Lo último

SUCESOS

Identifican a uno de los ahogados al intentar llegar a Aruba

octubre 22, 2018

Irene Revilla

Redactado por: IRENE REVILLA

A pesar de su corta edad, su familia lo identifica como un joven centrado en sus metas que solo quería culminar su casa para darles un hogar a sus hijos.


Jhonny Perozo Bracho, de 24 años, es uno de los cuerpos que encontraron a orillas de Aruba el pasado sábado en la mañana. El joven habría salido el viernes en la noche junto a otras 19 personas en una lancha desde El Supí, en el municipio Falcón, de forma ilegal.

Perozo era natural de Guanadito, municipio Los Taques, estaba casado y deja 2 niños —de 1 y 3 años— en la orfandad. Su familia lo recuerda como un joven dedicado a su familia y centrado en sus metas y sueños. “Lo único que quería era terminar su casa”, contó su madre entre lágrimas.

La familia Perozo Bracho no estaba de acuerdo con que se fuera vía marítima, ya que arriesgaba mucho su vida; sin embargo, decidió salir solo con la bendición de su esposa, a quien no le quedó de otra que acceder a su petición.

Era la tercera vez que intentaba ingresar a la isla de forma ilegal, ya que hace año y medio había sido deportado, cuando tocaron a la puerta del restaurante en construcción donde se desempeñaba como maestro de obra.

Sus padres se enteraron de la terrible noticia, ya que en la misma embarcación viajaban unos amigos que conocían donde llegaría y fueron a avisar. Por fotos del cuerpo de Jhonny Perozo, su familia lo identificó. Su hermano mayor salió a la isla vecina este domingo para tramitar la repatriación del cuerpo que se presume sea este martes.

La travesía

Perozo había ido en 2017 a Aruba y durante su estadía como turista consiguió trabajo como albañil, pero decidió respetar el tiempo que da migración y se regresó a Venezuela; al poco tiempo, volvió y esta vez se quedó: el dueño del establecimiento donde había trabajado lo estaba esperando para convertirlo en el maestro de obra de su restaurante, debido a su impecable trabajo.

Identifican a uno de los ahogados al intentar llegar a Aruba

La familia de Jhonny narró todo lo sucedido. Foto: Yohan Gómez.

Estuvo más de un año en el mismo lugar, pues ahí vivía y trabajaba, por lo que era difícil que migración lo detuviera.

Él no salía, aseguran sus padres, pero a principios de este año la policía arubana tocó la puerta del restaurante y, aunque se escondió en el baño, su jefe le dijo que se entregara, que lo perdonara, pero ya los habían descubierto.

Fue deportado y como medida no podía entrar a la isla por dos años. Su desesperación lo llevó a empeñar su carro para poder volverse a ir, esta vez sería por lancha y de forma ilegal, lo logró y al llegar a la isla, fue deportado.

Su jefe, quien era ya su amigo, le envió dinero para que sacara su carro y también para que solventara monetariamente mientras llegaba la hora legal de volver a la isla; no obstante, esta vez debía esperar cinco años para volver a entrar a la isla.

Este mes decidió que se volvería a ir y decidió empeñar las puertas de la casa que tienen en construcción para pagar los 350 dólares que le exigía el lanchero para llevarlo. “Nadie lo vio salir, no nos dimos cuenta cuando lo buscaron, la última que lo vio fue su esposa y, aunque le suplicaba que se quedara, él le decía que no hiciera que se fueran bravos, por ello lo abrazó y lo besó”, dijo su madre.

Ella no sabía nada, lo imaginaba dormido con sus hijos y su esposa cuando le llegó un familiar a su trabajo el sábado en la mañana y le dijo: “Nacho se fue anoche para Aruba y está desaparecido, sentí que el cielo se me vino encima”, contó. Recuerda que su hijo siempre quiso tener una casa para darles a sus hijos, era un excelente albañil, tanto que superó a su padre que fue quien lo enseñó.

Es la tercera tragedia en lo que va de año

Con este accidente, se contabilizan tres naufragios en lo que va de año, uno para ingresar a Curazao y los otros dos para Aruba. En esta oportunidad, las autoridades de la vecina isla cuentan tres personas detenidas y dos cuerpos masculinos, uno es el de Jhonny Perozo, mientras que el otro no ha sido identificado.

Las autoridades de Aruba continúan en alerta y buscando más personas indocumentadas que pudieran haber llegado en la misma embarcación para detenerlas.

Etiquetas: , , , ,

Irene Revilla

Amo el chocolate