Sucesos

Los ocho crímenes de extranjeros que conmocionaron a los falconianos

El crimen del comerciante de Portugal, Amandio Marques Carapina, a manos de un sicario contratado por su hijo, es el más reciente en la lista de ocho extranjeros asesinados en el estado Falcón en los últimos seis años.


Amandio fue ejecutado por Aswuin, de 28 años, con un tiro en la occipital en el interior del baño de la quinta Maral, ubicada en la calle Miracielos de la urbanización Santa Fe del municipio Carirubana; un crimen encargado que intentó hacer parecer como robo residencial, siguiendo el libreto del plan ideado por el hijo, de 34 años. El parricidio fue esclarecido el mismo martes 19 de junio por efectivos del Eje de Homicidios de la subdelegación Punto Fijo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

El hijo planificó el asesinato de su padre Amandio Marques Carapina, que fue consumado por un sicario ya detenido.

El libanés que era campeón de tiro defensivo y precisión

Hicham Bassan, asesinado. Archivo

De los extranjeros asesinados en los últimos años en el estado Falcón, este es el primero que involucra a un hijo de la víctima como autor intelectual. Pero ha habido otros casos, igualmente relevantes, en su mayoría por resistencia al robo, como el de Hicham Bassan Rabah El Hassani, de 31 años, hecho ocurrido en su casa, donde también tenía su negocio ubicado en la calle Falcón entre calles Bolívar y Brasil.

Nativo de Beirut, Líbano, había sido evacuado de ese país en junio del 2006, pasando a España y finalmente regresando a Venezuela, y el estado Falcón. Único varón de tres hermanos, se había desempeñado como empresario de la firma Luminicente, pero a la vez era abogado y campeón estadal de tiro, ganando varios premios en competencias nacionales, algunas veces en representación de organismos de seguridad, donde en ocasiones prestó apoyo.

Aquella tarde del primero de julio del año 2012  Hicham Bassan fue desarmado y asesinado al ser víctima de unos atracadores que cometían un hurto en su apartamento del edificio de la Casa de Las Cortinas.

 Otro libanés asesinado por banda procedente de Maracaibo

El segundo asesinato de ese año 2012 se cometió el 31 de octubre, en la urbanización Señorial del sector Puerta Maravén. Mhamed Musa Yazda, de 39 años de edad, fue sometido por al menos cinco maleantes que entraron a robar a su casa. Tras el disparo, el comerciante falleció en el trayecto a una clínica de Punto Fijo, en tanto que los criminales huyeron en un Ford Fusion, negro con gris.

La víctima, nativa de Libia, era dueña de la perfumería Picasso y de la lencería Wold Import, ubicados en el Centro Comercial La Florida. Una banda procedente de Maracaibo cometió el crimen.

Mhamed Musa Yazda fue asesinado por atracadores en Punto Fijo. Foto/Archivo

Al menos uno de los asesinos, natural de Maracaibo, fue detenido por el CICPC y procesado por homicidio calificado en la ejecución de un robo agravado, según el expediente IP01-P-2013-001789. En archivos policiales figuraron como involucrados José Miguel Vílchez, Wilfred Medina Franco, Janmil Carolina Medina Vílchez, Mauricio Arturo Lugo Vílchez y Moisés David Lugo Vílchez, este último acribillado a tiros por sicarios cuando estaba en primera base en un juego de softbol que estaba en el séptimo inning en el estadio Profesor Luis Medina de Maracaibo.

Otro árabe, asesinado por encapuchado en Tucacas

El 6 de septiembre del 2015, Madji Charafaldin Sall, de 38 años, fue asesinado en las residencias Said 3 de Tucacas, municipio Silva. De acuerdo con la versión oficial, escuchó ruidos en el patio de la casa y cuando se acercó a verificar, fue asesinado de un disparo en la región lumbar por un encapuchado que entró a robar, según el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

El enfermero cubano

El 15 de agosto del 2016 en una vivienda del sector la Sabana de Churuguara, municipio Federación, fue asesinado el misionero cubano Nordanis Ortiz Llacer, de 39 años, nativo de Guantánamo.  Estaba en el país laborando como enfermero desde septiembre del 2015, y tras el fallecimiento en accidente de tránsito de su hermano, tomó la decisión de regresarse a su país para encargarse de la familia.

A una semana del viaje de retorno, fue abordado por delincuentes que  le robaron los dólares que tenía dispuestos para el viaje. El cubano fue amordazado, maniatado y asesinado de tres puñaladas. El CICPC detuvo a uno de los implicados quien está preso en la Comunidad Penitenciaria de Coro.

Nordanis Ortiz, oriundo de Guantánamo, fue asesinado en Churuguara para ser despojado de los dólares destinados para regresar.

Iba a viajar y lo asesinaron para también robarle los dólares

El 5 de octubre, también del 2016, asesinaron a Mazeh Muhana El Tawil, de 41 años, también para robarle dólares. El crimen fue cometido a las 10:30 de la noche cuando llegaba a su casa en la urbanización La Florida de Los Perozo, en Coro, municipio Miranda. Los criminales huyeron en su Toyota Camry, gris, placas AB943AB, que dejaron por el sector Arenales. Alguien de su entorno de amistades, lo habría «pichado» en cuanto a los dólares que tenía para viajar.

Mazeh Muhana El Tawil, de 41 años, fue asesinado por criminales que le robaron los dólares que usaría para viajar. Foto/Archivo

El palestino que fue asesinado por el hijo de su sirvienta

El martes 14 de febrero del 2017, en el parcelamiento Santa Ana, calle las Palmas, entre Araguaney y calle Samán, de Coro, municipio Miranda, asesinaron a Mustafá Ahmad Ibrahim Suleiman, de 67 años, oriundo de Palestina. Tenía 42 años en el país y vivía solo. Ese día, en la mañana, cuando abría la puerta, fue sometido por un un criminal que lo estranguló con un cable y dejó muerto en el sofá.

Que Mustafá Ahmad Suleiman quedase muerto sobre el sofá gris, con la cabeza apoyada sobre una almohada y cubierto del cuello a los pies con una sábana, más que una señal de remordimiento de los asesinos, fue para los sabuesos del CICPC un indicio de que los responsables eran conocidos. Lo terminó de corroborar el hecho de que ninguna de las puertas de la casa ubicada en la calle Las Palmas, entre calles Araguaney y Samán del Parcelamiento Santa Ana, estaban violentadas.

Mustafá Ahmad Suleiman fue estrangulado por el hijo de la mujer que le trabajaba de sirvienta, quien fraguó el robo. Foto/Archivo

 

Mustafá Ahmad  le abrió la puerta a quienes terminaron de asesinarlo. Por eso, la noche del martes 14 de febrero no acudió a la la mezquita Bilal Ibin Rabah, ubicada en la avenida Independencia de Coro. Unos anillos de oro, relojes, dinero y una pistola le robaron al musulmán, quien había llegado a Venezuela en el año 1975 luego de haber vivido en Nicaragua, donde uno de sus hermanos luchó en la revolución Sandinista, revuelta popular contra el dictador Somoza.

El CICPC determinó que el robo fue fraguado por una mujer que le trabajó en el servicio y que el crimen lo cometió el hijo. Ambos fueron detenidos el primer de marzo de ese año, según informó en su momento la policía científica. Como Mustafá Ahmad, vivía solo, de esa condición se aprovecharon quienes le causaron la muerte estrangulándolo con un cable de teléfono. Fue la mujer de servicio, Arelis del Valle CP, de 45 años, la primera en codiciar sus bienes, sin embargo fue su hijo José Manuel CC, de 18 años, quien abusó de la hospitalidad del palestino y de que este le abrió varias veces las puertas de su casa, para cometer el robo  que terminó con homicidio, cometido en complicidad con otro individuo, hasta ahora prófugo.

El conmovedor caso de los esposos Goncalves, de origen portugués

En lo que va de 2018, la muerte de extranjeros que conmocionó a los falconianos, antes del caso del portugués Amandio Marques Carapina, fue el de Bernardette Abreu de Goncalves, de 74 años, a manos de su esposo, también de nacionalidad portuguesa, Aires Mario Abreu de Goncalves, de 86 años, quien se suicidó con el mismo revolver, hecho ocurrido el 25 de marzo en su apartamento ubicado en el edificio Maribetty, esquina de la calle Cristal con avenida Rómulo Gallegos del sector Cabudare 2 de Coro, municipio Miranda.

Bernardette Abreu de Goncalves, de 74 años, murió a manos de su esposo Mario Abreu de Goncalves, quien se suicidó. Foto/Archivo

El secuestro de Odette Tabán

Adicional a estos lamentables hechos, se le suma la desaparición de Odette Tabán de Mouzalberk, comerciante árabe quien fue secuestrada por integrantes de una banda organizada en la avenida Pinto Salinas de Coro, mientras compraba frutas el 25 de febrero del 2011, fecha en la que, desde entonces, no se ha vuelto a saber de ella.

La comerciante Odette Tabán fue secuestrada el 25 de febrero del 2011 y desde entonces, no se ha vuelto a saber de ella. Foto/Archivo

Foto/Archivo

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar