Lo último

10 errores durante el sexo que jamás debes cometer

noviembre 26, 2018

Anailys Vargas

Redactado por: marie-claire.es

Aunque la sexualidad es totalmente subjetiva, existen reglas básicas para que los momentos más calientes con tu pareja no se conviertan en una pesadilla.


No cabe la menor duda, el sexo no tiene reglas establecidas. Cada persona es perfectamente libre de vivir su pasión (mientras no perjudique a nadie) como lo desee, sin tabúes ni restricciones.

Es una forma de expresión tan bella como placentera, un momento de emoción que supone una conexión cuasi completa con el otro, un condensado de amor o de deseo inexplicable que nos llena más allá de todo.

Su subjetividad es plena, de tal manera que no requiere seguir pautas. Basta con que las dos personas estén conformes con su deseo.

Aun así, cabe recalcar que existen lo que podríamos denominar “errores” que pueden perjudicar o por lo menos generar incomodidad. Algunas de estas cosas son las que bajo ningún concepto se deberían hacer entre sábanas.

Aunque son objetivamente problemáticas, estas actitudes varían de una relación a otra. Un gesto no será interpretado de la misma manera con tu pareja que con un desconocido, o un amigo con derecho a roce. Es también una cuestión de confianza.

Te será más complicado desnudarte sin miedo y olvidar todos tus complejos con un chico que acabas de conocer que con tu pareja de hace 10 años. Lógica implacable.

No olvides, aun así, que estar en una relación estable no significa aceptar cualquier cosa.

La confianza con tu pareja no supone una plena y obligada aceptación: puedes y debes decir “no” cuando no estás haciendo algo que te haga sentir bien, o que sencillamente te guste.

La sinceridad y la comunicación son claves para tener una relación placentera.

No tenéis siempre los mismos deseos o ganas, paciencia y comprensión os ayudarán a disfrutar juntos, sin complejos ni barreras.

Si tienes dudas de lo que en teoría nunca deberías hacer en la cama, te damos 10 pautas para tener sexo libre y felizmente.

1- Hacer críticas y comentarios negativos

Es un momento de intimidad muy especial, prescinde de cualquier palabra desagradable o que pueda hacer sentir mal tu pareja, y más si tiene que ver con su cuerpo. Es también válido para tu propio físico: nada de formular complejos o críticas hacia ti misma. Refuerza tu autoestima.

2- Quedarse dormida

Aunque hayas madrugado y no sabes ni como te llamas por el cansancio, nunca te quedes dormida durante el acto.

Tu pareja se lo tomará como algo personal y aunque lo más probable es que os riáis los dos de esta situación al día siguiente, no es muy recomemdable cortar el rollo. Si de verdad tu día ha sido muy largo y no aguantas ni de pie, avisa a tu pareja, bebe una infusión y a la cama (a dormir). Habrá otros días.

3- No controlar el dolor

Si os encantan los juegos picantes, estupendo, pero ten siempre cuidado con el dolor.

Muerde y azota sin perder el control ya que se os puede ir demasiado rápido de las manos. Y más en algunas zonas como los genitales…

4- Hablar de tus/sus ex

Es el error supremo: mencionar a tu/su ex novio/a.

Te sentirás mal por recordar a esta persona, harás sentir mal a tu pareja dándole la sensación de que no te has olvidado de esta persona o que estás obsesionada con su ex pareja y el resultado será inevitablemente malo: incomodidad. El pasado es el pasado.

5- Hacer cosas por obligación

Es un acto mutuo y compartido. De ninguna manera se tiene que convertir en un motivo de presión para ti.

Lea también: Esto es lo que sucede cuando dejas de tener sexo

No aceptes actos o gestos que te hagan sentir mal o que no te veas capaz de hacer solo para complacer a tu pareja. Sé libre de elegir tu sexualidad.

6- Fingir el orgasmo

No es ningún misterio, muchas mujeres fingen el placer diariamente. Antes que conformarte con esta situación, coméntaselo a tu pareja y buscad soluciones.

La ausencia de comunicación suele ser el principal problema.

Hablad de lo que os gusta mutuamente y probad una y otra vez. Pero no finjas gritar o gemir por obligación, tu pareja lo acabará notando.

7- Solo centrarse en su propio deseo

Sexo=intercambio. Comunicad para conoceros mutuamente y descubrid juntos vuestro deseo.

No se trata de complacer exclusivamente a uno, procurad que cada uno tenga su momento más privilegiado.

8- Pensar demasiado

¿Y si no es el momento? ¿Y si no me gusta? ¿Seguro que me quiere o me desea? Es lógico hacerse preguntas, pero hasta cierto punto.

No formules todos tus miedos y dudas en la cama, déjate llevar.

9- Comparar o decir cómo debería ser

No te centres en lo que veas en películas o series: el sexo es distinto para cada pareja. Tenéis vuestro propio ritmo, no penséis en cómo debería ser o lo que falta.

10- No querer desnudarse

Como la gran mayoría de mujeres, tendrás una lista interminable de complejos.

Recuerda que si un hombre/una mujer desea tener relaciones contigo (sobre todo si es tu pareja) es porque te desea. Le atraes tal y como eres. No te obsesiones con tu cuerpo, eres atractiva, no lo dudes. Desnúdate sin miedo.

 


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , ,