Tecnología

Hallan por primera vez los restos de un descendiente directo de dos especies humanas distintas

Se trata de una joven de madre neandertal y padre denisovano, hallada en la cueva de Denisova.


En una cueva de las remotas montañas siberianas ha aparecido un pequeño trozo de hueso, de apenas dos centímetros, perteneciente a una adolescente que vivió hace más de 50.000 años. Los análisis genómicos realizados por investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania han revelado un resultado sorprendente: la madre de la joven era una neandertal y su padre un denisovano, los dos grupos de homínidos extintos que habitaban Eurasia mientras se expandían los humanos modernos.

El recientemente galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018, Svante Pääbo, director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (MPI-EVA, en Alemania) es conocido por sus estudios genómicos en los que confirma los cruces de los humanos modernos con los neandertales y los denisovanos, ‘parientes’ cercanos extintos que habitaron, respectivamente, el oeste y este de Eurasia hasta hace unos 40.000 años.

De hecho, se piensa que aproximadamente un 2% del genoma de los humanos modernos no africanos procede del neandertal, y que algunos pueblos de Oceanía tienen en la actualidad cerca de un 5% de ADN denisovano.

 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar