Lo último

Turismo rural en las autopistas de la información

diciembre 4, 2018

Anailys Vargas

Redactado por: Panorama

En las crecientes olas del ecoturismo, turismo de aventura y turismo rural hay un enorme potencial que puede ser aprovechado para generar nuevas fuentes de empleo productivo y riqueza.


El pasado 25 de noviembre, en la clausura de la edición número 13 de la Feria Internacional de Turismo en Venezuela (Fitven) que se realizó en el parque Bolívar, en La Carlota, en Caracas, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, planteó que: “Venezuela tiene que ser uno de los grandes destinos mundiales del turismo, es una gran meta que nos hemos propuesto (…) tenemos que desarrollar cada vez mejores servicios de transporte terrestre, aéreo, acuático, hotelería, gastronomía para captar turistas nacionales e internacionales”.

La escasez de divisas para viajar al exterior y la reducción de vuelos internacionales es una oportunidad para promover el turismo nacional.

Sin embargo, el país no tiene la infraestructura adecuada ni ofrece la seguridad básica para desplegar el potencial del turismo interno.

A Venezuela le llevará tiempo realizar las cuantiosas inversiones en la infraestructura de puertos, aeropuertos, autopistas y servicios de electricidad, agua, gas y telecomunicaciones que se requieren para hacer del turismo un sector que contribuya a transformar la economía rentista en un nuevo modelo productivo capaz de ahorrar y generar divisas.

Requerimientos básicos para promover el turismo:

No basta con las bellezas naturales, se requiere también una adecuada infraestructura.

El desarrollo del turismo interno necesita carreteras, autopistas, puertos, aeropuertos y ferrovías que conecten las ciudades con los destinos turísticos.

Necesita un sistema nacional de energía para llevar a los lugares más apartados la electricidad que se genera en las centrales termoeléctricas, hidroeléctricas, fotovoltaicas o eólicas.

Lea también: GNB detiene a colombiano en Falcón tras hallazgo de narcoavioneta

Y en estos tiempos de las autopistas de la información, también se requiere una infraestructura de telecomunicaciones que mantenga en contacto a los viajeros y turistas con sus familiares y amigos.

La importancia que hoy se le atribuye a la red de telecomunicaciones es la misma que en su época se le reconoció a la red de ferrocarriles para evolucionar de los mercados locales a los mercados nacionales e internacionales.

Esto también ocurrió con la infraestructura para la generación y distribución de la electricidad.

El uso de esa fuente de energía hizo posible un salto cuántico en los incrementos de la productividad y competitividad productiva, y en la mejora de la calidad de vida.

Una vez que los hogares tuvieron acceso a la luz eléctrica, pudieron aprovechar las bondades de los refrigeradores, la radio, la televisión y la amplia gama de productos y artefactos electrodomésticos, cuya producción sólo fue posible gracias a las inversiones en la infraestructura para generar y distribuir electricidad.

Las redes de comunicación e intercambio a través de las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) ofrecen una oportunidad sin precedentes para la creación y desarrollo de pequeñas y medianas empresas de servicios turísticos que pueden operar desde los propios hogares.

Gracias a las TIC emergen nuevas formas de producir, comprar y consumir.

La aplicación de estos sistemas de información a los procesos de trabajo ha hecho posible sistemas de producción más flexibles y en pequeña escala.

Esto abre una amplia gama de posibilidades para la oferta de nuevos productos y servicios.

En las crecientes olas del ecoturismo, turismo de aventura y turismo rural hay un enorme potencial que puede ser aprovechado para generar nuevas fuentes de empleo productivo y riqueza.

A través de pequeñas y medianas empresas (pymes)  especializadas en satisfacer las demandas de estos crecientes y exigentes mercados se pueden promover los destinos turísticos venezolanos.

En este sector, las pymes más competitivas, que más clientes atraen y conservan, han implantado sistemas de reservaciones por computadora, lo cual les permite conectarse con el negocio de los grandes operadores turísticos.

Esta oportunidad está al alcance de la mano de las pymes turísticas venezolanas con una pequeña inversión en hardware, software, sistemas de información y conexión a internet.

Con estas herramientas, las pymes pueden ofrecer rápidas y eficientes alternativas para satisfacer de forma personalizada las necesidades específicas que tiene este tipo de turistas.

Con buenos sistemas de información interconectados a través de Internet se pueden mostrar a cualquier lugar del mundo las aguas del río Orinoco, los Andes venezolanos, las arenas de los Médanos de Coro, un amanecer llanero, las playas del oriente venezolano, el esplendor de la Gran Sabana, la imponencia del Salto Ángel o la majestad de los tepuyes para que el turista interesado pueda hacer desde su computadora la reservación hacia el destino turístico preferido.

En consecuencia, la disponibilidad de mejores telecomunicaciones pasa a ser uno de los factores críticos para el desarrollo de las pymes turísticas, toda vez que la competitividad de sus operaciones está asociada a la conectividad y servicios de información.

De estas condiciones depende que cada computadora pueda ser utilizada como un poderoso medio de producción.

Las computadoras personales, con su indetenible aumento exponencial en la potencia (más capacidad de memoria RAM, mayor capacidad de almacenamiento, mayor velocidad de procesamiento, mayor facilidad en el transporte de los equipos portátiles, etcétera) han revolucionado la capacidad para producir y utilizar información en los procesos productivos y comerciales.

La mejora en la relación precio/valor en la industria del hardware y software permite que cualquier persona pueda ser propietaria de su propio y poderoso medio de producción con apenas una pequeña inversión.

Simplemente se trata de adquirir una computadora personal con una adecuada configuración que, instalada en la posada, restaurante o tienda pasa a ser una microempresa de alta tecnología. Por eso, hoy en día hasta la venta minorista es un asunto de alta tecnología.

Los sistemas de información conectados a las autopistas de la información facilitan a las empresas, independientemente de su tamaño, penetrar mercados y mantenerse en ellos exitosamente.

De allí que la promoción de inversiones en la infraestructura nacional de telecomunicaciones pasa a ser un factor estratégico para ampliar la cobertura de la conectividad y poder llegar a cualquier país del mundo con la promoción de los destinos turísticos de Venezuela.

 

Del turismo de masas al sostenible y la cultura del viaje

 


Foto/ Cortesia

Etiquetas: , , ,