Internacionales

Redoblan campanas en El Salvador por San Romero de América

Con una colorida vigilia,  miles de feligreses salvadoreños y extranjeros celebraron la canonización en la capital.


Todas las campanas de las iglesias de El Salvador redoblaron el domingo para recibir a su primer santo, San Romero de América.

Así muchos salvadoreños ahora llaman a monseñor Arnulfo Romero tras haber sido canonizado.

Con una colorida vigilia, acompañada con cantos populares que cuentan el martirio de Romero, miles de feligreses salvadoreños y extranjeros celebraron la canonización en la capital.

Lee también: Hazard, el mejor jugador de la Premier League del mes de septiembre

Más de 10 pantallas gigantes, colocadas en una plaza frente a la catedral de San Salvador, permitieron que los miles de devotos vivieran paso a paso la ceremonia en la que a monseñor Romero elevaron a los altares por el papa Francisco en el Vaticano.

«Estoy gozosa, este es el día más feliz de mi vida, por fin monseñor Romero es declarado santo», dijo a la AP María Tolentina Martínez, quien junto a un grupo de amigos se ubicaron en una posición que les permitía ver y escuchar con claridad lo que ocurría en Roma.

Por más de diez horas no se movieron del lugar.

La mujer de 45 años y sus amigos llegaron desde la mañana del sábado a la plaza ubicada frente a la catedral de San Salvador, que poco a poco fue ocupada por miles de feligreses.

«Nada nos podía detener, nada, ni la lluvia, ni el frío, nada», agregó.

José Martínez, su esposa Josefa y sus dos pequeños hijos, también expresaron su felicidad por la canonización de Romero.

«No podíamos quedarnos en casa en este momento histórico. Quiero que mis hijos conozcan a monseñor, a nuestro santo, que sepan que él fue un gran hombre, que levantó su voz para defender a su pueblo y por eso lo mataron», agregó Martínez.

La plaza lucía esplendorosa y en lo alto del palacio nacional, ubicado a un costado de la catedral, extendieron un inmenso manto en que se leía.

«Que mi sangre sea semilla de libertad», palabras pronunciadas por Romero en marzo de 1980, a pocos días de que lo asesinaran.

Una joven que animaba la vigilia gritó a toda voz: «No lo mataron por amor, lo mataron por odio a la fe, Romero vive», y todos aplaudieron.

Algunos creyentes llegaron muy temprano y montaron pequeñas tiendas de campaña, mientras que otros no tuvieron más que tirarse al suelo donde sea para descansar hasta que anunciaron que la ceremonia comenzaba, y todos corrieron a buscar los mejores lugares.

«Monseñor es un ejemplo a seguir», dijo Samuel Omar Vanegas, joven seminarista que participo en una peregrinación en la capital junto a miles de feligreses.

En Ciudad Barrios, un pequeño poblado en el oriente del país donde en 2017 nació Romero, la población se reunió en la plaza frente a la pequeña iglesia del lugar para ver en pantallas gigantes la ceremonia en Roma.


Foto/AP
Etiquetas
Mostrar más

Laura Arismendi

El periodismo...mi forma de vida.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar