Sucesos

Así fue como asesinaron a «Soncaber» en Fundabarrios

Cumplida su faena como obrero en la avenida Independencia, Carlos Toyo regresó a su casa en Fundabarrios y salió a visitar a unos amigos. Su esposa le envió un mensaje para que regresara a cenar. Cuando lo hacía, alguien por identificar le cayó a tiros.


Cuando las cuatro detonaciones acabaron con el silencio en la manzana B-5 de la urbanización los Médanos, lo primero que vino a la mente de Yorexy Hernández, fue su hijo.

El niño, quien es discapacitado visual, estaba en casa de la abuela y tiene por costumbre regresar apoyándose de las paredes.  Yorexy temió que quedase en alguna de las habituales balaceras entre bandas, pero al salir de la casa 22 encontró la calle desierta y en tinieblas, por falta de alumbrado.

A media cuadra de distancia, gracias a la luz que proyectaban los bombillos de una de las casas alcanzó a distinguir un bulto en el suelo.

Intrigada, quiso saber qué era y en la medida que se acercaba fue distinguiendo la figura de un hombre, que al tener cerca identificó como Carlos Eduardo Toyo Suárez, de 28 años.

“Estaba dando bocanadas de sangre y me eché sobre él, lo abracé para ayudarlo, pero terminó de morir en mis brazos”, recuerda Yorexy el doloroso momento suscitado a eso de las nueve de la noche de este jueves.

Carlos Eduardo había salido hacía una hora y ella le escribió por mensaje que regresaba, que le tenía lista la cena.

Sin rastros del asesino

Yorexy desconoce quién pudo quitarle la vida a su concubino, pues tras los disparos y salir, lo que encontró en la vereda 6 fue desolación y muerte. Carlos Toyo llevaba años viviendo en el populoso y desde hace tres meses trabajaba como obrero en la construcción del tramo de la avenida Independencia y Paseo Independencia.

La concubina cuenta que este salía todos los días a las cinco y media de la mañana hasta el kilómetro 7 donde el transporte de la contratista lo pasaba buscando. Regresaba pasadas las seis de la tarde.

Carlos Toyo recibió un disparo en el tórax, otro en el ojo y uno en la espalda, según reporte hospitalario.

Yorexy asegura que no le robaron nada y no sospecha de nadie en particular. Pero para los organismos de seguridad pudiera tratarse de una venganza o ajuste de cuentas, tomando en cuenta que en el pasado, registró antecedentes.

El 9 de diciembre del 2008 lo detuvieron en la alcabala de Mataruca en una buseta junto a un grupo de pasajeros tras la incautación de droga y una arma.

El 9 de mayo del 2013 lo detuvieron por posesión de sustancias ilícitas y el 14 de julio del 2017 por porte y ocultación de arma de fuego, según el Sistema Nacional de Información Policial. Presuntamente le decían “Soncaber”.

Se trata del tercer homicidio en Fundabarrios en lo que va de año. El asesino aparentemente estaba solo.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar