Efemérides

DÍA DE LA DANZA | Conozca la historia de Danzantes: una pasión que forma y baila

La escuela y grupo de baile lleva casi cuatro años recorriendo escenarios y formando a niñas en el arte de la danza. El trabajo que realizan Vianka, Vanessa y Marjorie ha venido cosechando frutos apostando siempre por el rescate de los valores y la cultura.


Vianka, Vanessa y Marjorie llevan la danza en sus venas. Juntarse para ser multiplicadoras de este arte fue una aventura en la que se enrumbaron desde hace ya casi cuatro años al formar la compañía Danzantes, agrupación y escuela de baile para niñas en Punto Fijo que con el tiempo ha venido destacando en escenarios locales y nacionales, marcando pasos firmes en la defensa de la cultura y el folclore venezolano.

Fue entre el zapateo, el faldeo y los aplausos del público que ovacionaban el homenaje al maestro de danza William Andrade, en el año 2011, cuando estas tres bailarinas descubrieron que juntas podían hacer más. Y lo hicieron.

El primero de septiembre de 2014 fundaron la compañía dancística de la que hoy forman parte en la escuela unas 48 niñas, de cuatro años en adelante; y otras 15 bailarinas en las categorías preinfantil, infantil y juvenil integran el grupo.

Las jóvenes de 15 años se encargan de impartir las clases de calentamiento a las niñas de la escuela antes de entrar a las coreografías que preparan Marjorie y Vanessa.

Danzantes forma a niñas en distintos géneros del baile que van desde el preclásico y contemporáneo hasta el folclórico y nacionalista, siendo estos últimos sus más dominantes y con el que se han encargado de inculcar en las alumnas el sentimiento de pertenencia por la cultura.

“A pesar de que toda la cultura pop y urbana es la que está de moda, a nuestras alumnas les encanta bailar joropo, tambor… incluso tenemos niñas de cinco años que hacen un zapateo, un joropo recio… Y a nosotros nos llena de orgullo que nuestras niñas se inclinen por nuestras raíces y cultura, y las apoyamos para seguir apostando a lo nuestro”, comentó orgullosa Vianka Laguna, quien junto a su hermana Vanessa Laguna, y Marjorie Martínez, presiden la compañía de baile.

Contando desde sus inicios con el apoyo del Instituto de Cultura de la alcaldía de Carirubana, Danzantes ha subido a importantes tarimas y organizado eventos con los que han marcado pauta en la movida dancística.

«A nosotros nos llena de orgullo que nuestras niñas se inclinen por nuestras raíces y cultura, y las apoyamos para seguir apostando a lo nuestro”.

Sus primeros aplausos como agrupación, los recibieron al presentarse en el festival de danza nacionalista de Yolanda Moreno en el centro comercial Sambil Paraguaná, obteniendo el premio a mejor traje de fantasía. Desde entonces, su trabajo se fue expandiendo y dando a conocer. 

La escuela y grupo de danza se preparan durante todo el año para mostrar diferentes presentaciones, bajo la dirección de tres bailarinas que juntaron su talento desde el 2014.

Entre el baile y la pasarela

Luego de semanas de clases y ensayo, la escuela presentó en diciembre de 2014 su primera muestra de baile. El evento significó todo un reto para la incipiente academia que trabajaba para entonces con niñas de dos años, pero que luego de ver la desenvoltura de las pequeñas en el escenario deciden ampliar su formación hacia el campo del modelaje.

Sin considerarse como escuela para modelos, sino más bien la combinación del baile y la fotopose, surgió la idea de organizar los fashion show de Danzantes. La primera edición en 2016 tuvo la temática hawaiana y la segunda fue primaveral.

Las participantes además de bailar, desfilan creaciones exclusivas como en trajes y accesorios de diseñadores regionales que apoyan el evento. Para junio de este año organizan la tercera edición de la cual –aunque no adelantaron detalles– prometen grandes sorpresas.

Además de los fashion show, la compañía Danzantes también se encarga de organizar el festival bioanual de danza nacionalista, cuya primera edición se celebró en 2016 y el grupo Siraba de Santa Ana ganó el primer lugar. Para este 2018 ya están trabajando en la montaje de la segunda entrega.

El trabajo de esta academia es constante. Muestra de ello es su agenda siempre activa que incluye participación en comparsas de los Carnavales Turísticos del municipio Carirubana, presentaciones en el Día de la Danza, muestras vacacionales y de fin de año, así como los ya mencionados eventos que producen a lo largo del año.

Durante el primer Festival de Danza Nacionalista organizado por Danzantes las pequeñas demostraron su talento y preparación.

Una enseñanza que apasiona

Para poder mostrar los resultados, la escuela dicta sus clases a las niñas los días lunes y miércoles de seis de la tarde a siete de la noche en los salones internos de la cancha acústica del parque metropolitano de Punto Fijo, espacios acondicionados y prestados por la alcaldía en apoyo al trabajo que vienen realizando en pro de la cultura.

Allí, las instructoras se encargan de formar en la iniciación de la danza a las pequeñas bailarinas; un trabajo que requiere de pasión y paciencia, refirió Marjorie Martínez. Las alumnas reciben formación en cuanto técnicas y elementos de la danza, géneros dancísticos y dominio del miedo escénico; no obstante, –mencionó la coreógrafa– la mayor enseñanza es moldear la disciplina y responsabilidad de las niñas para hacerlas unas futuras ciudadanas de bien que puedan desenvolverse en cualquier ámbito de su vida.

“El trabajar con niñas es algo que nos apasiona porque nos llenan de energía; nosotros le enseñamos y ellas aprenden de una forma divertida”, expresó Martínez, comentario que apoya Vanessa Laguna al describir que lo mejor de su trabajo es fomentar en las pequeñas la pasión con las que ellas crecieron.

Sin embargo, el trabajo que realizan Vianka, Vanessa y Marjorie depende  fundamentalmente del apoyo y compromiso de las representantes que son quienes deben motivar a sus hijas a desarrollar sus talentos.

Grupo juvenil Danzantes durante coreografía Gavilán sauce. Coreógrafa Vanessa Laguna.

El baile pendiente

Con casi cuatro años en los escenarios, incontables presentaciones y títulos ganados, aún la compañía Danzantes tiene un “baile pendiente”. Y es que tanto para quienes dirigen la compañía y sus bailarinas, el mayor anhelo es poder contar con sede propia donde puedan tener mayores comodidades y espacios óptimos para un mejor desenvolvimiento.


Fotos: Iván Martínez / Cortesía Danzantes
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Diario Nuevo Día - Noticias en Falcón