Generales

Protesta por hambre incomunicó a Coro de Punto Fijo por tres horas

Habitantes de La Concordia, Barrio Lara y Campo Alegre mantuvieron a Coro y Punto Fijo incomunicados por al menos tres horas debido a la protesta por comida en el Servicio Lara.


Era pueblo contra pueblo, enfrentados en el Servicio Lara, de Coro.

Por un lado los habitantes de La Concordia, Barrio Lara y Campo Alegre, exigiendo comida.

Por otro, los policías que casi a diario son mostrados por las redes sociales adquiriendo combos y cajas de comida, pero ahora con escudos y equipos antimotín para contener a un pueblo hambriento.

La protesta que se prolongó por casi tres horas se escenificó en la salida de Coro a Punto Fijo, en ambos tramos de la carretera. 

Y en el otro grupo, los buseteros, conductores, pasajeros y hasta políticos, solidarios unos y enojados otros porque les cercenaron el derecho al libre tránsito hacia Punto Fijo o viceversa.

Funcionarios de hasta cuatro organismos de seguridad se hicieron presentes en el lugar de la protesta. 
«En vez de la caja lo que ofrecieron fue dos kilos de azúcar», dijo Fabiola Cuello. 

Dos kilos de azúcar en vez de las cajas

Sendos kilos de azúcar terminaron por colmar la paciencia de 1.123 familias de estos sectores del norte de Coro.

“Nos ofrecieron una jornada para vendernos la caja de comida hace 15 días y nos salieron con 2 kilos de azúcar. Se burlaron de nosotros, de nuestra hambre, de nuestra necesidad y nos cansamos. Con la alimentación no se juega y por eso salimos a la calle, a exigir regularidad en la venta de la caja y sugeridos porque tenemos muchos niños y adultos desnutridos”, expresó a rabiar Fabiola Cuello.

Los habitantes de los 3 sectores consintieron en trancar la carretera Coro-Punto Fijo, reeditando la fórmula del 15 de mayo de 2018 cuando trancaron y al cabo de unas horas, aparecieron las cajas.

Este miércoles, lo volvieron a hacer, en hora pico, por lo que pasadas las siete de la mañana las colas eran descomunales en la variante norte, así como en la Coro-Punto Fijo o viceversa.

El Servicio Lara colapsó en todos sus accesos debido a la protesta por comida protagonizada por los habitantes de tres sectores. 

Troncos, ramas y los mismos habitantes atravesados como barricada humana, obstaculizaron el paso generando el descongestionamiento y descontento de los usuarios.

La protesta conllevó a la inmediata movilización de los cuerpos de seguridad como la Guardia Nacional Bolivariana, Polimiranda, Policía Nacional Bolivariana y Polifalcón, como primera cuadrilla de choque para restablecer el tránsito por la fuerza, si era necesario.

La protesta como fórmula para que los atiendan

Iniri de Acurero, una de las voces campantes de la protesta, denunció que la caja de comida o los sugeridos dejaron de llegar. La última bolsita de comida, un sugerido pequeño, llegó en octubre y desde entonces, los habitantes han tenido que resolver la comida, algo difícil tomando en cuenta que ya el salario es insuficiente.

“Una bolsita en octubre y mire la fecha en que estamos y nada que llega la caja. La situación es cada día más precaria, los costos de la comida son demasiado elevados, los productos son inaccesible para los que trabajamos, cuanto y más para quienes están desempleados y tienen familias numerosas que mantener”, expresó Acurero.

Para la manifestante, como para el resto que le acompañaba, la caja de comida del  Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) es un paliativo, igual que los sugeridos, pero no están llegando.

«A las líderes de calle tampoco las están tomando en cuenta, motivo por el cual trancamos la carretera debido a que el gobierno atina a dar respuesta cuando se ve apremiado o le cierran una vía nacional», señaló Iniri de Acurero.

«Con la alimentación no se juega»

El diputado del Consejo Legislativo del Estado Falcón (Clef), Oscar García, uno de los políticos varados por la protesta, consideró justa la misma.

“El tema de la alimentación es fundamental en cada familia, pero el gobierno los engaña; les promete y nos les cumple”, dijo el parlamentario.

«La protesta es justa, no se puede jugar con la alimentación del pueblo», dijo Oscar García, diputado del Clef. 

 

A juicio de García, las cajas de comida y sugeridos deben llegar de manera regular toda vez que no es algo que el gobierno le regala a los habitantes, sino una serie de productos que ellos mismos pagan.

 “Hay niños, mayores de edad y familias enteras que no están comiendo. Ciertamente al hacer esta protesta perjudican a la gente que viaja, como yo que iba a Punto Fijo, pero en el fondo es una protesta justa”, consideró.

“¿Cómo pedirle a alguien que contenga el sentimiento de frustración que provoca el acostarse junto a sus hijos sin comer y pararle al siguiente día con la incertidumbre de tampoco tener qué darles. Es una situación compleja y la protesta es justa pues, la gente ve que el alcalde se la pasa repartiendo cajas de comida por todos lados y en estos sectores hace cuatro meses que no les llegan”, fustigó el copeyano.

Manifestantes renuentes ante el secretario de gobierno

Sergio Quintero, secretario de gobierno. 

Los manifestantes permanecieron por casi tres horas esperando al alcalde Pablo Acosta y al mismo gobernador Víctor Clark, pero el secretario de gobierno, Sergio Quintero, fue quien dialogó con las líderes de la protesta sin poder convencerlos de abrir la carretera mientras se resolvía administrativamente la solicitud.

 

 “Estamos tratando de solventar la problemática; sin embargo hay algunos elementos, personas de la comunidad, que se niegan a levantar la protesta. Nosotros estamos trabajando, vamos a seguirlo haciendo para resolver esta situación, estamos haciendo lo posible para lograr el entendimiento para resolverla. Estamos haciendo coordinaciones”, respondió Quintero.

Protesta con final violento

Minutos después de retirado el secretario de gobierno, a eso de las diez de la mañana, el caos reinó bajo de las vayas informativas, toda vez que los policías antimotines comenzaron a remover los troncos y obstáculos.

Tal acción la intentaron impedir los manifestantes, suscitándose la escaramuza durante la cual los conductores aprovecharon para pasar de un lado a otro.

El uso de la fuerza pública por parte de los policías antimotines quedó registrado en videos, en uno de los cuales se ve a una mujer de rojo cayendo al suelo, a otras contendiendo con los policías con escudos y a un hombre llevado a la fuerza, aparentemente detenido.

Los insultos y expresiones escatológicas, de parte y parte, prevalecieron durante la confrontación que continuo por las redes sociales, con la críticas. Los usuarios fustigaban que se respondiera con la fuerza pública a un pueblo que solo pedía comida.

Coordinan incluir sectores en la programación

Charles Suárez, coordinador del Estado Mayor de Alimentación del municipio Miranda, informó que el secretario de gobierno, Sergio Quintero, así como Jenisse Perozo, presidenta de la Empresa de Producción Socialista Josefa Camejo, coordinan la inclusión de estos sectores de la parroquia San Gabriel en la programación de las próximas ventas de comida.


Fotos/ Carlos García
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Diario Nuevo Día - Noticias en Falcón