Lo último

FALCÓN

De 250 unidades de transporte público, están rodando solo 80 en Coro

marzo 26, 2018

Gerardo Morón Sánchez

Redactado por: Gerardo Morón

Para que tengan un ejemplo de la crisis: de 60 busetas que la Carabobo tenía prestando el servicio de transporte en Coro, solo están rodando tres. Las demás líneas también han mermado su flota de unidades, tanto que, de 250 que había hace 2 años, actualmente están circulando 80 aproximadamente, gracias a que sus conductores resuelven las reparaciones con repuestos de otros vehículos, usan cauchos vulcanizados o media vida, y aceite quemado.


Euclides García es una fuente de obligatoria consulta cuando se trata de hablar de transporte público en Coro, municipio Miranda. Desde la plaza Linares, en la avenida Manaure, entre calles Churuguara y Mapararí, donde lleva 22 años llevando el control de las busetas que transitan por el pleno corazón comercial de la ciudad, ha sido testigo de la abundancia, cuando las líneas prestaban el servicio con una amplia flota de busetas.

Igual ha sido testigo de las dificultades, sobre todo en este último bienio, donde los parques automotores se fueron reduciendo, ya que algunas líneas claudicaron y otras, con escasas unidades, se mantienen prestando el servicio a pesar de que las tarifas no les reportan ganancias y resultan insuficientes para comprar cauchos, baterías, repuestos, cubrir gastos de mantenimiento y cambio de lubricantes.

“Hace 4 años, la línea Carabobo tenía hasta 60 busetas prestando el servicio; hoy apenas tres unidades. Los Cinco tiene circulando 2 de 17; la Cooperativa Los Médanos, 2 de 11; La Petijo ya paró las 4 que aún tenía de su flota de 12, por falta de repuestos, cauchos y lubricantes, un problema generalizado y que está impidiendo la prestación oportuna del servicio”, opinó el popular “Chiye”.

Caída vertiginosa

Un registro del Instituto Municipal de Tránsito y Transporte (IMTT) coincide en que, hace dos años, la flota era considerable; eran al menos 250 unidades operativas prestando el servicio a los habitantes del municipio Miranda; pero pasado año y medio, la balanza se fue en picada al reducirse la flota operativa a 180 unidades, el equivalente al 72%.

En la actualidad, el parque rodante ronda las 80 unidades, es decir, el 32% de los vehículos de transporte que estuvieron rodando en el año 2016.

El parte que manejaba el IMTT hasta hace unas semanas o meses era de 55 busetas aproximadamente, 20 vehículos de 5 puestos en la zona urbana, y de 21 vehículos prestando el servicio hacia las zonas foráneas, cantidad que se —intuye— sigue descendiendo, debido a los estragos que causa lo que autoridades gubernamentales llaman “guerra económica” y “dólar paralelo”, que impactan de manera notoria en los precios de cauchos, repuestos y lubricantes.

El parte de unidades operativas era, en cuanto a vehículos de 5 puestos, de Las Velitas-Centro, 6 carros; Cooperativa Nueva Velita, 5; Las Eugenias, 4, y Cruz Verde, 8. En cuanto a las busetas o buses que prestan el servicio dentro de la ciudad, el registro llevado por el IMTT antes de esta semana indicaba América Libre, 2; Divina Luz, 6; Punto Coriano, 7; Médano, 5; Carabobo, 3; Los Cinco, 6; Mapegadaro, 1; Cooperativa Los Médanos, 2; Unión Conductores Los Médanos, 3; Manaure 5, y Caujarao, 5. Respecto a las líneas foráneas, Seminario tenía 10; San Rafael 4; Familia 3, y Bejuquero, 4, que además de un servicio intermitente, no satisface la demanda de usuarios en el caso de la parroquia Guzmán Guillermo.

Alternativas y riesgosas

Las unidades alternativas, como “las perreras”, “chirrincheras” o “cochineras”, o carros particulares, a pesar de sus conductores no estar organizados ni autorizados para la prestación del transporte público, están ayudando a los mirandinos a llegar a sus trabajos o instituciones educativas, así como a regresar a sus hogares, lo que a juicio de María Peña conlleva su riesgo. “Tan pronto llega uno de esos carros, corremos y nos encaramamos para irnos a riesgo de desprendernos sobre la marcha”, admitió.

“La espera es interminable, nos embarga el desespero y de paso, pasamos hambre y sed en esa larga espera. Tengo 63 años de edad y sufro a diario por la falta de transporte, como muchos otros habitantes de la parroquia Guzmán Guillermo. Ojalá el gobierno se conduela y emplee un plan de contingencia para movilizar a este ‘pocotón’ de gente en la mañana y la noche, y que cobre tarifas justas, porque cada quien quiere cobrar lo que les da la gana: 5.000 para venir y 5.000 para ir, 10.000 diarios que es lo máximo que nos da un banco. ¿Y cómo comemos?”, fustigó Francisca Chirinos.

Órgano Superior del Transporte, activado

El Órgano Superior del Transporte está al tanto de la situación y, en reunión sostenida con los transportistas la pasada semana, estableció estrategias, a petición del gobernador Víctor Clark, para atender la demanda en relación con los lubricantes y su regularización. “De ahora en adelante, se hará la entrega correspondiente de lubricantes, que será frecuente y oportuna”, anunció Carlos Brett, secretario general de gobierno.

En tanto que Américo Parra, presidente de Transfalcón, anticipó que esta misma semana se beneficiarán a aproximadamente 300 transportistas con 9.000 litros de lubricantes, lo que permitirá normalizar el transporte y beneficiar a los usuarios, no solo del municipio Miranda, sino de aquellos de los ejes Paraguaná y La Vela.

Reinaldo Chirinos, de la Fuerza Bolivariana de Transportistas del estado Falcón e integrante del Órgano Superior del Transporte, consideró que “a mediano plazo, podremos ver la recuperación progresiva de la flota del transporte, que es lo que queremos nosotros y pide la gente que se beneficia del servicio. Eso se va a traducir en un pueblo no perjudicado por una tarifa excesiva del pasaje, porque no se aumenta porque se quiere especular, sino porque el bloqueo económico, el ataque a través de las casas de repuestos y lubricantes, es lo que nos impulsa en algún instante a pedir aumento”, auguró Chirinos.

 

 


Foto/ Luymar Mota

Etiquetas: , ,

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".