Sucesos

Hallan 11 cuerpos de bebés putrefactos en techo de funeraria en EE.UU.

Once cuerpos de bebés putrefactos fueron localizados en el falso techo de una funeraria cerrada en la ciudad de Detroit (EE.UU.).


Los cuerpos de 11 bebés fueron retirados de una funeraria cerrada en la ciudad de Detroit (EE.UU.) después de que una denuncia anónima condujera a las autoridades al macabro hallazgo.

Los cadáveres fueron descubiertos por investigadores del Departamento de Licencias y Asuntos Regulatorios (Lara) de Michigan en la funeraria Cantrell.

Asimismo, se encontraban en un falso techo entre el primer y el segundo piso del edificio, que había dejado de funcionar como depósito de cadáveres en abril.

De acuerdo con el portavoz de la Policía de Detroit, Brian Bowser, aparentemente, algunos de los bebés habían nacido muertos.

Por consiguiente, los restos, putrefactos, los llevaron a la oficina del forense para determinar su identidad y la causa de la muerte.

Los inspectores que investigaron el caso quedaron impactados por las terribles condiciones en las que se habían almacenado los cuerpos.

Igualmente, según Bowser, nueve de los cadáveres estaban en una caja de cartón y otros dos envueltos en bolsas de basura en un pequeño cofre.

Todavía no está claro por qué los restos no se enterraron, sino que se encontraban en el nicho entre los dos pisos desde el año 2009.

También se desconoce si la dirección de la funeraria está relacionada con el caso.

De esta forma, la Policía espera interrogar al expropietario del negocio, Raymond Cantrell.

El antiguo depósito de cadáveres actualmente está en proceso de convertirse en un centro comunitario.

Incluso antes del horrible descubrimiento, la funeraria figuraba en la lista negra de las autoridades.

Por consiguiente, la funeraria la cerraron en abril y se le retiró la licencia después de que los inspectores detectaran múltiples infracciones, como el manejo inadecuado de cuerpos en putrefacción, tanto de adultos como de bebés.

De acuerdo con un informe policial, el propietario a menudo demoraba los funerales hasta recibir el pago completo por sus servicios.

En una ocasión dos cuerpos embalsamados se almacenaron en el garaje, que carecía de refrigeración, y Cantrell aseguró a los inspectores que los cadáveres se quedarían allí hasta que los familiares pagaran el funeral.

Uno de los cuerpos se encontraba en el garaje desde noviembre de 2017 y el otro desde diciembre de ese mismo año.

En otro caso, Cantrell incineró un cuerpo en lugar de enterrarlo, ya que los familiares del fallecido no tenían suficiente dinero para pagarle.

 

Hurtaba en la Planta Josefa Camejo y murió mientras huía

 


Foto/ Cortesía
Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar