan trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén.

"Mi pensamiento está ahora con Jerusalén. En este sentido, no puedo mantener mi profunda preocupación por la situación que ha surgido en los últimos días y, al mismo tiempo, dirigir un sincero llamado para garantizar que todos se comprometan a respetar el status quo de la ciudad, de conformidad con las pertinentes resoluciones de las Naciones Unidas", planteó Francisco, cita el portal argentino Todo Noticias.

Jorge Bergoglio recordó que "Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los judíos, cristianos y musulmanes, que en ella veneran los lugares santos de las respectivas religiones, y tiene una vocación especial por la paz".

En ese marco, el Papa Francisco añadió: "Rezo para que esa identidad sea preservada y reforzada en beneficio de la Tierra Santa, de Medio Oriente y del mundo entero, y que prevalezcan la sabiduría y la prudencia para evitar agregar nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulsionado y marcado por tantos crueles conflictos".

Cuando en 1948 se creó el Estado de Israel, la ciudad de Jerusalén, considerada sagrada tanto para musulmanes como para judíos, fue formalmente dividida en dos. La parte occidental quedaría bajo administración israelí, mientras que la parte oriental sería la capital del futuro Estado palestino.

Sin embargo, esto nunca se cumplió debido a las sucesivas guerras en Medio Oriente y desde 1967 -tras la Guerra de los Seis Días- Israel ocupó la región este.

Varios líderes árabes y mandatarios de otros países advirtieron al presidente de EE.UU. del peligro de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

NUESTRA PORTADA DE HOY

TEMAS

TAMBIÉN EN GENERAL