Especiales

Milva Carrasquero: Vocación y amor a los estudiantes

La profesora Mirva Jeannett Carrasquero Acevedo es una docente con ocho años de servicios.


Hoy se celebra el Día Nacional del Maestro para honrar a miles de hombres y mujeres que dedican sus vidas a la formación del ser humano desde la edad temprana, con la intensión de forjar el ser intelectual, moral y espiritual.

En estos tiempos que vive el país, ser maestro significa un valor importante que va más allá de un quince y un último, sino de una vocación de servicio, de amor a la enseñanza y a sus estudiantes.

La profesora Mirva Jeannett Carrasquero Acevedo es una docente con ocho años de servicios de los cuales los últimos tres ha permanecido en la escuela primaria nacional Punto Fijo que está ubicada en Santa Irene.

Para ella en estos tiempos de crisis que viven las familias venezolanas, refiere que hay que fomentar los valores para que prevalezca la unidad, la solidaridad y la perseverancia para vencer los obstáculos que se puedan presentar y que solo unidos podrán vencer.

–¿Qué características debe presentar un maestro?

–Un maestro debe tener una buena posición moral frente a la sociedad, ser innovador, creativo, audaz y aplicar la pedagogía del amor, como por ejemplo, educar por la paz y para la paz.

—¿Cuáles han sido los momentos más difíciles del maestro dentro del aula?

—No contar con las herramientas necesarias. Tenemos que comprar con lo que no ganamos, solo disponemos de la vocación, de las ganas de trabajar y de enseñar, y formar los niños y niñas que son el futuro de Venezuela. Yo me aferro al futuro, a los niños.

Lea También: México Ι Estiman mínimo impacto económico del plan contra robo de combustibles

—En estos tiempos de crisis inventamos o erramos, y yo me aferro a esta frase que decía Simón Rodríguez y que ahora más que nunca están vigente.

—¿Qué es lo que más le alegra dentro del aula de clases?

—La sonrisa de mis estudiantes, que ellos se sientan bien y obtengan el aprendizaje a pesar que hay padres que piensan que las escuelas es para hacer tareas. Los maestros educamos la mente y también el corazón.

Milva Jeannett recomienda que en estos momentos de dificultad que atraviesan los venezolanos prevalezca la integración de la familia en las escuelas, esa llave que resulta primordial para fortalecer el proceso de enseñanza aprendizaje.

La profesora Mirva es una mujer joven con apenas 27 años de edad. Su vocación a la docencia ha sido desde que era una muchacha. Su abuela paterna ya fallecida fue docente y su madre también estuvo al servicio de la educación por 29 años.

Ahora ella, continua con esa vocación que ha estado de generación tras generación y que cada vez se afianza más a pesar de las dificultades que se puedan presentar y que solo con la integración de la familia con la escuela se puede resolver.

 


Foto/ Yohan Gómez
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar