Especiales

Carlos Ulacio captura la esencia de la gastronomía

Evaluar y evolucionar son algunas de las virtudes que debe tener el fotógrafo que decide dedicarse a esta tendencia.


Con apenas 24 años, el fotógrafo zuliano Carlos Ulacio se ha dado a conocer en el país y fuera de él por captar los mejores ángulos de la gastronomía. Es licenciado en Comunicación Social y, además de fotografiar, dicta talleres y seminarios de este oficio.

Responsabilidad, dedicación y mística por la fotografía. / FOTO CORTESÍA

 

 

 

Esa chispa creativa lo llevó a fundar la empresa Huhuclub Fotografía que hoy por hoy es la número uno en el márquetin digital gastronómico. Junto a su esposa Anaís, manejan todo el concepto creativo y fotográfico de las redes sociales de varios restaurantes de la capital falconiana. Con motivo del Día de la Fotografía, él nos relata algunos aspectos de su formación y experiencia en este oficio.

—¿Cómo te interesaste en la fotografía?

—Descubrí el mundo de la fotografía no con la carrera, sino en la práctica con Javier Ferrero y con la tutoría de mi profesor Luis Perdomo; con ellos dos le comencé a agarrar amor a la fotografía, ya que anteriormente me inclinaba más por la televisión, y eso cambió cuando conocí a esas dos personas en la práctica más que todo, con Perdomo en la documental y Ferrero, en la gastronómica.

—¿Qué es lo que más te gusta de esta profesión?

—A mí me llena es el resultado, no tener la cámara, el propósito que tuve con esa cámara en mano, porque tengo dos propósitos; una: la fotografía documental, la personal que hago en viajes, y la otra fotografía gastronómica, que mi fotografía te incite a ir a un restaurante, que te haga feliz, porque al fin y al cabo cuando vas allí es porque quieres ser feliz.

—¿Te apasiona tu trabajo?

—Para que la gente tenga una idea, una sesión fotográfica gastronómica puede durar hasta siete horas, muchos se cansan, pero los que han están conmigo y llegan hasta el final, siempre me verán de buen humor… amo lo que hago porque me conecto con las personas, la cultura y lo que comen las personas.

—Fotografía gastronómica, una nueva tendencia, ¿qué se debe hacer para su éxito?  

—El cómo y dónde vas a trabajar implica que debes instruirte, el fotógrafo debe estudiar bien el mercado, la gastronomía, neuromarketing, en fin, estudiar de todo porque hoy en día, como hay mucha información, hay mucha demanda de calidad… lo más transcendental es que te instruyas.

Si impartes tus conocimientos, llegarás lejos. / FOTO CORTESÍA

—¿Cuál es la esencia del fotógrafo?

—La honestidad, humildad y mucha perseverancia; mientras más honesto sea el fotógrafo, más trabajo le va a llegar. Todo debe tener mucha perseverancia y su propósito claro.

—¿Qué tal tu experiencia dictando cursos?

—Hemos ido a la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, en la Universidad Rafael Belloso Chacín, la Universidad Bicentenaria de Aragua, la Academia le Gourmet, Occidente Culinario; hemos ido a Caracas, Barranquilla (Colombia), y tenemos programado una en Bogotá (Colombia), Cuidad Ojeda, entre otras.

—¿La mejor guía para tomar buenas fotos gastronómicas?

—  La práctica, ensayo y error; con lo que haces puedes hacer tu propia investigación, inclusive el material que doy en mis talleres no lo vas a ver en otro lado, porque todo ha sido de mi experiencia personal y la práctica.

 

Para Carlos, la fotografía es la vía con la que se conecta con la cultura y lo que comen las personas. FOTO/ CORTESÍA

 

 

“Fotógrafo que no comparte sus conocimientos no llega lejos”

“Mi pasión no es tener una cámara, es el resultado”

 

 

Fotógrafo gastronómico, social y documental

Miembro de la Asociación Civil Venezolana Occidente Culinario

Coautor del libro: «Ciudad Ojeda, huellas de fuego».

 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar