Lo último

Israel Colina: Punto Fijo no tiene partida de nacimiento

febrero 28, 2018

Regmy Castañeda

Redactado por: Regmy Castañeda

El escritor de crónicas y vivencias de Punto Fijo alegó que el 27 de febrero se celebra es el decreto del nacimiento de Carirubana como distrito.


Punto Fijo, ¿tiene o no tiene historia? ¿Qué tanto conocen la comunidad paraguanera y los habitantes de Falcón sobre esta ciudad? ¿Es acaso solo un punto referencial de compra o solo la sede del centro de refinación más grande del mundo?

Muchas son las preguntas que hay sobre la llamada ciudad del viento; por ello, el escritor Israel Antonio Colina, autor de varias crónicas en su libro inédito titulado “El almacén de mi abuelita y otras crónicas”, sostiene que todo pueblo, por muy pequeño que este sea, tiene su historia.

Colina, quien en el contexto del 48 aniversario de esta ciudad muestra un brillo avasallante en sus ojos, aclaró que el 27 de febrero de 1970 no se fundó Punto Fijo, sino que esa fecha fue cuando las autoridades de ese entonces permiten que esta ciudad petrolera pase a ser un distrito propio separándose del distrito Falcón.

El escritor afirmó que fueron muchas las luchas para que Carirubana se separara del distrito Falcón teniendo como capital Punto Fijo, ya que reunía todas las características, incluyendo la poblacional y territorial.

Un punto campesino

Israel Colina dijo que, antes de la llegada de las petroleras, en la península las personas vivían del trabajo del campo y el mar, la cosecha de frijoles y otros rubros, y que con burros iban para la sierra cargados de carne y pescado salado para la venta o intercambio por maíz, quinchoncho, caraotas y otras mercancías secas para abastecer las bodegas y otros locales que había en esa zona.

Dice que a raíz de la llegada de las petroleras, la gente comenzó a concentrarse más en la zona costera (hoy Punto Fijo). Afirmó que en el asentamiento de la Mene Grande Oil Company —donde hoy está la base naval Juan Crisóstomo Falcón— funcionaba el campo de la gerencia y a poca distancia, el ambulatorio. Refirió que en ese campo de almacenamiento de crudo se guardaba el rubro traído desde la costa oriental del lago (Zulia).

Un pase del rural al petrolero

Colina afirmó que con la llegada de las empresas petroleras como Venezuela Oil Company y posterior la Mene Grande Oil Company en la década de los años veinte, la Paraguaná rural comenzó a salir de los campos para trabajar en estas compañías, las cuales pagaban más que los dueños de los puntos de siembra. Allí se fue abandonando el campo en búsqueda de mejores salarios.

“Un obrero del campo para aquella época ganaba dos bolívares diarios. Cuenta mi padre que uno de estos de la empresa de Mene Grande le preguntó a unos obreros ‘¿Cuánto gana un obrero acá?’, y uno de ellos salió y le dijo que ganaban 2 bolívares, de tal hora a tal hora, y este le dijo ‘Bueno, yo les voy a poner algo mejor, les pagamos cuatro y se vienen con nosotros’. Mi papá dice que bueno, si él no dice nada, seguro les hubieran pagado más” (risas), relató Colina.

Con la llegada de las empresas Shell y Creole Petroleum Corporation en la época de los cuarenta, llegaron personas de todas partes del país y comenzó a sufrir aún más el campo por el traslado de los obreros a las industrias petroleras; sin embargo, se comenzó a registrar el ingreso de inmigrantes, principalmente de las comunidades árabes, quienes ocuparon las calles de la avenida Bolivia y Colombia; luego los europeos, italianos, portugueses, entre otros, que formaron la mezcla de nacionalidades que abrieron más el compás comercial.

Punto Fijo ¿qué significa?

Se dice el que autor de ese nombre fue don Rafael González, ya que él jugaba dominó con otros obreros de la empresa Mene Grande. “En las tardes él salía y decía ‘Vamos a jugar en el punto fijo’ e iba a visitar a su novia, que fue su esposa de toda la vida, allí mismo en el ‘punto fijo’ o la calle Comercio, y así se fue formando ese punto que hasta la fecha es la ciudad que tenemos”, dijo.

 

En la calle Comercio, estaba el punto fijo donde don Rafael González jugaba dominó; allí se le ubicaba cuando iba a visitar a su novia, quien luego se convirtió en su esposa de toda la vida. Foto/ Cortesía

 

 

Época de recreación

La llegada de las petroleras no solo trajo las zonas de tolerancia (burdeles, bares, etcétera), sino que también abrió paso a la recreación por medio de los cines; décadas atrás los paraguaneros podían disfrutar las películas en el cine en Punta Cardón, Carirubana, Adaure, Buena Vista, Pueblo Nuevo, entre otros, los cuales tenían un cobro de real y bolívares.

 

 

Foto principal / Carlos García

Etiquetas: , ,

Regmy Castañeda

Periodista - Fotógrafo Vivir los buenos momentos y creer en un mejor futuro