Microtraficante asesina a dos personas e hiere a cuatro

  • En Sucesos
  • Hora actualización: 10/08/2017 | 11:10 am
  • Por Gerardo Morón Sánchez

Juan Loyo Guédez, de 21 años, y Marlibeth Milagros Barrios Chirinos, de 31 años, fueron asesinados a manos de un sujeto conocido, quien trató también de silenciar a cuatro testigos, entre ellos una niña. 

Disparó contra todo lo que se movía dentro de la casa ubicada en la calle Urdaneta de Santa Cruz de Bucaral, a la que irrumpió este martes, pasadas las nueve de la noche. No quería dejar testigos. Hombres, mujeres y hasta una niña, seis personas en total, fueron blanco del arrebato del microtraficante que con el baño de sangre procuraba saciar su sed de venganza. Y en parte lo consiguió.

La dueña de la casa fue una de las muertas. Se llamaba Marlibeth Milagros Barrios Chirinos y tenía 31 años. Recibió disparos en la región occipital y dorsal, mientras que Juan Daniel Loyo Guédez, de 21 años, del sector Lomas de Unión, recibió tiros en la cabeza que causaron exposición de masa encefálica y la muerte en el mismo hospital donde fue llevada Marlibeth, de quien se dijo era su pareja.

El pistolero siguió disparando a diestra y siniestra alcanzando a herir en el hombro izquierdo y ambas manos a Luis Daniel Bolívar Romero, de 23 años; en el abdomen a Lili Mireya Chirinos, de 53 años; en la región abdominal a Nuxari Chirinos Vargas, de 11 años, hija de Marlibeth; y en la región hipogástrica al agricultor Ronny Chirinos, de 34 años, quienes minutos después que el criminal huyó fueron conducidos al hospital del pueblo y trasladados tres de ellos en carro particular al Hospital Doctor Alfredo Van Grieken de Coro.

Un asesino muy familiar Que el pistolero pretendiera acabar con la vida de los seis inquilinos cobraría sentido horas después cuando sobrevivientes y testigos reconocieron como autor del atentado a un drogadicto y microtraficante de drogas apodado “el Tuerto”, de quien se dijo es familiar cercano de Marlibeth Milagros Barrios Chirinos, dueña de la casa y una de las víctimas mortales, lo que explica que se haya ensañado con ella al dispararle en la cabeza.

Alias “el Tuerto” había estado presumiendo de lo que pretendía hacer, especialmente con su pariente, contra quien se había enguerrillado aparentemente por “una mercancía” que la misma le entregó incompleta y por la cual se había negado a responder. Cuerpos policiales creen que esa mercancía tenga que ver con sustancias estupefacientes, sospechas basadas en que el criminal y ahora fugitivo es un consumidor y uno de los mayores distribuidores de droga en el municipio Unión, negocio ilícito con el que presuntamente la hoy occisa comenzaba a hacerle sombra, según fuentes al tanto del caso. Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en conjunto con funcionarios del Centro de Coordinación Policial 4, al mando del comisionado agregado Robeth Leen, allanaron varios inmuebles frecuentados por el criminal, sin embargo, la captura del mismo se mantiene como una tarea pendiente para terminar con ese caso que está policialmente esclarecido. 

NUESTRA PORTADA DE HOY

TEMAS

TAMBIÉN EN SUCESOS