Lo último

OPINIóN

La vida como tarea

septiembre 10, 2018

Redactado por: Antonio Pérez Esclarín

Quedaba solo en el mundo, con sus dolorosos recuerdos, pero con la firme decisión de vivir la vida intensamente y ayudar a otros a encontrar el  sentido y la misión de sus vidas.


El dos de septiembre se cumplen 21 años de la muerte del famoso psiquiatra judío Víktor Frankl.

Su mensaje a favor de la dignidad y la libertad del hombre, de los valores humanos y la esperanza, resultan muy pertinentes para cultivar una actitud positiva y militante en esta atormentada Venezuela de hoy.

En el libro “El hombre en busca de sentido”, donde relata su experiencia de tres años  en los campos de concentración nazi, confiesa que después de una carrera brillante en Viena, pasó a ser tan sólo el número 119.104 y se encontró “con su existencia literalmente desnuda”. La comida diaria era un plato de sopa aguada y un pedazo de pan.

El trabajo era durísimo, con temperaturas de hasta veinte grados bajo cero en invierno.

La tentación diaria de los presos era tirarse contra la alambrada electrificada.

Frank se prometió no quitarse la vida, sino ponerla al servicio de los demás, aliviar en lo posible su dolor.

Así fue aprendiendo “el arte de vivir”  y comprendió que “hasta las cosas más pequeñas pueden originar las mayores alegrías”.

Un día tuvo la posibilidad de huir, pero no quiso abandonar a un enfermo que lo necesitaba; “una vez tomada la decisión –escribe- encontré una paz interior que nunca había experimentado antes”.

El 27 de abril de 1945, fue liberado por las tropas norteamericanas.

Pero todavía le faltaba beber la copa del sufrimiento hasta las últimas gotas: poco a poco fue descubriendo que sus padres, su hermano y su esposa habían muerto en los campos de exterminio..

Quedaba solo en el mundo, con sus dolorosos recuerdos, pero con la firme decisión de vivir la vida intensamente y ayudar a otros a encontrar el  sentido y la misión de sus vidas.

A lo largo de toda su aventura humana, Frank siempre recordó una frase de Nietzsche: “Quien tiene un porqué para vivir, encontrará casi siempre el cómo”.

Quien tiene un ideal por el que luchar, no puede rendirse y su vida se irá llenando de sentido aun en las mayores dificultades y sufrimientos. Hasta el dolor puede ser una oportunidad de desarrollo, de aprendizaje, de madurez.

La plenitud de la vida está en el amor, en vivir para algo, para alguien, en ayudar a cada persona a descubrir y realizar su misión en la vida.

En su obra “La vida como tarea”, Frankl escribe: “La felicidad no hay que buscarla por sí misma; es una consecuencia, es el fruto maduro de una vida de entrega a los demás, de una misión cumplida”.

Y cierra su obra “El hombre en busca de sentido” con estas palabras: “Después de todo, el hombre es el ser que ha inventado las cámaras de gas de Auschwitz, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme y la cabeza erguida, musitando una oración”.

De nosotros depende: rendirnos,  lamentarnos o tratar de acomodarnos e incluso aprovecharnos del desastre que vivimos; o trabajar con decisión y pasión por salir de él.

Etiquetas: , ,