Tendencias y curiosidades

Descubre cómo tratar el acné en adultos

Muchas personas piensan el final de la adolescencia, es también el final de la pesadilla del acné, pero se equivocan. En muchas ocasiones, es una de las herencias de la adolescencia que continúa durante la madurez, es decir, en personas de los 25 a los 50 años o más.


Aunque no lo creas, el acné no es una condición exclusiva de la adolescencia. También puede aparecer durante la edad adulta, creando problemas de autoestima.

 

«El acné en los adultos puede causar un impacto emocional fuerte. Su efecto puede llegar al punto de afectar la calidad de vida de una persona, tal como lo hacen otras enfermedades. El acné en la madurez afecta aproximadamente de un 25% a un 40% de los hombres y por lo menos, a la mitad de las mujeres adultas», expresó el dermatólogo José Medrano.

 

A criterio del especialista, se considera acné en adultos cuando aparecen  granos después de los 25 años, pero puede aparecer en cualquier edad. Las causas por las que aparecen estas erupciones en la piel son diversas y es importante definirlas.

 

«La principal causa del acné en los adultos es el sebo, una sustancia grasosa producida por las glándulas sebáceas de la piel, esta sustancia grasosa obstruye los poros, creando un ambiente perfecto para las bacterias y produciendo la inflamación en los granos. Algunas veces, la causa más común de los brotes es el exceso de producción de andrógenos (las hormonas masculinas)», añadió Medrano.

 

El componente hormonal, es en general, una causa común, pues cuando se presenta un desequilibrio en las hormonas femeninas como el estrógeno, también se crean brotes. Algunos cosméticos y medicamentos como los cortico-esteroides también contribuyen a la aparición del acné durante la edad adulta.

 

 

¿Cuál es el tratamiento ideal?

Lo ideal, es consultar un dermatólogo, quien seguramente recetará cremas medicadas y pastillas que ayudan a la eliminación del acné.

 

Mantener la cara limpia. Esto elimina las impurezas, las células muertas y el exceso de grasa de la superficie de la piel.

 

Hidratar la piel. Es importante utilizar una crema hidratante que ayude a reducir al mínimo la sequedad y descamación de la dermis.

 

Usar poco maquillaje. Seleccionar los cosméticos libres de aceite, sin colorantes ni productos químicos.

 

Cuidado con los productos para el cabello. Evitar el uso de aceites y productos químicos agresivos en el cabello.

 

Mantener las manos fuera de la cara. No tocar el rostro porque se puede transmitir las bacterias, e irritar la piel, tampoco apretar las espinillas o los barros con los dedos, porque eso genera una mayor infección y cicatrices.

 

Mantenerse alejado del sol. Los rayos ultravioleta aumentan la inflamación y el enrojecimiento.

 

Alimentar la piel. Evitar los alimentos grasosos y la comida chatarra ayuda a la salud en general.

 

Hacer ejercicio de manera regular. La actividad física es buena para la piel, porque reduce la ansiedad y aumenta el flujo sanguíneo hacia todos los órganos.

 

Relajarse. Existen investigaciones que correlacionan el estrés con la gravedad de los granos o acné.

 

 

Etiquetas
Mostrar más

Jacqueline Finol

El periodismo es ver pasar la historia con boleto de primera fila

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar