Lo último

Clandestina, la nueva marca de la moda cubana

enero 26, 2019

Josmary Escalona

Redactado por: Xinhua

Conscientes de las limitaciones que tienen los cubanos, las dos emprendedoras comenzaron a trabajar con ropa de segunda mano, que transformaban con nuevos diseños en una acción que se conoce como “Vintrashe” y que tienen una amplia aceptación entre los clientes.


Cuando la diseñadora cubana Idania del Río y la española Leire Fernández compraron una casa en el corazón de la zona histórica de La Habana, Cuba, nunca imaginaron que ese sería el nacimiento de Clandestina, la primera marca de ropa cubana hecha en un negocio particular.

Graduada del Instituto de Diseño Industrial de La Habana en 2004, Del Río conoció a Fernández cuando ambas trabajaron en una campaña contra la violencia doméstica, auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en Cuba.

Lea también: China prueba nueva generación de trenes más rápido y más grande

Al calor de las reformas económicas que tienen lugar en la isla, ambas unieron su talento y recursos para abrir hace cuatro años lo que sería “una tienda de camisetas con diseño 99 por ciento cubano”, a unos metros de la Plaza del Cristo, una de las más viejas de la capital cubana.

“La marca nace por una conversación entre Leire y yo, que queríamos intentar hacer un proyecto nuevo, algo que tuviera que ver con el diseño y que al mismo tiempo fuera un producto de uso también que la gente lo pudiera ver, percibir”, dijo Del Río a Xinhua.

Conscientes de las limitaciones que tienen los cubanos, las dos emprendedoras comenzaron a trabajar con ropa de segunda mano, que transformaban con nuevos diseños en una acción que se conoce como “Vintrashe” y que tienen una amplia aceptación entre los clientes.

Perfil

La diseñadora cubana, de 38 años de edad, menuda y activa, afirma, mientras recorre las perchas donde se exhibe la ropa con diseños únicos, que “es una forma de transformar lo viejo en nuevo”.

Aquella idea de una pequeña tienda ha ido creciendo en ventas y calidad, a pesar de que la producción actual está condicionada a la tela, el hilo y los accesorios que puedan encontrar en el mercado cubano.

“El proyecto nació con solo cuatro personas y ahora somos más de 20, tres de ellos diseñadores de experiencia”, explicó la joven cubana.

La tienda es pequeña, pero en ella sobresale una decena de modelos de camisetas con diferentes mensajes estampados, todos con la tradicional irreverencia y gracia de los cubanos y alejados de las consignas políticas.

Aunque es innegable la originalidad y calidad de los diseños, en el éxito de Clandestina mucho ha tenido que ver la ubicación de la tienda, que está en un punto de la ciudad muy transitado por los turistas extranjeros, a quienes atrae la propuesta de la marca.

También mantienen La Cuevita, otro punto de venta en la Fábrica de Arte Cubano, una institución donde confluyen cada fin de semana diversas expresiones culturales y que se ha convertido en el centro de la diversión nocturna en La Habana.

Otras experiencias

Además, se destaca como “la primera marca de ropa cubana que se vende online al resto del mundo”, tal como describió la revista estadounidense de moda Vogue, que a finales de 2017 se interesó por Clandestina y dedicó un artículo a reseñar cómo las dos diseñadoras están cambiando la moda.

En noviembre último, durante la Semana de la Moda en La Habana y en alianza con los diseñadores de ropa Celia Ledón y Gabriel Lara, presentaron la colección “País En Construcción (P.E.C)” que, bajo licencia de Google, tuvo como uno de sus sellos una versión tropical del Dinosaurio de Google Chrome.

La colección, mostrada por modelos sobre una pasarela en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, hace referencia a la ropa de trabajo del obrero cubano.

Los precios aún siguen siendo altos para un país que vive estrecheces económicas, pero aunque la mayor cantidad de compradores son turistas extranjeros, los cubanos también incursionan en busca de alguna pieza de Clandestina.

“Aunque son productos caros, me gustan mucho estas camisetas y los diseños tan originales que tienen”, afirma Yoan Domínguez, un joven estudiante que confiesa haber ahorrado durante varias semanas para comprar una pieza.

El interés de los compradores ratifica el impacto que ha tenido la marca en el mundo de la moda cubana, lo cual, según Del Río, “vive un momento muy interesante con la aparición de nuevos y jóvenes diseñadores”.

Del Río aspira a que sus creaciones lleguen a la gente dentro y fuera de Cuba, “porque nuestro mensaje es también para todas las personas que se interesan en la cultura cubana, que se interesan en la identidad cubana”.

Mientras Del Río sueña con vestir a medio mundo, Clandestina, poco a poco, se confirma como la nueva marca de la moda cubana.


Foto/ Cortesía

Etiquetas: , , ,

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.