Ausencia de vacunas compromete salud de los niños

  • En Salud
  • Hora actualización: 16/05/2017 | 3:30 pm
  • Por Alejandro Salas

 Desde hace 10 meses, se viene agudizando el problema con las vacunas.

El escudo de defensa para la prevención de enfermedades virales y bacterianas, que son las vacunas, se va debilitando ante la escasez de las dosis requeridas para inmunizar de ciertos agentes patógenos a la población, en especial a los niños, como parte del sector más vulnerable ante esta problemática que se suma a la falta de medicamentos en el país.

La carencia de vacunas para prevenir enfermedades como papera, varicela, tétano, poliomielitis, tosferina, difteria y meningococo expone a los niños a un riesgo que compromete su salud y hasta su vida. “Los esquemas de vacunación deben ser sumamente estrictos y no se están cumpliendo de ninguna manera”, advirtió el doctor Jaime Furzán, pediatra con casi 50 años de experiencia en esa especialidad de la medicina.

Desde hace alrededor de un año, se viene agudizando el problema de la falta de vacunas para la aplicación de las dosis en los centros de salud, tanto públicos como privados.

La vacuna del neumococo es una de las más importante. Es vital, porque con ella se combaten las bacterias causantes de neumonía, sinusitis, otitis y meningitis que atacan a niños menores de tres años, informó Furzán.
Esta vacuna en el exterior tiene un costo que va de 50 a 60 dólares y un niño de 9 meses necesita tres dosis. “¿Cuántos padres pueden pagar eso?, ¿quién la puede pagar?”, se preguntó el especialista en pediatría.
Asimismo, alertó que para empeorar más la situación en Coro se están presentando casos de enfermedades como hepatitis viral: “Hay sin duda una epidemia de hepatitis A en la ciudad”. La vacuna que se aplica para esta enfermedad nunca la han suministrado desde las instituciones de salud públicas, sino que se aplica en centros privados. Tiene más de dos años que no se consigue en el país. En las aulas de clases de varios centros de educación en Coro, un buen número de estudiantes presentó síntomas de esta enfermedad.
En otro grupo se encuentra la vacuna del rotavirus, primer causante de diarreas en niños de seis meses de nacidos y así van contando la escasez de vacunas en sus dosis necesarias para prevenir una serie de enfermedades que son fácilmente prevenibles.

También está la vacuna del Bacilo Calmette-Guerin, mejor conocida por sus siglas BCG, que previene a los bebés contra enfermedades pulmonares, entre ellas la tuberculosis.

“Si no existe una inmediata atención, esto nos puede llevar a tener un grave problema de salud pública”, explicó Furzán, quien además ejerció el cargo de jefe del servicio de Neonatología del hospital de Coro hasta 2014.

Asimismo, en la lista de vacunas desaparecidas, se encuentra la pentavalente, que tiene cinco vacunas en una, como su nombre lo indica. Entre esas, está la prevención contra la difteria, una enfermedad que se creía erradicada y, a finales de 2016, se reportaron 13 casos en el estado Bolívar, tras resurgir a causa de los serios problemas de salud pública y de falta de medicamentos que hay en la actualidad.

“A eso súmale la falta de fórmulas lácteas y tendrás el peor resultado que se puede esperar. La salud de los niños está sumamente comprometida”, puntualizó.


RECUADRO1:

Las vacunas y su acción en el sistema inmunológico
BCG: suministrada a los recién nacidos para prevenir las formas graves de tuberculosis (meningitis y tuberculosis miliar).
PENTAVALENTE (DPT+HB+HIB): protege de difteria, tosferina, tétanos, hepatitis B y meningitis por la bacteria Haemophilus Influenzae tipo B; administrada a los 2, 4 y 6 meses de edad.
DPT: combate difteria, tosferina y tétanos; primera dosis a los 18 meses de vida, segundo refuerzo a los 4 años de edad.
SPR: contra la papera, rubéola y sarampión; a niños de uno y 4 años de edad.
TD: contra el tétanos y la difteria, suministrada a escolares, adultos, en especial mujeres en edad fértil de entre 15 y 49 años, y a personas expuestas, como carniceros, gancheros, recicladores, carpinteros, así como adultos mayores.

NUESTRA PORTADA DE HOY

TEMAS

TAMBIÉN EN SALUD