ComunidadFalcón

Fundación Carmen Virginia Martínez le regala otra cara a Carirubana

Han hecho una limpieza profunda a las calles, avenidas, cerros y orillas de playa de Carirubana, lo que se puede notar a simple vista.


La población de Carirubana muestra una nueva cara desde hace unas tres semanas. Un grupo de personas creó una fundación para devolverle su belleza natural que estaba empañada por basura y así mismo ayudar a sus habitantes a proteger sus espacios.

Francisco Antonio Vargas, representante de la fundación Carmen Virginia Martínez, contó que es una organización sin fines de lucro que nació para el mejoramiento del pueblo de Carirubana. Allí nació, así como todos los integrantes de la familia Martínez; además, este era un sueño de la matriarca, a quien se debe el nombre de la organización.

Los habitantes de la comunidad agradecen formar parte de este trabajo. Foto: Yohan Gómez.

Desde hace tres semanas, iniciaron los trabajos de limpieza en todo el eje costero, calles, avenidas y  en los cerros.

Trabajan al menos 160 trabajadores distribuidos en distintas cuadrillas, quienes además son habitantes de la comunidad y a quienes se están formando para el resguardo de todos los espacios.

Las mujeres han sido protagonistas de en estas tareas. Foto: Yohan Gómez.

Contó que quieren que las playas vuelvan a tener el embellecimiento natural que les caracteriza para que sus vecinos puedan sacarle provecho turístico en un futuro.

También se cambiarán las fachadas de algunas casas para que la zona se vea mucho más bonita de lo que es naturalmente.

Anunció que próximamente se hará un censo a las viviendas más necesitadas para apoyarlos con algún material y que así adecúen sus espacios.

“Las pintaremos y las arreglaremos”, aseguró.

Para ello, el equipo de trabajo también se ha reunido con algunos representantes de Corpoelec para restituir el alumbrado público que tanta falta hace en los sectores de Carirubana.

Los postes se han venido deteriorando poco a poco y queremos devolver la iluminación”, indicó.

En un espacio debidamente adecuado en la calle Marina de Carirubana, los trabajadores reciben los alimentos en el desayuno y en el almuerzo. Foto: Yohan Gómez.

Así nació

Recordó que la fundación nació con la idea de ubicar a los nativos de Carirubana que estuvieran más necesitados y ayudarlos de alguna manera.

En este sentido, con el pasar de los días se han ido sumando voluntades de los mismos habitantes, quienes han estado preocupados por su comunidad y se han unido al esfuerzo diario que hoy se ve reflejado, principalmente, en los cerros.

Foto: Yohan Gómez.

“Se ha llamado a todos para que se integren en el trabajo; igualmente tienen su remuneración semanal y se les da el desayuno y el almuerzo”, explicó.

Paulatinamente, están trabajando en un censo para incluir todas las casas y otorgarles una bolsa de alimentos con productos de primera necesidad.

Se trabaja en aras de que todos sus habitantes tengan beneficios.

Visitaron también el ambulatorio José María Rodríguez, ubicado en la comunidad, para conocer sus necesidades y comenzar a canalizar las ayudas que puedan llevarles.

 

Posteriormente a ello, se hará un trabajo con los especialistas que prestan servicio en este centro asistencial para hacer un estudio en la comunidad y así canalizar las ayudas de salud necesarias.

El año pasado, se hizo mejoras de infraestructura a la iglesia Inmaculado Corazón de María, así como a la casa parroquial; también se le donaron enseres y algunos objetos que necesitaban para su trabajo diario.

“Hoy trabajan como debe ser, cuentan con todo lo necesario”, aseguró.

Además de la limpieza, también serán pintadas y adecuadas algunas zonas de la localidad. Foto: Yohan Gómez.

En cuanto a las ayudas que puedan hacer en el área educativa, dijo que así está planeado, sin embargo, se espera hacer una reunión con el ministerio de Educación para sumar a la fundación a la ayuda de este importante servicio.

“Es una ayuda que nos han pedido los vecinos, así como el caso de las cloacas desbordadas en algunas calles. Sepan que tenemos la buena intención de hacerlo, pero tenemos que trabajar poco a poco y con aprobación de los organismos competentes”, concluyó.

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar