Lo último

OPINIóN

El síndrome de Pilatos

septiembre 9, 2018

Redactado por: Crisanto Gregorio León

El mundo está eclosionando desde una especie de crisálida para metamorfosearse en una sin razón, en una proyección de lo pérfido, donde muchos hombres y muchas mujeres están obedeciendo directrices que los deshumanizan, que los alejan cada vez más de su concepción como imagen y semejanza del Creador.


Sin lugar a dudas, la vida es un ciclo, una repetición de comportamientos y de situaciones que dentro de su propio contexto no constituyen sino una evidente manifestación de que la psicología humana invariablemente responde a los mismos estímulos y que no obstante todo el empeño del propio hombre en evitar los errores del pasado, siempre e indefectiblemente los sigue cometiendo y para evadir las responsabilidades se las ingenia para endosárselas a otro.

Nadie quiere asumir sus máculas, nadie quiere asumir sus errores y en toda la historia de la humanidad podemos conseguir como hombres y mujeres sin importarles destruir al prójimo, se las ingenian para salir airosos de sus desafueros.

Hay a quienes les encanta burlar las leyes, esquivar las reglas de convivencia social, rehuirle a la sanción de sus monstruosidades y aprovechándose de privilegios hacen de este mundo para sus congéneres un verdadero tormento, por los sufrimientos que no deberían vivir por no pertenecerles esos errores.

Así, la culpa es repartida entre quienes inocentemente y a veces sólo son espectadores o simples fichas de un juego sucio en el cual se vieron circunstancialmente obligados a participar.

En estos tiempos donde todo se vive al revés, donde los valores han sido sustituidos por disvalores, donde la razón es usada como un arma de ilógica confusión para distorsionar la realidad, donde lo evidentemente incorrecto es utilizado para justificar lo injustificable; el mundo está eclosionando desde una especie de crisálida para metamorfosearse en una sin razón, en una proyección de lo pérfido, donde muchos hombres y muchas mujeres están obedeciendo directrices que los deshumanizan, que los alejan cada vez más de su concepción como imagen y semejanza del Creador.

Seguramente el propio padre del psicoanálisis Sigmund Freud, dentro de todos sus aciertos y equivocaciones, quedaría abismado por la expansión de este comportamiento inhumano y deshumanizante, por el cual a pesar del grado de evolución mental y los estadios superiores que se presumen en el hombre y la mujer del tercer milenio, a pesar de ello, hay quienes insisten en llevarse todo y a todos por delante, sin el respeto al prójimo, sin la menor consideración y sin filosofar sobre el efecto boomerang; según convenga lo negro es blanco y lo blanco es negro, porque nacieron para abusar, porque desnaturalizan la realidad, porque se aprovechan de la buena fe de los demás; porque sencillamente el mundo no está listo para ellos, porque nadie espera un comportamiento al revés y el mundo queda mudo , indefenso y perplejo; donde lo aberrante está cobrando cancha.

 

La música de los árboles

 

 


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , ,